www.madridiario.es

El diseñador gráfico, el arte de lo omnipresente

jueves 03 de agosto de 2017, 20:33h

Los caminos del diseño son inescrutables. En sus ilimitadas formas de crear conceptos, llamar la atención del consumidor y atrapar marcas en las mentes de los usuarios, su genialidad no conoce fronteras. El diseño está en todas partes, el diseño comercial también. Sin quererlo, estamos siendo inducidos a comprar, a consumir, a disfrutar de objetos y productos guiados por la invisible mano del diseñador promocional.

El diseñador gráfico, el arte de lo omnipresente
Ampliar

El diseño gráfico es una profesión cuya actividad consiste en proyectar comunicaciones visuales destinadas a transmitir mensajes específicos a grupos sociales, con objetivos determinados, fundamentalmente comerciales.

El diseñador gráfico puede considerarse todólogo, es decir, puede actuar y volcar sus conocimientos sobre cualquier cosa, aunque resumiendo su ámbito de actuación, un diseñador se aviene formalmente a las áreas del diseño publicitario, editorial, de identidad corporativa, diseño web, diseño topográfico y diseño del envase.

El diseño de los envases o Packaging

Posiblemente, el diseño dedicado a vender un producto más subestimado y más importante, al mismo tiempo, de todos los existentes. El packaging es el último escalón que hay que sortear para que el cliente decida, en un centro comercial, coger un bote determinado y no el que está justo al lado. Es el encargado de decir el último “Eh, aquí estoy, elígeme a mí”.

La empresa juvasa tiene esta consideración muy en cuenta y es por ello por lo que produce unos envases de cristal, destinados no solo a la conservación del producto que vaya a almacenar, sino poniendo en relieve diseños atractivos para los diferentes destinos que puedan tener, como los botes de cristal para mermeladas o los tarros de cristal para conservas. Las medidas pueden ser tan variadas como los destinos de los envases, y esta empresa también ha pensado en ello presentando una enorme cantidad de tarros con diferentes capacidades, desde 31 ml hasta 4.250 ml.

El packaging ha demostrado que juega un papel decisivo en el éxito o fracaso de la venta de un producto, teniendo en cuenta que las dos principales herramientas con las que se construye la identidad corporativa son el logotipo y el Packaging.

Sabemos que el logotipo es una parte básica en la identidad, pues gracias a él los consumidores asociarán rápidamente los productos de una marca. Pero la competencia de estas ha llevado a dar mayor importancia al Packaging que engloba tanto la identidad visual como el logotipo, y eso está determinando en gran medida las decisiones de los consumidores en el momento de realizar la compra.

Cada producto se está estandarizando en un tipo de envase, y romper ese modelo es una opción arriesgada que puede llevar a buenos resultados en venta o que el producto pase desapercibido en los estantes de los supermercados.

Es el caso de las botellas para aceite, donde encontramos diferentes formas de envases para aceites dependiendo del tamaño del formato, si es a granel se usarán comúnmente envases de plástico, y si es en cantidades inferiores a un litro, se presentan en cristal. Las empresas dedicadas a la venta de aceites vegetales están teniendo muy en cuenta los diseños de sus botellas, pues se ha establecido una relación directa entre calidad y el envase para este producto de consumo específico.

Grandes marcas, grandes diseños

Es de tal importancia el Packaging para resaltar el producto que se han creado unos premios para retribuir la calidad creativa en este sentido; los premios Pentawards anuncian los ganadores de la competición más prestigiosa en todo el mundo dedicada exclusivamente al diseño de packaging en todas sus formas.

Las grandes marcas de bebidas, que usan botellas de vidrio, como coca cola, sostuvieron durante mucho tiempo su éxito gracias a la forma de su botella, que representaba la silueta de una mujer. Hoy en día las primeras marcas de bebidas alcohólicas presentan sofisticados diseños para llamar la atención sobre su producto.

Las botellas para cerveza, y en especial para las botellas para vino, no se quedan atrás en intención para captar la compra de los consumidores. Y es que al igual que nos pudiera ocurrir con las botellas de aceites, si vemos un diseño cuidado envolviendo una bebida, las ganas de probarla crecerán exponencialmente.

Y es que como luce un producto puede ser lo que llame la atención del cliente y decida mirar el producto mientras está en el estante. Por esta razón, las empresas más poderosas destinan grandes presupuestos que llevan a cabo estudios de mercado sobre esquemas de color, diseños y tipos de packaging para productos que sean los más atractivos para la audiencia meta.

Packaging, no solo estética

Otro propósito del Packaging, y del que no se habla tanto, es el de proteger el producto ante posibles daños. El packaging no solo protege el producto durante el traslado desde la fábrica hasta los diferentes puntos de distribución, sino previene el daño mientras son apilados en los estantes de las tiendas.

Por esto cuando el diseño no es tan importante o al menos no es fundamental, las compañías prefieren introducir sus productos en botellas de plásticos. El packaging plástico en su conjunto, incluyendo aquí todo tipo de envases de plástico y embalajes rígidos, como por ejemplo las garrafas de plástico, pero también materiales flexibles, ha consolidado un proceso de recuperación iniciado ya en 2015.

La mayoría de productos tienen algún tipo de packaging. Por ejemplo, las sopas instantáneas deben tener un contenedor y un empaque, mientras que las manzanas solo un empaque para el transporte, mas no para vender el producto sino desde el punto de distribución hasta las tiendas.

Los hábitos de consumo cambian de generación en generación. Todo evoluciona, y gracias a su flexibilidad, versatilidad y propiedades, los plásticos en empaques tienen un espacio importante en las proyecciones de lo que serán las principales tendencias de mercado, sobre todo en el espectro de envases de bebidas, tanto alcohólicas como refrescantes, aguas y zumos.