www.madridiario.es

Los mejores regalos de San Valentín para no defraudar a tu pareja

viernes 09 de febrero de 2018, 14:21h
Los regalos para San Valentín se pueden convertir en todo un quebradero de cabeza porque, cada año, se trata de poner el listón un poco más alto y no optar sólo por los clásicos (como bien podría ser una cena romántica). No es cuestión de no emplear las ideas más convencionales (de hecho, esto suele ser acierto seguro), sino de saber ir un paso más allá y contar también con regalos originales que hagan que la pareja se sorprenda y vea que el interés del otro es tal que ha buscado cómo mantener la llama de la relación en todo momento. Esto mismo es lo que ofrecen desde la página web de Aladinia
Los mejores regalos de San Valentín para no defraudar a tu pareja
Ampliar

Aunque siempre será buena idea tener muy presente qué tipo de persona se tiene en mente a la hora de regalar para tratar de adaptarse a sus gustos y preferencias, he aquí algunos de los mejores regalos de San Valentín con los que cualquier persona puede contar.

  1. Spa y comida o cena romántica para dos. Es, precisamente, lo que ya hemos comentado. El tener la opción de una comida (o cena) de lo más romántica es un muy buen detalle pero, sin lugar a dudas, la sorpresa vendrá si a esto se le añade algo más y qué mejor que optar por un spa. Al final, con los quehaceres diarios todo el mundo se acaba por resentir de un cierto estrés y de dificultades a la hora de poder desconectar pero ese día, el Día de los Enamorados, tiene que ser para tener cero preocupaciones en mente y sólo disfrutar, y para esto nada mejor que pasar por un lujoso spa.

  2. Escapada a Toledo. Quienes viven en la capital saben muy bien que esta ciudad tiene algo que atrapa, pero que también se vive en una presión constante a diario. No viene mal, si se puede, el darse un pequeño capricho en forma de escapada y, en realidad, tampoco hay que irse muy lejos. Toledo se encuentra a algo menos de una hora de la capital española y es muy fácil de llegar tanto en transporte público como con vehículo propio. Además de los propios encantos de este municipio, allí se puede optar por realizar una visita a una bodega y también por algún que otro spa con encanto.

  3. Volar en globo. Son de esas cosas que a cualquier persona se le ha pasado, alguna que otra vez, por la mente pero que la mayoría no ha terminado de dar el paso para su consecución y, en realidad, es una actividad de lo más accesible y fácil de llevar a cabo en, prácticamente cualquier ciudad. Es una forma distinta de poder contemplar un paisaje al que uno está acostumbrado, de alejarse del mundanal ruido y, en definitiva, de tener un pequeño rinconcito sólo para la pareja de enamorados, quienes también disfrutarán de una botella de cava porque, sin lugar a dudas, seguro que hay mucho por lo que brindar en tan señalado día.

  4. Aventura invernal. Porque, reconozcámoslo, no todo el mundo es igual ni le gustan las mismas cosas. Hay quienes prefieren pasar el Día de los Enamorados haciendo algo de ejercicio con la pareja, pero algo que se salga un tanto de lo habitual. En este caso, la propuesta pasa por ponerse las raquetas de nieve para realizar una excursión, disfrutando de los bellos paisajes que ofrece la Sierra de Guadarrama. Durante la misma, los propios guías ofrecerán un buen caldo, lo que en la montaña se agradece más si cabe. Para repararse del esfuerzo, una vez más, el spa no puede faltar y allí cada cual puede optar por el jacuzzi, el baño turco, la terma romana, la sauna o la ducha a presión en el orden que más le plazca.

  5. Book fotográfico. El tiempo pasa volando (más de lo que uno termina por apreciar) y en una relación, por norma general, hay altibajos pero, cuando es sólida, ésta se mantiene. Es importante el poder echar la vista atrás y recodar los momentos más especiales y ¿qué mejor para esto que inmortalizar este día con un álbum de fotos hechas por profesionales?

  6. Taller de Sushi. Sí, la comida asiática ha entrado con fuerza en el continente europeo y lo ha hecho para quedarse. Ahora estamos más que acostumbrados a ver restaurantes procedentes de diferentes países de Asia y también a apreciar sus diferentes platos. Uno de los más destacados y llamativos para los occidentales es el sushi. En este caso, la propuesta es bien sencilla: ambos tendrán que ponerse manos a la obra para aprender a hacer estos deliciosos bocados (lo que ya es compartir un momento de calidad) y, después, tocará el momento de poder hacer una exquisita degustación. Dicen que a muchas personas se las conquista por el estómago así que, ¿por qué no probar?