www.madridiario.es

Cómo contratar al administrador de una finca

miércoles 03 de octubre de 2018, 10:17h

El trabajo en la administración de fincas rústicas y urbanas requiere de varias condiciones por sus funciones tan variadas que van desde constatar la reparación de las tuberías de la comunidad, comprobar el pago puntual de las cuotas de la comunidad, llamar a las autoridades de seguridad en casos de situaciones de peligro dentro del espacio común, buscar información en materia legal y fiscal y mostrar las cuentas de la administración de una manera transparente a los propietarios.

Cómo contratar al administrador de una finca

Cada día, los profesionales se inscriben en los colegios territoriales de administración con el propósito de gozar de los beneficios salariales y contar con una certificación que les abra las puertas a mejores oportunidades, así como también estos beneficios les obligan a cumplir con sus deberes como administradores profesionales y éticos. Entre otras responsabilidades que requieren de la habilidad para relacionarse eficientemente con personas con diferentes intereses, a fin de garantizar la convivencia más saludable entre todos los vecinos.

Administradores especializados

Los emprendedores que sean nuevos en el área de la administración de fincas deben saber que en Madrid, al igual que en las demás ciudades, existe una normativa para regular esta actividad de producción y es vital contratar a los administradores que se encuentran colegiados a fin de evitar sorpresas desagradables por personas sin escrúpulos que pongan en peligro la seguridad de la colectividad.

Los administradores de fincas tienen la posibilidad de cumplir varias funciones. Como gestor, optimiza y hace rentables los patrimonios rústicos y urbanos con las condiciones de higiene, utilidad y de seguridad para el beneficio de todos los residentes. Mientras que como asesor, es generalmente un profesional con mayor experiencia, tiene la capacidad de ofrecer sus servicios de consulta en las múltiples áreas: legales, técnicos, fiscales y de seguridad laboral. El secretario custodia la documentación requerida y los certificados o corrientes de pago para una mayor eficiencia en la gestión.


También se encuentra la figura del mediador que reconcilia todas las áreas involucradas en la comunidad con el propósito de prevenir litigios. Por supuesto, no puede faltar el contable que agiliza todos los cobros y los pagos a los proveedores y nóminas. En CAF Madrid el administrador se especializa en el área que más le interese desarrollarse y obtiene la certificación y colegiatura requerida.

En búsqueda del profesional ideal

Por otra parte, los propietarios de una comunidad que se encuentran en la búsqueda de la solución para administrar de una manera más eficiente y sin incurrir en conflictos personales que puedan presentarse en el proceso, contratan a administradores colegiados. Especializados en la propiedad horizontal urbana y rural, trabajan para optimizar todos los procesos y detectar en qué área se encuentran los errores en caso de observar pérdidas de recursos, deterioro del espacio y mayor número de disputas entre vecinos.


La selección de administradores de fincas en Madrid requiere de tiempo y dedicación para escoger al profesional idóneo. Dicha tarea se puede gestionar con la tecnología punta que ofrecen ciertos portales web con buscadores específicos para hacer la tarea más rápida y precisa. Entre las ventajas de aplicar estas plataformas se destaca la posibilidad de comparar varios presupuestos en relación precio y calidad del servicio para presentarlos a los propietarios de una manera más transparente y confiable posible.


Un administrador de propiedades horizontales y de fincas debe tener una formación académica que lo prepare para asumir las distintas funciones con eficiencia, además de una colegiatura que lo proteja y lo certifique ante la mirada de los propietarios y los inquilinos. No menos importantes son las cualidades de comunicación y trato respetuoso ya que va a relacionarse con grupos de personas con diferentes culturas, condiciones económicas y formas de resolver los conflictos. No están de más las habilidades comunicativas y de mediación.


El proceso es muy simple: se rellena el formulario con los datos de la finca, en pocos minutos el propietario recibe varios presupuestos para escoger la mejor alternativa para la comunidad de los vecinos. De esta manera se comparan las cualidades entre los candidatos para seleccionar al administrador con los altos estándares a fin de optimizar la gestión de la finca tanto en el campo como en la ciudad.

Requisitos legales del administrador de fincas

En términos legales, un administrador de fincas recibe los beneficios de la colegiatura al cumplir con las siguientes condiciones: ser mayor de edad, ser español o tener la ciudadanía de la Unión Europea, inscribirse en el Colegio Territorial de Administradores de Fincas y no encontrarse inhabilitado por algún acto en el desempeño en sus funciones, según los Estatutos Generales de la profesión de Administrador de Fincas, Colegios Territoriales y de su Consejo General, aprobado el 25 de marzo de 2010 ante el Ministerio de Vivienda.


Los administradores colegiados tienen el beneficio de ser protegidos por los colegios territoriales de ejercer su profesión sin discriminaciones ni desmejora de sus condiciones salariales, laborales, ni ataques a la dignidad de su persona por parte de terceros. Así como tienen garantizados sus derechos, también deben cumplir con sus obligaciones., como abonar los pagos establecidos para el adecuado funcionamiento del colegio, ser responsable en el trabajo según las normativas y las leyes vigentes, y comunicar al colegio territorial el cambio de domicilio y demás compromisos adquiridos.


A los vecinos que están en la búsqueda de administradores de propiedades horizontales o de fincas rústicas y urbanas se les aconseja buscar los profesionales que se encuentran colegiados para garantizar la contratación de personas responsables, preparados académicamente y con un currículo y antecedentes confiables. Esta búsqueda se puede realizar con ayuda de un herramienta digital automatizada con un directorio profesional y actualizado con el contacto de los administradores que se encuentran en Madrid y otras ciudades con el propósito de hallar en el menor tiempo posible a la persona indicada para este tipo de trabajo tan delicado.


La contratación del administrador de la comunidad debe ser un proceso que genere confianza entre los involucrados, además de ser una oportunidad de encuentro entre todos los vecinos que día a día conviven y en muchos casos, padecen los mismos problemas.