www.madridiario.es

Consejos para aprender a hacer y recibir críticas constructivas en el trabajo

martes 04 de junio de 2019, 10:38h

Los seres humanos nos encontramos diariamente expuestos a recibir y dar críticas. Sin embargo, no siempre son adecuadas o tomadas de la mejor manera, lo cual puede desencadenar algunos inconvenientes. Es por ello, que es necesario que aprendas, tanto a hacer como a recibir críticas, para no provocar conflictos con los demás.

Consejos para aprender a hacer y recibir críticas constructivas en el trabajo

Las críticas son un punto difícil de tratar, sobre todo si son un intento para hacer que una persona aprenda, pero es dada de una mala manera. Esto puede ocasionar problemas tanto a nivel personal como laboral, por lo que se debe aprender a hacerlo de una forma conveniente. De igual modo, debes saber cómo tomar y aprender de las críticas que te hacen, ya que es la mejor forma de crecer como persona y como profesional.

Consejos para hacer una crítica constructiva de forma positiva

Si eres jefe en una oficina o posees algún personal bajo tu supervisión, lo mejor es que aprendas sobre cómo hacer las críticas necesarias para que el equipo mejore. En este sentido, puedes aprender cómo mejorar el team building con modelocurriculum.net, donde podrás conseguir algunas claves para mejorar la relación laboral de tu equipo de trabajo, haciendo que todo salga bien y se cumpla con lo esperado.

Parte de estas claves, es saber hacer críticas, por lo que debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Sé concreto. Es importante que te enfoques directamente en el problema, para que puedas explicarlo como debe ser. Además, señala los puntos positivos de la persona, no sólo los negativos.
  • Propón soluciones. No sólo debes dejar ver el problema, sino proponer soluciones para el mismo, dejando que sea el receptor de la crítica quién decida lo que hará.
  • No utilices el sarcasmo o cualquier otra energía negativa. Se trata de hacer que una persona mejore, por lo que el camino a tomar es el de la energía positiva, buen ánimo y apoyo total.
  • Alaba en público, crítica en privado. Las críticas siempre es mejor hacerlas en privado para evitar que la persona pueda sentirse humillada o desvalorizada.
  • Sé empático y mantente sensible a los sentimientos de los demás. Esto ayuda para que sepas qué decir y puedas controlar tu lenguaje no verbal.

Consejos para recibir críticas constructivas con buena actitud

Así como es apropiado saber hacer críticas, debes ser consciente de que deberás tomar con buena actitud las críticas que recibas, puesto que esto es fundamental al fomentar un ambiente de trabajo positivo. Es por ello, que en este enlace se te proponen algunas ideas para mantener una buena comunicación con tu equipo de trabajo y ser mucho más eficientes.

Sin embargo, como nadie es perfecto, puede llegar a costarte un poco manejar tus emociones frente a la crítica, por lo que te decimos algunas cosas que puedes hacer para aprovechar la información, para tu crecimiento.

  • Crea distancia con la crítica. No te identifiques con la crítica rápidamente, por el contrario, crea distancia con ella y analízala de forma individual. Después podrás determinar qué tan cierta o falsa es.
  • Asume tu responsabilidad. Como hemos dicho antes, nadie es perfecto, cometer errores es de humanos, sólo debes aceptarlos y ser humilde para aprender de ellos.
  • No respondas con excusas o de forma defensiva. Ten presente que las críticas constructivas bien formuladas son una herramienta para que puedas mejorar, por lo que no debes verlas como el enemigo.
  • Evita enojarte. Si bien es normal que esto pase, lo mejor es que te controles y evites ser demasiado duro con la persona. En el caso de que no puedas controlarte, te recomendamos que te retires y vuelvas cuando logres dominar tu enojo, esto evitará problemas mayores.
Las críticas en el trabajo son algo que debes aprender a manejar, ya que nunca dejarán de estar presentes. Es por ello que para fomentar tu tranquilidad, es preferible que las veas como escalera para mejorar y no como rampa para caer cada vez más bajo.