www.madridiario.es

Se vende ecobarrio en Vallecas

miércoles 29 de enero de 2014, 07:00h
El Ayuntamiento de Madrid ha puesto a la venta los solares donde iba a construir las viviendas del futuro ecobarrio de Vallecas. La central térmica, que iba a reducir el consumo energético y cuyas cinco torres de ventilación presiden el espacio, no da servicio, sin embargo, a ninguna de las 400 familias que ya viven allí. La cooperativa Vitra ha sido la primera promotora en interesarse por estos terrenos.
  • Central térmica en el ecobarrio de Vallecas

    Central térmica en el ecobarrio de Vallecas
    Juan Luis Jaén

  • Plaza bajo las chimenas de la central térmica

    Plaza bajo las chimenas de la central térmica
    Juan Luis Jaén

  • Central térmica de Vallecas

    Central térmica de Vallecas
    Juan Luis Jaén

  • Ecobarrio de Vallecas

    Ecobarrio de Vallecas
    Juan Luis Jaén

  • Solares del ecobarrio de Vallecas

    Solares del ecobarrio de Vallecas
    Juan Luis Jaén

  • Cartel en la única casa antigua que queda en el barrio

    Cartel en la única casa antigua que queda en el barrio
    Juan Luis Jaén

  • Promoción de Vitra

    Promoción de Vitra
    Juan Luis Jaén

  • Carteles de construcción de viviendas

    Carteles de construcción de viviendas
    Juan Luis Jaén

  • Plaza bajo las torres de la central térmica

    Plaza bajo las torres de la central térmica
    Juan Luis Jaén

Las cinco torres de la central térmica de Vallecas sobresalen de la pequeña explanada que hace las veces de plaza, y son la causa de que atardezca antes en algunas casas del barrio. Su construcción supuso un gran revuelo en la zona por el impacto ambiental que podía tener y por los desalojos que conllevaba la transformación de las colonias de San Francisco Javier y Nuestra Señora de los Ángeles. Ahora, que la central ya está construida, no da servicio a nadie, pese a que se esperaba que el ecobarrio estuviese listo para 2014. La central térmica y de recogida neumática de residuos y la urbanización de la zona (especial para albergar bajo tierra las conducciones necesarias entre la instalación y los pisos) contó con un presupuesto inicial cercano a los 20 millones de euros, que se hizo con cargo a los planes E de 2009 y 2010 del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El sistema recibió el calificativo de district heating o calefacción urbana.

Pese a que la sensación de los vecinos es que el proyecto está abandonado a la vista de los solares en los que solo crece la hierba y se amontona la basura, aún se espera que el ecobarrio salga adelante. Eso sí, el Ayuntamiento ha decidido que no lo va a terminar él. Los carteles, de 2011, en los que se anuncia la construcción de las próximas promociones de vivienda por parte de la EMVS son ya algo del pasado. Ahora las parcelas están en venta para promotores privados y las futuras viviendas, que tendrán que ser protegidas, formarán parte del ecobarrio, según explica una portavoz de la EMVS, empresa municipal que está sometida a un Plan de Viabilidad con el que pretende reducir su deuda de más de 600 millones de euros. Además, en la actualidad, se está acondicionando la urbanización de las calles de la zona para abrirla al pública.

"La situación económica y social ha generado un cambio brusco en la demanda y el Ayuntamiento de Madrid se ha adaptado a las nuevas circunstancias. Ya anunció que no se iniciaría obra nueva, dando prioridad al alquiler y a la rehabilitación, pero eso no significa que el ecobarrio no vaya a ejecutarse", indican desde la EMVS, que hasta que decidió paralizar la obra nueva construyó en este ámbito seis promociones en las que ya viven 400 familias, a las que pronto se sumarán otras 50. No obstante, la cifra aún queda lejos de las 2.069 viviendas que se anunciaron para el ecobarrio.

