www.madridiario.es

La soledad en las personas mayores

Por MDO
miércoles 20 de junio de 2018, 10:04h

La soledad en las personas mayores cada vez es mayor y hay que intentar que esto no sea así, por eso aquí te indicamos cómo evitar que esto suceda.

La soledad en las personas mayores

¿De qué manera afecta la soledad a los adultos mayores?

Se estima que el 10 por ciento de los adultos mayores padecen de soledad maligna, es decir, aquella que compromete su salud física y sensible.


De todos , un 70 por ciento tiene un problema de salud grave asociado con la soledad, tanto en el campo psicológico como en el físico.


A nivel general, la soledad influye en la salud cerebral de una forma muy similar al agobio crónico. Los 2 provocan una contestación negativa del sistema endocrino y asimismo inmunológico, lo que por su lado hace que el organismo sea más propenso a desarrollar diferentes patologías. De ahí que el cuidado de personas mayores en Madrid es cada vez pero demandado, por la complejidad de estas situaciones.




¿Hay una solución?

Cuando el adulto mayor está en condiciones de soledad uno de los factores que desempeñan un papel determinante es el género de actividad social que tuvo a lo largo del resto de su vida.


Pueden pasar por su cabeza muchas cosas malas y la mejor manera de evitarlo es que quiera seguir viviendo por alguien, necesitas a alguien que esté ahí dándole razones para vivir.


Por eso es tan importante el que tengan alguien a su lado como una cuidadora interna para personas mayores la cual le ayudará a que su soledad desaparezca y le mantenga con una gran sonrisa.




Formas de calmar la soledad

Smith se siente optimista de que existen muchas cosas que se pueden hacer para corregir esta situación. "Es tan simple combatir la soledad en los ancianos, mas los cuidadores deben estar prestos a levantarse y hacer que suceda", afirma. Acá existen algunas formas en que puede asistir a calmar la soledad de su ser querido mayor:


  • Escucha y observa. "Frecuentemente no escuchamos lo bastante a quienes amamos", se lamenta Tina Tessina, PhD, psicoterapeuta y autora de Las diez resoluciones más inteligentes que una mujer puede hacer tras los cuarenta. Conforme Tessina, "decir 'cuéntame más' es un regalo que puedes dar de tu corazón." Estimularlos a expresarse puede asistirte a descubrir qué intereses y pasiones continúan latentes, solo aguardando que se avivan.

"Debes ahondar mucho y descubrir cuáles eran sus intereses ya antes y hacer que procuren despertar esas actividades olvidadas", afirma Smith. Tenga presente que las actividades que alguna vez fueron amadas quizá ya no les interesen o bien no se ajusten a sus habilidades. Haga todo lo que es posible para asistirlos a descubrir formas de amoldar estos pasatiempos o bien hallar nuevos pasatiempos por completo.

  • Desarrolla una estrategia para derrotar la reclusión. En el momento en que sepa lo que le agrada hacer a su ser querido, puede emplear esta información para desarrollar un plan adaptado de exterminación de la soledad. Por poner un ejemplo, mientras que Smith cuidaba a un hombre enojado de noventa y uno años que se mostraba reluctante a comunicarse, descubrió que tenía una pasión por el canto y la fotografía. Un día, mientras que paseaba por el corredor con él, empezó a cantar varios compases de Let Me Call You Sweetheart. El hombre respondió cantando junto con ella y aceptando a regañadientes: "Estás bien". El día de hoy, canta para su comunidad y es una parte de un club de fotógrafos retirados que Smith le asistió a contactar. En ocasiones, nuestros mayores solo precisan un impulso creativo para salir de su zona de confort.

Deja que te enseñen. Smith incita a los cuidadores a que se conecten con sus seres queridos permitiéndoles pasarle a conocimientos adquiridos con esmero. "Aprendo algo nuevo todos y cada uno de los días pues los mejores me enseñan lo mejor", acepta Smith. La clave es dejar que las pasiones y experiencias del senior guíen el plan de la lección. Por servirnos de un ejemplo, si a su madre le chifla bordar, pídale que le enseñe de qué forma hacerlo. Esto no solo tiene el potencial de ser una enorme experiencia de vinculación, sino asimismo puede asistir a restituir un tanto el equilibrio en la activa de progenitores y pequeños que se pudo haber perdido cuando empezó la prestación de cuidados.

  • Puentes con la brecha generacional. Conforme Smith, los cuidadores pueden desempeñar un papel vital en el promuevo de una relación entre un adulto mayor y sus familiares más jóvenes. Los nietos frecuentemente ven a sus abuelos como locos o bien hastiados, cuando deberían estimar a sus mayores como fuentes de valiosa sabiduría y diversión. Trate de localizar formas de asistir a las generaciones mayores y las más jóvenes de su familia a pasar tiempo juntas, así sea en persona, por teléfono o bien por correo.

Karasu asimismo apunta que las personas mayores tienen el potencial de contribuir mucho a sus familias si se les deja continuar comprometidos. Él afirma que esto es doblemente esencial, estimando que la investigación ha probado que un adulto mayor no comprometido experimentará un deterioro cognitivo a un ritmo considerablemente más veloz que un adulto mayor que es estimulado mentalmente por las interacciones con otras personas.

  • Es la pretensión lo que cuenta. Otro consejo de los profesionales es instar a otros miembros de la familia a acercarse a un ser querido mayor. No tiene por qué razón ser un enorme ademán que consume bastante tiempo. Algo tan simple como mandar una tarjeta, compartir una comida preferida o bien llamar a lo largo de treinta minutos dos veces por semana puede hacer que un adulto mayor se sienta querido y conectado con el resto de la familia.

Considera la vida de personas mayores. Para ciertas personas mayores, ninguna cantidad de esmero los incita a salir de su caparazón. Puede llevar un enorme cambio conseguir que aviven su interés en las personas y las actividades. Aunque la colocación en una comunidad de personas mayores o bien en un establecimiento de cuidado en un largo plazo puede parecer una solución viable para un anciano solitario, no siempre y en todo momento es tan fácil.

El éxito de semejante transición depende de la persona individual y del ajuste de la instalación. Asimismo requiere tiempo y esmero a fin de que un ser querido se adapte y se sienta cómodo con sus nuevos arreglos de residencia y vecinos. En verdad, puede parecer contraproducente al comienzo. "Cuando las personas mayores se mudan a residencias de ancianos, comunidades de vida asistida, etcétera, puede ser una experiencia absolutamente desorientadora", apunta el doctor Karasu. Los miembros de la familia y el personal deben administrar un estímulo suave para asistir a los nuevos residentes a adaptarse, conocer nuevas personas y participar en actividades y acontecimientos. De las mejores unas partes de la vida para personas mayores (además de percibir la atención precisa) es que las ocasiones de socialización y satisfacción están libres justo afuera de la puerta de la habitación de un residente.