www.madridiario.es

¡J...con Muñiz...!

Por Pedro Fernández Vicente
viernes 27 de septiembre de 2013, 14:01h

Los árbitros deberían tener una mejor formación para ejercer su función en el escenario de la competición, ya sea de fútbol o de cualquier otro deporte. Queramos o no, son los encargados de juzgar lances que pueden inclinar el resultado a un lado u otro, provocando desesperaciones, desesperanzas, desilusiones y desviaciones comerciales, por qué no decirlo. Un árbitro puede ser una figura importante y definitiva en cualquier acontecimiento deportivo y especialmente en el fútbol que tantas pasiones arrastra.

Pero no sólo ellos son responsables de tanto error como se da en los campos. También los futbolistas, centrándonos en el deporte rey, tienen mucha culpa de las equivocaciones que nos enseña la televisión día tras día. Esos jugadores que se tiran, que hacen teatro, esos que caen al suelo desplomados y que parece que nunca más se van a levantar y vuelven a jugar con normalidad pasados 20 o 30 segundos. También a ellos deberían imponerles multas y castigos ejemplares. Los errores están bastante más compartidos de lo que nos quieren hacer creer los equipos y sus componentes. Todos son culpables, no sólo los árbitros. También esos entrenadores que aconsejan tirarse al suelo al mínimo contacto para provocar al público. Eso no es deporte

En este entorno, bajo un tono suave, tengo que decir que el Sr. Muñiz, que pito el Elche-Real Madrid del pasado miércoles, debería retirarse del fútbol. No sólo por ese penalty que privó al equipo alicantino de un empate honroso y merecido frente al poderoso Real Madrid cuyos jugadores no merecieron ni el agua que se bebieron durante el partido, sino por esa otra polémica que protagonizó en el Barcelona-Sevilla al invalidar un gol de los andaluces y alargar el partido ilógicamente hasta que marcó el equipo catalán el 3-2. Errores que no se pueden justificar, al menos todos juntos.

Tanto el Sevilla que fue a Barcelona con toda la ilusión como el Elche que esperó al Madrid con tensión y preparación, merecieron mejor trato por parte de un arbitraje malo, muy malo.

Dicho esto hay que repartir bofetadas hacía todos los lados, primero, porque ese penalty, del que el Madrid no tiene la culpa, sirva para ensuciar el prestigio de un equipo como el Madrid o en otros casos el Barcelona, aunque a este le cuesta menos tirar mierda y esconderse. No recuerdo que ningún jugador del Real Madrid y mucho menos su Presidente dijeran nada de aquellos errores que dieron tres puntos inmerecidos al Barcelona. Un regalito arbitral. Sin embargo Piqué y el Presidente culé se han dado prisa en opinar y ensuciar a su adversario deportivo. Mal estilo, pero en el fútbol se han visto cosas peores.

Y otra cosa: dar a entender, como ha hecho Albácar, jugador del Elche, que ese penalty injusto significa que la liga ya tiene dueño. Está claro que la demagogia y la estupidez tienen cabida en cualquier rincón. Recuerdo un año que al Valencia le anularon un gol legal y su Presidente de entonces dijo al final del partido que el que ganara la liga esa campaña debería dar explicaciones. Pues al final la ganó el Valencia. Creo que fue la última que ha ganado el equipo Che.

El silencio es una virtud que no la disfrutan los tontos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios