www.madridiario.es

Cómo aprovechar el espacio en una vivienda pequeña

martes 19 de junio de 2018, 11:09h
Tras la crisis económica vivida hace algunos años, el mercado inmobiliario comienza a mostrar signos de recuperación, sobretodo en el área de compraventa. Por ello muchas personas han mirado a este mercado como una posible forma de inversión, pero ¿qué ocurre cuando no está en nuestras posibilidades la compra de una vivienda?
Cómo aprovechar el espacio en una vivienda pequeña

La solución a ello es alquilar un piso, que además conlleva grandes ventajas especialmente en el caso de los más jóvenes, como la reducción de la inversión respecto a la compra: un arrendatario satisface mensualmente la cantidad que ha acordado con el dueño del piso, que a su vez se hace cargo de gastos comunes (comunidad del inmueble, seguros varios, etc) o gastos imprevistos, como posibles averías, tanto dentro de la vivienda como estructurales de la misma.

Cómo ha cambiado el mercado inmobiliario


Así las cosas, el mercado inmobiliario de alquiler está al alza actualmente, lo que conlleva mayores dificultades, ya que hay más demanda que oferta, lo que ha incrementado los precios, especialmente en determinadas ciudades y zonas.

En 2017, los precios del alquiler se elevaron en un 3,8% aproximadamente en comparación al año anterior. En el transcurso de lo que va de año se ha inflado un 3,4% y la tendencia es continuar al alza.

Una forma de ahorrar dinero en el alquiler es optar por pequeños apartamentos: con un pequeño esfuerzo en la decoración y el aprovechamiento del espacio, serán tan prácticos como una gran casa, pero permitiendo a su inquilino ahorrar en el pago mensual. Eso sí, es necesario optimizar el espacio al máximo para no perder confort.

Consejos para aprovechar mejor el espacio


Si el piso que has alquilado es de un solo ambiente puedes usar una cama plegable, que simulan ser un armario así una vez que termines de usarla desaparecerá y podrás usar ese espacio. Así mismo puedes optar por mesas y escritorios plegables, manteniendo un mismo estilo, lo que aportará continuidad al espacio, mejorando el ambiente y aumentando la sensación de amplitud.

Si prefieres poder separar el espacio de dormitorio, aunque sólo sea por la noche, puedes optar por un sofá cama y emplear puertas deslizantes en lugar de batientes, que al no necesitar de un espacio diáfano para su apertura brindarán un ahorro de espacio importante.

Si te lo puedes permitir, destinar en el baño un espacio de lavadero te ayudará a aligerar de esa función otras zonas de la casa, como la cocina, en las que pasas más tiempo a lo largo del día.

Un gran aliado a la hora de ahorrar espacio es tener electrodomésticos integrados o multifuncionales. Puedes comprar una lavadora-secadora, por ejemplo, lo que te ayudará a prescindir del tendedero, algo que agradecerás infinitamente si no cuentas con un espacio específico en el que ponerlo.

Pero el espacio es solo uno de los beneficios que nos ofrece un equipo de este estilo, pues también está el hecho de poder programarla para que la ropa haga el ciclo completo sin necesidad de estar pendiente para enviarla a secado, así que tendrás la ropa disponible tan pronto lo necesites.

Por otra parte, la iluminación juega un papel importante en la percepción del espacio. Si decoramos con colores claros y aprovechamos la luz natural, en el caso de que las ventanas sean exteriores, entonces nuestro piso se verá más claro, mejorando la sensación de amplitud.