Por el momento, Vitra, la cooperativa de viviendas de CCOO, ha sido la única en sumarse al proyecto y para ello ha firmado una opción a compra con objeto de construir una promoción. En este momento, tienen comprometidas 64 viviendas de las 81 que esperan levantar. Para conseguir el crédito necesario y que la promoción salga adelante, necesitan vender en los próximos seis meses hasta el 90 por ciento del total, es decir, ocho más. "No contemplamos que se caiga", asegura Pablo Fernández-Miranda, el presidente de GPS, la gestora de Vitra. 

Cuando se construya el edificio de Vitra aún será preciso que crezca el número de viviendas ocupadas para que la central térmica pueda entrar en carga. "Tiene que haber 700 viviendas para que sea rentable. Aun sumando las de la EMVS y las nuestras faltarían unas 200", apunta Fernández-Miranda. Mientras tanto, los edificios tienen sus propios sistemas de calefacción y generación de agua caliente. Lo mismo sucede con la recogida neumática de residuos con la que iban a contar las viviendas; todavía no funciona a la espera de que haya suficientes familias conectadas. En la actualidad, el Área de Economía y Hacienda es la titular de la instalación, aunque fuentes del área indican que propondrán que pase a Medio Ambiente.

Historia de un proyecto

La primera presentación del ecobarrio se produjo en 2007 y el proyecto contemplaba que en la central se utilizaría biogás generado a partir de basura de Valdemingómez. Después se decidió utilizar la cogeneración con gas natural y un sistema de pilas de combustible para su almacenamiento que iba a suministrar calefacción y agua caliente a las viviendas del ecobarrio. "Este sistema es rentable. Supone un ahorro del 30 por ciento por la economía de escala", explica Fernández Miranda.

Por el barrio corrieron distintos rumores y la central tuvo mucha contestación social. En primer lugar, por si podía contaminar la zona. "Vimos que empezaban las obras y no sabíamos qué iban a hacer. Se hicieron varias asambleas con la EMVS para que nos informara y nos dijeron que no había peligro, que las torres hacían efecto paraguas, pero al final a alguien le tendrá que caer, ¿no?", comenta Agustín Núñez, que vive justo enfrente. "¿Para qué nos han puesto esto aquí? Decían que iba a dar puestos de trabajo y ahí esta", replica su esposa, Libertad Garrido, ahora que todo está prácticamente parado. A Cuca, la perra de esta pareja de jubilados, tampoco le gusta. En cuanto las torres proyectan su alargadas sombras en el balcón, se refugia en casa. "Es un desperdicio; está hecho pero no se ha puesto en marcha. Y no se sabe cuándo podrá empezar ni en qué condiciones estarán las instalaciones cuando quieran que funcionen", comenta Javier Espinosa, portavoz de la asociación de vecinos Madrid Sur. 

Para reurbanizar el barrio, antes era necesario desalojar a los vecinos que vivían en las viviendas de estas colonias construidas con malos materiales en la década de los años 60. El Ayuntamiento realojó a 1.031 familias de las 1.083 viviendas que vivían allí, según sus datos. Pero no todos querían o podían irse de estos edificios que se encontraban en mal estado y con falta de mantenimiento, por lo que hubo desalojos no deseados."Obligaron a la gente a volver a comprar una vivienda cuando ya las tenían pagadas", indica Salvador Lozano, presidente de la asociación de vecinos VK Sierras.

El Ayuntamiento declaró los edificios en ruina y algunos bloques recurrieron la decisión porque consideraban que los inmuebles no corrían peligro salvo porque molestaban para la construcción de la central térmica. Según la EMVS, la justicia les ha ido la razón en estos juicios y solo queda uno pendiente. Lozano, de la asociación vecinal, que defendió a los vecinos de dos de los bloques, asegura que han ganado justo el juicio del edificio que se encontraba en peor estado de conservación. Ahora solo queda una casa antigua entre todos los solares vacíos, la suya. Por ahora, resiste la batalla frente al Ayuntamiento. 

Más información: 

El Ayuntamiento y la Comunidad ya han vendido más de 500 millones en patrimonio

La central térmica de Vallecas tendrá declaración de impacto ambiental

"Esta casa de Vallecas no es una ruina"

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.