www.madridiario.es

El divorcio, el principal asunto laboral para los abogados de familia

jueves 11 de abril de 2019, 12:12h

Los datos del INE del año 2016 muestran que en ese año se produjeron 96.284 divorcios, una cifra prácticamente similar pero algo superior a la de 2015. En 2017, el total de divorcios, separaciones y nulidades matrimoniales subieron un 1% interanual, contabilizando hasta 102.342 casos en total.

El divorcio, el principal asunto laboral para los abogados de familia
Ampliar

En 2017, la inmensa mayoría fueron divorcios (97.960), seguidos de las separaciones (4.280) y una presencia simbólica de las nulidades matrimoniales (100). De los más de 97.000 procesos de divorcio ejecutados en España ese año, casi 65.800 se resolvieron mediante una sentencia judicial mientras que más de 36.500 fueron ejecutados por decreto o escritura pública.

Los últimos datos disponibles en el INE, los del año 2017, muestran que los divorcios crecen un 1,2% respecto al año anterior. Las separaciones disminuyeron un 1,7% y las nulidades un 14,5%.

Todos estos datos muestran que los abogados de familia encuentran en esta materia un importante nicho de empleo. En el sector jurídico, los abogados de familia son profesionales muy demandados por bufetes y clientes, debido a algunos de los datos que comentamos.

La importancia de la familia en la sociedad española

A pesar del alto número de divorcios, separaciones, y en menor medida, nulidades matrimoniales, las familias son el núcleo de la sociedad, aunque es evidente que cada vez el núcleo familiar se encuentra con más retos, más preocupaciones y, en muchos casos, menor índice de estabilidad.

Los abogados de familia, en este sentido, son profesionales que dominan la materia jurídica, y que hacen cumplir los derechos de los miembros de la familia en todos los ámbitos. En los aspectos relacionados con procesos de divorcios y separación, Abogados Alcalá de Henares son especialistas en esta materia.

Cada vez son más los ciudadanos que cuentan con los servicios de abogados de familia, pues estos profesionales ayudan no solo en procesos judiciales, sino en todos los ámbitos relacionados con el núcleo familiar que no siempre se vinculan con procesos judiciales. Herencias, donaciones, divorcios y separaciones, adopciones, temas relacionados con patrimonio y liquidación de gananciales y, por supuesto, la violencia de género o familiar.

El abogado de familia es el profesional que ayuda y asesora a nivel legal, de ahí que para muchas familias se ha convertido en un asesor esencial. Desde hace siglos, la familia se considera como la unidad básica del entramado social y cumple funciones económicas, educativas, sociales y psicológicas que son esenciales para el desarrollo de las personas que la forman y su incorporación social.

Divorcios y separaciones, principal área de actuación

En nuestro país, la tasa media de separaciones y divorcios alcanza los 2,2 por 1.000 uniones matrimoniales. En Ceuta y Canarias, esta ratio se eleva hasta 2,5 mientras que en Castilla y León es muy inferior a la media, solo 1,7.

Atendiendo a los datos del INE, el mayor número de divorcios entre cónyuges de diferente sexo tuvo lugar en la franja comprendida entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres. En las separaciones, la de los hombres estuvo entre 50 y 59 años y la de las mujeres entre 40 y 49 años.

La duración media de los matrimonios hasta el fin de la relación es de 16,6 años, aunque para los divorcios este tiempo se reduce hasta 16,4 años, elevándose en procesos de separación a los 22,7 años.

Entre las razones más habituales que llevan a un matrimonio iniciar el fin de la relación, las más destacadas son las infidelidades, tener expectativas diferentes sobre hacia dónde debe caminar la relación, los cambios o evoluciones en los miembros de la pareja, la pérdida de interés o desencanto (una razón poco habitual pero que ocurre en ocasiones), y finalmente los problemas económicos, pues la gestión de la economía común, especialmente en los regímenes de gananciales puede ser motivo recurrente de disputa.

Una vez que se inicia el proceso de divorcio, lo más deseable es que exista acuerdo entre cónyuges, esto es, que el divorcio sea de mutuo acuerdo. Cuando esto sucede, el proceso se denomina divorcio express. En JR Abogados son especialistas en divorcio express Madrid.

En divorcios y separaciones se plantean cuestiones vitales como quién se va a quedar con la guarda y custodia de los pequeños o cuál será el régimen de visitas. Este asunto es siempre tema de debate tanto en círculos jurídicos como en la sociedad en general, por la controvertida figura de la custodia compartida.

Los otros asuntos que tratan los abogados de familia

Aunque separaciones y divorcios conforman buena parte de la actividad de los abogados de familia, existen también otros temas en el núcleo familiar que invitan a la actuación y la asesoría de este profesional.

Así, las herencias son también temas muy habituales, pues son procesos muy complejos y en el que participan muchas personas, los herederos, con diferentes intereses. En el caso de que una familia cuente con un miembro nacido en un país extranjero, también necesitan de un profesional legal que les asesore, de ahí que los asuntos de extranjería sean comunes en los abogados de familia.

La realidad es que cada vez más familias incorporan abogados de familia a sus vidas, para ganar en seguridad y complicidad, para afrontar con seguridad la complejidad de los nuevos tiempos.

Las sanciones derivadas del exceso de alcohol, otra gran preocupación

Más allá de los abogados de familia, los profesionales de la defensa encuentran también una posibilidad de empleo en los procesos derivados de las sanciones por alcoholemia, por conducir sobrepasando el exceso de alcohol permitido.

En JR Abogados cualquier persona puede contar con su abogado alcoholemia madrid para afrontar el proceso judicial con garantías, en caso de haber sobrepasado los límites de alcohol al volante y que esta sanción pase de ser administrativa a dirigirse hasta la vía penal.

En la legislación española, si la tasa de alcohol supera los 0,60 mg/litro o los 1,2 gramos/litro de alcohol en sangre, la persona se enfrenta a multas de prisión y trabajos sociales. Un abogado penalista especializado en estos temas puede defender con garantías los intereses de su cliente, para intentar reducir la sanción.