www.madridiario.es

Algunos consejos para comprar la trona de bebé perfecta

lunes 25 de junio de 2018, 12:08h
Cuando llega un bebé a casa, la mayoría de objetos y cachivaches que hay por toda la casa son para el bebé. Entre todos esos objetos, está la trona, ese que se usa para sentar al bebé y que empiece a comer sólido.
Algunos consejos para comprar la trona de bebé perfecta

Sin embargo, no es tan sencillo, ya que algunos bebés detestan la trona y comienzan a llorar en cuanto son colocados en la misma. Por ello, en éste artículo te traemos algunos consejos para que elijas la trona idónea para tu bebé, una en la que se sienta a gusto y libre de llantos.


El presupuesto

Lo primero a tener en cuenta es el dinero que queréis gastar y poner un límite. En los catálogos de tronas bebé hay de todos los precios, desde relativamente precios bajos hasta unos precios más caros, por ello, entre todos los gastos que supone un bebé, sin olvidar la importancia de la trona, lo mejor es delimitar su gasto, así, también reducirás opciones del catálogo.



El lugar de colocación de la trona

El sitio donde irá la trona también es importante para saber cuál comprar, ya que seguramente la trona se colocará en la cocina, hay que tener en cuenta el espacio disponible, ya que puede que una trona grande ocupe mucho y no haya libertad para moverse por la cocina, complicándolo todo. Además, hay tronas en las que las patas se abren en exceso, dándose así un peligro de tropiece, por lo que examinar qué tipo de patas y apertura tienen las tronas también es recomendable.



Los hábitos

A la hora de comprar una trona, hay que tener en cuenta los hábitos que se tienen en casa y también qué uso se le quiere dar a la trona. Si se pretende mover la trona de sitio usualmente, lo recomendable será comprar una que disponga de ruedas. O por ejemplo, si se quiere una trona en la que el bebé eche la siesta posteriormente, una trona que pueda reclinarse será la mejor opción.



Seguridad

La seguridad del bebé es lo más importante junto con la comodidad, por eso, hay que buscar una trona que sea segura para él. Habrá que estar a una trona que disponga de un buen arnés que sujete de forma segura y fácil al bebé, sin peligro de que se caiga hacia delante o se escurra hacia el suelo, y que tampoco sujete con excesiva fuerza al bebé haciéndole sentir incómodo.


Comodidad

Puesto que al principio el bebé no podrá comer sólo, será necesario que le den de comer, por eso es importante una trona que sea ajustable para poder colocarla a la misma altura que tú. Una trona que tenga bandeja también servirá de ayuda a medida que el bebé vaya creciendo, para dejar la comida y que vaya cogiéndola él sólo, o para que pueda dibujar o jugar en la trona sentado. Además, hay que tener en cuenta que las primeras comidas suponen todo un caos, por lo que una trona se mancha mucho, así que una bandeja extraíble facilitará la limpieza.

Una trona que disponga de un asiento acolchado en el que el bebé se sienta cómodo, y también un reposapiés, hará más fáciles y divertidas las comidas, ya que el bebe podrá disfrutar cómodamente. Si además la trona tiene un asiento que sujete la espalda, podrás reclinar al bebé para las siestas.


Algunos tipos de tronas


Principalmente están las tronas pegables, que son las más conocidas y las más vendidas. La mayoría de éstas tronas pegables vienen con la bandeja extraíble y arneses, por lo que es una trona fácil de limpiar, segura y también fácil de manejar al ser pegable. Eso sí, habrá que examinar el volumen que ocupa la trona al peglarla y también su peso. Además, si quieres una trona con la que poder mover al bebé también puedes comprar una trona pegable con ruedas.


Las tronas evolutivas también son una buena opción y muy vendidas en el mercado. Si bien son más caras que las tronas pegables, las hay de gran variedad de precios para todos los bolsillos. Además, resultan una buena inversión a largo plazo ya que al resultar evolutivas pueden transformarse en una silla normal, para cuando el bebé se haga mayor y disponer así de una silla más para la familia. También resultan seguras, pues disponen de arneses, y cómodas, al tener bandejas.


Las tronas modernas se han hecho un gran hueco en el mercado en los últimos años, con modernos y bonitos diseños, además de resultar un buen elemento decorativo, son más prácticas y ligeras que las tronas tradicionales. Eso sí, su precio suele ser más elevado que las otras tronas.


Por último, en caso de no disponer de mucho sitio para una trona grande y aparatosa, o para quienes viajan mucho y no quieren prescindir en ningún momento de la trona para su bebé, la mejor compra es la trona portátil, ya que podrás llevarla a cualquier sitio.