www.madridiario.es

Diferencias entre matrimonio y pareja de hecho

martes 12 de febrero de 2019, 10:05h
Aunque es un hecho que el matrimonio y la pareja de hecho son dos estatus muy distintos, aún existen dudas al respecto de sus diferencias, por lo que será muy útil saber de qué trata cada uno antes de decidirse por uno de ellos.
Diferencias entre matrimonio y pareja de hecho

El matrimonio es un nexo que establece una pareja en el que acuerdan llevar una vida uno al lado de otro. Esto implica que deben ayudarse, actuar por el bienestar de la familia que forman, mantener la fidelidad frente a toda circunstancia y cuidarse mutuamente.

Este acto está jurídicamente establecido en la legislación civil vigente, donde se describen sus efectos tanto en lo personal como en lo que respecta al patrimonio en común. Por lo tanto, es un acto deliberado donde la pareja acepta la convivencia con iguales derechos y obligaciones.

En relación a las uniones de hecho, estas se refieren a parejas que tienen una vida en común y con una permanencia temporal. Dicha relación se puede constatar por actuaciones en forma conjunta, públicas y donde se deduce que tienen fines e intereses comunes.

Cuando estas han tenido una vinculación mínima de doce meses y ambos involucrados están de acuerdo, pueden hacer su presentación para la inscripción en el registro de uniones de hecho.

Procedimiento para contraer matrimonio y unión de hecho

Desde este punto de vista, tiene diferencias importantes que a continuación expondremos:

  • El matrimonio en España está normalizado por una ley la cual se acoge a nivel de estado. Por lo tanto, los requerimientos, la tramitación que hay que realizar y el resultado será de efecto global para todo el país.
  • Para lograr afiliarse en las uniones de hecho, estas tienen descripciones totalmente diferentes. La legislación para cada jurisdicción autónoma varía, utilizando otros términos pues en cada localidad tiene especificaciones propias.

Este hecho conlleva a que uno de los requisitos exigidos sea el de no estar inscritos en ningún registro de unión estable de hecho de una comunidad autónoma distinta a donde se están presentando, aspecto que puede ser verificado por personas con competencia en la materia.

Características específicas de cada relación

Antes de decidirse a entablar cualquiera de estos dos tipos de relaciones, es conveniente conocer las características y obligaciones derivadas de cada una. Para ello, se puede solicitar la asesoría de un despacho de abogados de familia, los cuales tienen toda la preparación pertinente.

De orden legal

El matrimonio está regido por la legislación del estado en España. En ella se detalla como un vínculo firme y duradero entre dos sujetos, ya sean de sexo diferente o del mismo sexo.

La unión de hecho, la describe la máxima instancia judicial como una unión pública. De igual manera, debe ser asumida como una relación verdadera y constante entre dos individuos sin importar su inclinación sexual. En este caso, la relación debe estar fundamentada en el cariño, en semejanza con el matrimonio.

Procedimiento para la constitución

Para realizar el casamiento, lo más idóneo es corroborar con suficiencia la actitud ante el compromiso. Asimismo, el consentimiento ante la oficina de registro calificada debe ser dado por ambos declarantes de la pareja para formalizar las nupcias. Posteriormente, este se legalizará en un documento certificado.

En cuanto la unión, se hace indefectible la presencia de los dos deponentes de la pareja para oficializar el enlace. Luego se procede a anotarlo en el documento oficializado.

Aspecto financiero

En relación a las finanzas, las uniones libres necesitan asistir a una notaría. En ella se podrán delimitar en un documento su reglamentación financiera y precisar el convenio.

Para el matrimonio, existe un precepto financiero con autonomía del tiempo para que cohabiten y donde se establecen aspectos vinculados a la tenencia de hijos.

Para cumplir con los tributos obligatorios, los que están casados la pueden realizar conjuntamente. En relación, a los que tienen una unión libre no lo pueden hacer de forma conjunta en relación al gravamen de ingreso de personas ordinarias.

En consecuencia, la vinculación financiera en este tipo de nexos está sometida al axioma de la libertad de voluntad. Por esta razón, la pareja decidirá la forma más expedita de resolver, ya sea por convencimientos u otra forma que consideren beneficiosa para ambos cualquier inconveniente que se les presente.

Al morir un miembro de la pareja, ¿en qué se diferencian?

En este ítem se observa que son bastante distintos. En los esponsales de enlace, el consorte que sobrevive tiene su subsidio garantizado. No es relevante la cantidad de tiempo que hayan permanecido juntos, e igualmente se asignará el importe correspondiente del sueldo al superviviente.

En lo que respecta a la unión libre, para poder percibir el subsidio se hace necesario poder certificar los siguientes elementos:

  • Que hayan habitado juntos por dos años de manera continua, previos al fallecimiento del conviviente. Esto puede ser evidenciado con una declaración escrita y oficializada en registros para tal fin.
  • Los ingresos del conviviente que sobrevive no deben superar el tope que fije el municipio donde vive. Esto debe estar declarado e informado con el tiempo suficiente para que el sobreviviente pueda organizarse en los aspectos financieros de su familia.

Con respecto a las herencias, se puede evidenciar un enfoque bastante desigual. Los que conforman una unión libre no heredan. En tal caso, se debe hacer una sucesión por escrito que debe estar legalizada.

En caso de casamiento, el consorte que sobrevive obtiene la tercera parte de los bienes en común.

Son muchas las personas que, por distintas razones, prefieren desvincularse del matrimonio. La mayoría de ellas están asociadas a los deberes que van en torno a este estado civil y la dificultad de desligarse de ellos en un futuro si la relación, por algún motivo, llegara a culminar.

Sin embargo, no es menos cierto que las uniones de hecho restan deberes pero también otorgan una gran cantidad de beneficios, por lo que habrá que validar con ojo crítico ambas situaciones, pues cuando existe amor verdadero y sincero lo más importante es estar juntos, sin que sean muy relevantes los deberes que estén ligados a cada tipo de relación.