www.madridiario.es
Teatro de La Comedia
Ampliar
Teatro de La Comedia (Foto: Antonio Castro)

El teatro de La Comedia (1875-2015)

jueves 15 de octubre de 2015, 08:19h

En el año 1875 existían en Madrid tres teatros públicos: el Español, el Real y la Zarzuela. Y unos cuantos privados: el Variedades, el Martín, el Novedades, el Eslava, el salón Capellanes, el Barbieri, el Alhambra… Pero la noche del 18 de septiembre de ese año fue especial para los amantes de la escena: se inauguró el teatro de La Comedia en la calle del Príncipe. 140 años más tarde, la expectación puede ser similar. Tras permanecer trece años cerrado, La Comedia vuelve a levantar el telón. La Compañía Nacional de Teatro Clásico vuelve a su casa y lo hace estrenando un nuevo montaje de ‘El alcalde de Zalamea’.

Teatro de La Comedia
Ampliar
Teatro de La Comedia

El día de la inauguración, con asistencia de los Reyes, se representó El espejo de cuerpo entero, de Diego Luque, escrita expresamente para la ocasión. Se incluyeron también Me voy de Madrid y El templo de la inmortalidad. La recaudación se destinó a las casas de misericordia. En la compañía estaban Balbina Valverde, Ricardo Zamacois, Amparo Galindez… y Emilio Mario. Este eminente actor (llamado realmente Mario Emilio López Chaves) había sido el encargado de reclutar a los cómicos como director y primer actor.

Pero el teatro había sido un proyecto del Silverio López Larrainza, un empresario de juegos y variedades. Para dejar constancia de la actividad que le había dado el dinero para levantarlo, en las rejas de los antepechos se pueden ver los palos de la baraja española. Fue el arquitecto Agustín Ortiz de Villajos, quien diez años más tarde levantaría el teatro de la Princesa, hoy María Guerrero. Ambos locales tienen similitudes y son precursores de la ‘arquitectura del hierro’. Creo que existe un estudio que demuestra que las proporciones del María Guerrero son todas múltiplos de 7, un número que representa al hombre perfecto y directamente relacionado con la masonería. En aquel momento La Comedia tenía 1.035 localidades. Un hermoso telón de boca pintado por José Vallejo representaba el templo de la inmortalidad.

Pero no fue el propietario quien explotó el teatro, sino que lo tuvo en arriendo. Durante gran parte de su historia en manos de la familia de Tirso Escudero, que lo acabó comprando y que fue la que lo vendió al Estado Español en 1998.

Por su ubicación, por el rigor de los empresarios y por su acierto contratando actores, La Comedia fue uno de escenarios predilectos de la burguesía. Aquí debutaron como autores Pérez Galdós (Realidad, 1892) y Benavente (El nido ajeno, 1894) y como actriz María Guerrero. Feliú y Codina estrenó La Dolores en 1893 y Dicenta el drama social Juan José en 1895. Más tarde triunfarían –y cosecharían algún pateo- Jardiel Poncela, Mihura, Paso…Durante décadas mantuvo una directa competencia, por sus características y por su programación, con el vecino Español y con el teatro de la Princesa, hoy María Guerrero. Como un guiño al cambio de mentalidad de la sociedad española, fue en este teatro donde se vieron los primeros desnudos en escena. Fue el año 1975 con Equus. El escándalo provocado fue considerable.

La noche del 17 de abril de 1915 el fuego se cebó con este teatro. Ese día se había representado El orgullo de Albacete. Se atribuyó el origen de las llamas a un cortocircuito. Los daños fueron cuantiosos y se perdieron importantes elementos ornamentales. El propietario encargó inmediatamente al arquitecto Luis Bellido la reconstrucción. Y se llevó a cabo en un tiempo record porque volvió a abrirse el 22 de diciembre del mismo año con La propia estimación, de Benavente. Reanudó su historia como si no hubiera pasado nada. Siguió siendo un teatro para la burguesía hasta que, en 1975, previa lucha contra la censura, estrenó Equus, la obra con los primeros desnudos del teatro español.

En 1985 el Ministerio de Cultura encargó a Adolfo Marsillach la creación de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Se alquiló para sede el teatro de La Comedia. Allí se estrenó el 5 de octubre de 1986 con El médico de su honra. Durante quince años La Comedia fue uno de los teatros más importantes de España, con producciones como Antes que todo es mi dama (1987), El alcalde de Zalamea (1988); El caballero de Olmedo (1990), La gran sultana (1992) o El misántropo (1996). Hasta que comenzaron a detectarse importantes problemas en el edificio, que incluye varios pisos de oficinas y viviendas, y los técnicos aconsejaron el cierre para garantizar la seguridad.

En abril de 2002 el Ministerio decidió cerrar el teatro para evitar riesgos tras la temporada de La dama boba. Nadie pensó que se tardaría trece años en volver a levantar el telón. Los procesos administrativos y las convocatorias de concursos demoraron el comienzo efectivo de las obras, que se produjo el año 2005. Durante estos años la Compañía ha desarrollado su programación en otro teatro histórico: el Pavón, que vuelve a manos de sus propietarios particulares.

La reconstrucción del teatro ha permitido contar con la tecnología del siglo XXI y ganar muchos metros cuadrados de superficie para las actividades cotidianas. El equipo de Araujo-Nadal ha sido el responsable de la obra. La sala ha recobrado la belleza decimonónica, aunque los espectadores apreciarán cambios de calado en los vestíbulos y en las zonas comunes. Ahora tiene 700 localidades. La fachada principal en la calle Príncipe ha sido también restaurada y en el proceso se ha retirado la lápida que recordaba el mitin fundacional de Falange Española. El Ministerio ha invertido en esta gran recuperación unos 22 millones de euros.

Teatro de La Comedia
Ampliar
Teatro de La Comedia (Foto: Antonio Castro)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.