www.madridiario.es

Maneras que sí importan

viernes 13 de marzo de 2015, 07:52h

La vorágine de la actualidad nos lleva desbocados a todos; y ahora que han pasado unos días desde que la mano divina señalase el nombre de las elegidas para las dos candidaturas de Madrid, es tiempo de opinar.

Hay maneras que sí importan; sin entrar en cuestionar en si el ático de Ignacio González es suyo, prestado, regalado, le ha tocado en la tómbola o es de su prima la del pueblo...

Sin entrar en si el comisario Villarejo, ahora investigado por la fiscalía, es claro como el agua cristalina o un "brazo interesado", sin saber si este dispara "fuego amigo" o la razón por la que está presente, como parece, en todos cuantos caldos huelen a chamusquina en asuntos de periodismo de investigación.

Sin analizar en que ese informe del SIPE es más antiguo que el hilo negro y ya estaba investigado y parecía que aparcado por falta de solidez ; que si esto, que si lo de más allá y bla bla!... sin entrar en suposiciones...

Una cosa para mí está clara: Ignacio González ha hecho una buena gestión en su cometido de presidente a la Comunidad, no al servicio de Rajoy, cierto, pero sí al servicio de los madrileños. Ha protestado hasta la saciedad al gobierno de su propio partido por la discriminación económica que sufrimos, en concreto que siendo Madrid las autonomía que más fondos económicos aporta al resto de comunidades de España, doble que Cataluña, injustamente somos la que menos dinero recibe de vuelta. Ignacio Gónzalez ha denunciado de manera persistente al gobierno central el enorme IVA cultural, pidiendo su bajada reiteradamente ; y así muchos puntos que agradecerle, aunque solo sea por hacernos sentir entendidos por alguien en algún instante.

Y por ello estoy de acuerdo con su predecesora, Esperanza Aguirre, en que las maneras no son las propias. Una candidatura a continuar puede no ser la deseada por la dirección nacional, pero solo hubiera bastado con informar internamente a todas las partes y anunciarlo en rueda de prensa a los medios. Llegar a este punto al que llega, siempre tarde, Mariano Rajoy, se ha convertido en esperpento permanente para los que esperan su decisión interna y para todos los demás que opinamos.

Sin entrar en si nos gusta cómo conduce o dónde aparca, o si se fue, o luego vino, sin entrar en Púnica ni demás asuntos que ya nos sabemos todos, creo que Esperanza Aguirre ha sido la "candidatura del disgusto" al ayuntamiento de Madrid para su presidente nacional, al que por pesado no le ha quedado otra que ir a seguro. Nos quedan muchos días de gran campaña llena de titulares ahora que ya nos habíamos acostumbrado a solo leer sobre declaraciones de "Pablo Iglesias dice esto o aquello". Les ha salido una gran rival que no se arruga ni quiere parecerlo.

Y por último, el peso pesado de nuestra Comunidad gobernada por el PP, recaerá si es que se logra de nuevo, en Cristina Cifuentes; una mujer templada, seria, con carácter, forjada en mil batallas igual de crudas internas o externas; a la que probablemente asuste hoy la enorme responsabilidad, que por otro lado ya demostró cuando aceptó la delegación del Gobierno, y que no le tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones difíciles.

Dos rubias con gran experiencia, dos mujeres para la única Comunidad de toda España que pone en manos de féminas su gobiernos autonómicos a futuro.

Pero para llegar a esto, a elegir sus dos nombres a dedo, hay maneras y maneras, y la forma de matar el nombre de alguien solo porque no le interesa que repita, no son formas, señor Rajoy. Tomás Gómez ha sufrido la misma suerte con las consiguientes protestas por la misma desconsideración de su partido. Aunque este solo estaba liderando la oposición.

Un poco de respeto a la persona, en este caso a Ignacio González, presidente aún de la Comunidad de Madrid, y algo menos de indiferencia, no estarían de más, aunque solo sea por los servicios prestados.

Y si es verdad que él o cualquier otro nombre con responsabilidad pública o política lleva en su mochila personal indecencias o delitos, que los jueces actúen e impartan justicia. Pero cabe hoy recordar que los juicios no se hacen en la prensa sino en los juzgados.

Opinar es una cosa y asegurar algo muy diferente. Hay múltiples maneras para finiquitar una trayectoria profesional publica sin por ello aniquilar la personal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.