www.madridiario.es

La otra, según el Ayuntamiento, tiene los días contados

Desaparece la primera de las dos plantas hormigoneras de Manoteras

Desaparece la primera de las dos plantas hormigoneras de Manoteras

Por MDO/Efe
viernes 23 de febrero de 2007, 00:00h

Manoteras ha asistido a los primeros trabajos de derribo de una de las dos cementeras contra las que los vecinos llevan más de 30 años de protestas. El  alcalde de Madrid ha asegurado que la otra tiene los días contados. El lugar en el que se levantaba esta fábrica se construirá un parque empresarial y a una dotación municipal.

La primera de las dos plantas hormigoneras de la avenida de Manoteras, la situada en el número 48, terminará de ser demolida en los próximos días para dejar espacio a un parque empresarial y a una dotación municipal, mientras el Ayuntamiento trabaja ya para que también desaparezca la otra.

El alcalde de Madrid, que presenció parte de las labores de derribo junto a la concejala de Urbanismo, Pilar Martínez, anunció el propósito del Ayuntamiento de que la segunda planta, situada en el número 16 de la avenida, "se incorpore a este proyecto de regeneración urbana y se traslade a una nueva ubicación".

La fábrica de hormigón del número 48 de la avenida de Manoteras fue construida en 1970 por la empresa Prebetong Castilla -una de las que compró Hormicemex en 1992-, cuando en esta zona al noreste de la capital estaba deshabitada.

Treinta y siete años después, el barrio está formado por numerosos bloques de viviendas, los más antiguos las de la colonia Virgen del Cortijo, donde en la actualidad viven unas 8.000 personas, y edificios de oficinas. Los habitantes de esta zona llevan más de 30 años exigiendo el traslado de las dos plantas hormigoneras, una demanda que el alcalde calificó hoy como "muy fundada".

El proceso que culmina comenzó en febrero de 2003, siendo alcalde José María Alvarez del Manzano, con la firma de un convenio urbanístico de permuta de suelos con la empresa propietaria Hormicemex, quien se comprometió a entregar al Ayuntamiento 1.846 metros cuadrados de los 7.367 que tiene esta parcela a cambio de otra de propiedad municipal situada en el Camino de la Dehesa, cerca del polígono industrial de Alcobendas.

Ante el retraso que venía acumulando la ejecución del convenio, debido a la demora en la tramitación por parte de "otras administraciones" según el Ayuntamiento, ambas partes suscribieron en noviembre pasado un segundo convenio por el que se facilitaba un traslado provisional al polígono industrial de Vicálvaro.

Allí se instalará una planta móvil, que sólo estará en funcionamiento hasta el momento en que terminen los trámites administrativos y la ejecución de las obras para su definitivo establecimiento en el Camino de la Dehesa. Ese acuerdo es el que ha hecho posible que antes del 31 de diciembre cesara la actividad de la planta y se iniciara su demolición.

Aparte de los 1.846 metros cuadrados en los que el Ayuntamiento podrá construir nuevas dotaciones para los vecinos con una edificabilidad de 4.430 metro cuadrados, la inmobiliaria Baluarte construirá en los 5.521 restantes, con una edificabilidad de 13.251 -en ambos casos la misma proporción de 2,4 metros construidos por cada metro de suelo- un parque empresarial.

Protestas
A su llegada al solar que ocupa la hormigonera desde 1970, el alcalde se encontró con una protesta protagonizada por una docena de jóvenes que demandaban precisamente el desmantelamiento de la otra instalación y le recriminaban que sólo hubiera accedido a la retirada de ambas por intereses inmobiliarios.

Los manifestantes acudieron con pancartas -la mayoría escritas en el reverso de carteles con la programación de una conocida sala musical- en las que se leían consignas contra el alcalde y contra Tarmac, la otra planta hormigonera.

Al termino del acto, Ruiz-Gallardón abandonó el lugar en su coche oficial por una puerta lateral y evitó así que le echaran encima medio saco de cemento que tenían preparado los jóvenes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios