www.madridiario.es

Dignarse a atender a los indignados

viernes 21 de marzo de 2014, 18:01h

Miles de personas llenarán las calles de Madrid para reclamar que se corten un poco los gobernantes con sus recortes; que no deterioren más unos servicios públicos demasiado castigados por la crisis; que atiendan las peticiones de los que se han quedado sin casa por no poder pagar lo que deben a los bancos, que están saneando sus cuentas con nuestros dineros; que democraticen nuestra democracia, secuestrada por el bipartidismo, la partitocracia y unos señores que no participan en las elecciones pero sí deciden cómo se reparte el poder.

Las Marchas por la Dignidad están llegando a la capital desde distintos puntos de España, sus participantes caminan desde sus lugares de origen para traernos, cada uno de ellos, sus motivos y razones para indignarse, gritar, y manifestarse contra todo lo que nos hace más pobres y contra el injusto reparto de las cargas que soporta cada sector social para salir de la que nos han metido los que menos están pagando y los que más insisten en que paguen los que menos tienen, ya que son más. Según los convocantes, estas marchas son "una movilización contra el pago de la deuda, por el empleo digno, por la renta básica, por los derechos sociales, por las libertades democráticas, contra los recortes, la represión y la corrupción, por una sociedad de hombres y mujeres libres, una movilización contra un sistema, un régimen y unos gobiernos que nos agreden y no nos representan".

A nadie le escandaliza lo que piden, sólo a los que han puesto el arado delante de los bueyes y se muestran preocupados por los destrozos que pueden ocasionar los manifestantes antes de que lleguen a la capital.

El presidente de la Comunidad, Ignacio González, insultó a todos los indignados, a los que chillan contra el destrozo que están provocando en la sociedad las medidas de los recortadores y a los que recurren al silencio para denunciar por miedo al miedo que dan sus actuaciones, por relacionar todo esto con los fascistas griegos de Amanecer Dorado. Usó nuestros traseros para dar una patada al portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Gregorio Gordo, que llamó, en plena sesión plenaria del Parlamento de Vallecas, a participar en la Marchas por la Dignidad. Los excesos no son buenos ni para descalificar al adversario, tampoco para atemorizar a la ciudadanía anunciando a bombo y platillo un despliegue policial de cientos y cientos de agentes para velar por el buen desarrollo de las protestas.

Bienvenidos sean todos los que llegan a Madrid para protestar contra los que nos afecta a todos, porque es un signo de vitalidad ciudadana rebelarse, desde la no-violencia, contra lo que no es justo para la mayoría pero sí necesario para las minorías que están encantadas de que la crisis haya conseguido que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres. ¿Se dignarán a atender algunas peticiones de estos indignados hartos de buenas palabras y buenos datos económicos, pero sedientos de dignidad, empleo, prosperidad y solidaridad? Deberían dignarse a acabar con tantas cosas que indignan a tantos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios