www.madridiario.es

El diseño de los restaurantes es cada vez más fundamental

martes 06 de noviembre de 2018, 13:22h

El Diseño de Restaurantes es una disciplina compleja por el hecho de que para diseñar un restaurante que funcione no solo hay que saber de interiorismo, hay que entender la hostelería y dominar el lenguaje que engancha emotivamente a los clientes del servicio con la estrategia empresarial del restorán.

El diseño de los restaurantes es cada vez más fundamental
Ampliar

Un buen proyecto de interiorismo comercial tiene que centrarse en el carácter único y diferencial del restaurante y centrarse en el usuario final, el cliente.

Comprender el negocio

Comprender el negocio es el primer factor a tomar en consideración antes de empezar en el diseño de restaurantes. Comenzando por el campo hostelero normalmente y terminando por el nicho del restaurante que diseñaremos particularmente, esto es, su término y modelo de negocio específico. Caterideas es una marca referente en la distribución de productos para hostelería, debes tener en cuenta a los mejores para ser el mejor.

Comprendemos el interiorismo como un arma comercial de gran potencial. Usamos el interiorismo para lograr que nuestros clientes estén cómodos y quieran volver a nuestro restaurante muy a menudo. Esto sería imposible de conseguir si ya antes de sentarnos a diseñar restaurantes no comprendiéramos el modelo de negocio sobre el que estamos actuando.

Hay 3 elementos clave sobre los que debe incidir un interiorista que se dedica al diseño de restaurantes:

  • Distinción de la competencia.
  • Relevancia para con el usuario.
  • Intensidad del vínculo sensible.

Para poder hacerlo debemos conocer el negocio con perfección. De ahí que son esenciales las entrevistas anteriores con la propiedad y/o el chef, el análisis de información publicada a este respecto y la observación meticulosa de la competencia directa. Contar con marcas como Steelite, Revol y Mepra es una muy buena decisión.

Desmenuzar la cocina

Aparte de conocer el negocio de la restauración normalmente y el ambiente particular en el que se va a mover el restorán y su objetivo o bien cliente del servicio tipo, debemos diseccionar el género de cocina de nuestro restaurante.

En diseño de restaurants debemos conocer cada uno de ellos de los atributos primordiales de la cocina para transmitirlos sin pérdidas de información al cliente del servicio. Solo de esta forma vamos a ser capaces de comunicar los rasgos que verdaderamente hacen diferente al restaurante y por su parte son relevantes para el cliente del servicio, y solo de esta forma conectaremos emotivamente con el objetivo del restaurante.

Pongamos algún ejemplo generalista. Una cocina tradicional con dominancia de producto local o bien zonal requiere un cuidado diseño basado en una selección de materiales elementales y poco tratados estéticamente, si puede ser aún autóctonos. Véase madera, piedra, hierro… En lo que se refiere a colores, escogeríamos tonos primarios y también identificativos de la zona o bien producto en cuestión.

Si al contrario esta cocina usa toques futuristas y también renovadores o bien aun se aproxima a la cocina fusión, podríamos tratar estos materiales de forma actual con recubrimientos o bien pinturas, e inclusive optar o bien llenar con otros acabados más actuales. Obviamente se trata de un caso elaborado sin datos de partida que contraría nuestra forma de actuar basada en un análisis individual y absolutamente adaptado, más puede ilustrar adecuadamente el texto precedente.

En el diseño de restaurantes se refleja la personalidad de una cocina con materiales y colores, asimismo lo hacemos con la distribución de sala, elementos ornamentales, muebles, marketing sensorial, del que vamos a hablar más adelante, etcétera. Y como es natural con otros factores que tendrían menos que ver con el diseño del restaurante propiamente dicho, como es la atención al usuario, la selección de personal, distribuidores, preparación de carta, platos, vasos, cubiertos, comunicación en línea y offline, etcétera.

Conocer al chef

Defendemos el diseño comercial como un instrumento de marketing más que puede influir de forma positiva en las ventas quizá el más definitivo tras la propia cocina. Sin embargo, si el diseño del restaurante no se halla alineado con los gustos y la personalidad del chef no lograremos que el conjunto transmita unos valores homogéneos y creíbles. De ahí la relevancia de examinar y administrar las necesidades de un proyecto siempre y en toda circunstancia de forma personal y también personalizada.

Simpatizar el diseño del restaurante con la personalidad del chef es esencial por múltiples razones:

Identificación: Identificar al chef es captar por su parte la esencia de su cocina. Eso nos va a ayudar a comprenderla como interioristas, y por consiguiente a plasmarla en el diseño del restaurante.

Interacción: A fin de que el ambiente contribuya de forma relevante con la inventiva tiene que contener rasgos esenciales de la personalidad del creativo (chef) y su equipo. Si estos no se hallan en su salsa —nunca mejor dicho— la calidad se resentirá.

Realización: Un pez es feliz en el mar, en una pecera sencillamente vive. El chef, igual que cualquier otra persona, va a ser feliz trabajando en un espacio, restaurante en un caso así, con el que se sienta identificado. Una persona feliz es una persona productiva, y la productividad en un chef tiene mucho que ver con la inventiva.

Noticias relacionadas