www.madridiario.es

¿Qué pasos se deben seguir para comprar un coche de segunda mano?

miércoles 12 de diciembre de 2018, 14:33h
Comprar un coche de segunda mano puede ser una muy buena opción cuando no disponemos de los recursos económicos para adquirir uno nuevo. Pero hay que considerar varios aspectos para que nuestra decisión no acabe por traernos más problemas que soluciones.
¿Qué pasos se deben seguir para comprar un coche de segunda mano?
Ampliar

El primer paso sería definir el tipo de coche que buscamos según nuestra necesidad. Dentro de los modelos de coches segunda mano en madrid hay ofertas para todos los gustos, desde versiones deportivas hasta de paseo para familias, pasando por los que sirven para el trabajo.

Después de definir con certeza lo que se necesita, será el momento de buscar opciones. Para ello podemos visitar varios sitios de Internet o distintos concesionarios que trabajan con coches de segunda mano. Se irán visualizando todas las ofertas y definiendo las ventajas o desventajas que tiene cada una.

Aspectos que deben tomarse en cuenta

Cuando compramos un coche de segunda mano debemos ser muy observadores en los detalles y preguntar cualquier duda. Incluso es siempre recomendable contar con el apoyo de alguna persona cercana que ya haya ejecutado este procedimiento, o por el personal cualificado de algún concesionario en madrid.

Dentro de los aspectos principales habrá que determinar las características técnicas y de funcionamiento del vehículo, así como su estatus legal en materia de documentación. Todos estos elementos nos darán una idea más clara de cómo ha estado usando el coche su anterior propietario, y las razones por las cuales ha decidido proceder a su venta.

¿Agencia o conocidos?

Comprar en una agencia de coches de segunda mano tiene sus ventajas. Por ejemplo, los coches Km 0 en Madrid son bastante solicitados porque su kilometraje es muy bajo y son casi nuevos, aunque con un precio muy por debajo de lo normal. Además, tienen una garantía amparada por la propia marca, que le da un plus muy valioso.

Si compramos el vehículo a un familiar o conocido, estaremos al tanto de cómo ha sido la historia del coche y sabremos sus desperfectos y detalles. Lo cual puede suponer para nosotros una gran ventaja, que reducirá las posibilidades de que seamos estafados con un coche en mal estado. También es posible que por la relación de amistad o por parentesco, se nos permita obtener un mejor precio.

Las ventajas de una agencia online

Aunque buscar por la ciudad o entre nuestras amistades es una buena forma de comprar un coche de segunda mano, existe otra alternativa que cada día se hace más popular en el mercado: las agencias online.

Esta modalidad tiene muchas ventajas que de otra manera no tendríamos, y que pesan significativamente a la hora de comprar. Por ejemplo las visitas virtuales, las cuales nos permiten echar un vistazo a los coches que la agencia ofrece, pero desde la comodidad de nuestro hogar, ahorrando tiempo y dinero en traslados.

En líneas generales, los concesionarios online también disponen de una estructura física, que se podrá visitar en caso de que se decida usar alguno de sus servicios. Por ello, es conveniente distinguir todos los beneficios de una selección de este tipo:

  • Con solo hacer un clic e ingresar a la página, podremos realizar un recorrido por varios modelos y hacer nuestras comparaciones, evaluando entre versiones de coches eléctricos, mecánicos o coches hibridos en madrid.
  • La mayoría de estos servicios cuentan con un chat en tiempo real, donde podremos hacer todas las preguntas y comentarios que nos permitirán verdaderamente tomar una buena decisión y que es atendido por personal especializado.
  • Estos sitios también dan la oportunidad de planificar citas para ser atendidos sin mayores inconvenientes en el momento que consideremos oportuno. Así podremos visualizar el coche que llamó nuestra atención en Internet y valorarlo de forma física.

Cada vez es más frecuente que la compra de todo tipo de productos se realice vía Internet, el asunto está en saber seguir instrucciones y verificar que los sitios sean transparentes en cuanto a sus políticas de trabajo y procesamiento de pagos para evitar pasar malos ratos.