www.madridiario.es
Un centro integrador

Un centro integrador

El trabajo es el medio por el que nos realizamos como personas, una manera de sentirnos útiles en la sociedad. Las personas con discapacidad intelectual no deberían quedar excluidas de este ámbito. Por este motivo, el Centro Ocupacional de la Fundación Juan XXIII se dedica a fomentar el desarrollo integral de la persona, sobre todo a nivel social y profesional.
Como cada mañana a las 9.00 horas, el Centro Ocupacional de la Fundación Juan XXIII abre sus puertas para recibir a sus más de 400 usuarios. Gloria Pérez, maestra y coordinadora del área ocupacional, se prepara para recibir a sus chicos.

“Lo que queremos conseguir es que sean autónomos y  capaces de trabajar. Para ello nos esforzamos  día a día,  para mejorar su calidad de vida, porque queremos que los discapacitados intelectuales se integren en la sociedad”, explica Pérez. “Para ello adaptamos los programas de las distintas áreas a las características, necesidades e intereses de cada usuario”, añade. Se distinguen seis niveles, diferenciados en función de las capacidades cognitivas y habilidades manipulativas de los usuarios.

“Lo primero que hacemos”, explica Priscila Pereira, psicóloga y coordinadora del área psicosocial,  “es un test de autonomía, una especie de prueba donde valoramos no solo su nivel intelectual, tsino también su capacidad manipulativa, su edad o su nivel de comprensión. Después les introducimos en un grupo y tienen un mes de período de prueba, y no solo para ver si responde o no al nivel donde le hemos colocado, sino para que ellos también se adapten a sus nuevas circunstancias”, concluye Pereira.

El tipo de trabajo para el que se prepara a estos chicos es el de manipulados a mano, como por ejemplo los encartes o ensobrados. Pero no destinan todo el día a este trabajo: también reciben otro tipo de formación. “Aquí no paran de aprender. No solo se desarrollan laboralmente, sino que tienen talleres de informática, manualidades, jardinería, cocina o idiomas. De hecho, cada usuario tiene un horario establecido y cada uno tiene una actividad distinta a cada hora. El único momento en el que coinciden todos es en la hora de la comida, de 13.00 a 14.00 horas. El resto del tiempo cada uno sigue su horario particular”, declara Pérez.

  Para que estos chavales puedan trabajar, ya sea desde el Centro Ocupacional de la Fundación Juan XXIII o fuera de el, Mar Muñoz, responsable de captación de recursos del centro, tiene que conseguir conciertos y acuerdos de colaboración para que las distintas empresas les reserven trabajos de manipulados. “Me dedico, entre otras cosas, a pedir trabajo para nuestros chicos, ya sean del Centro Ocupacional, del Centro de Día o del Centro Especial de Empleo de la Fundación. Lo que importa es que ellos, como todo el mundo, a final de mes tengan su nómina, su propia recompensa, aunque en algunos casos sea algo simbólico. Es como una especie de recompensa por el trabajo bien hecho”, explica Muñoz.

  “Las personas del Centro Ocupacional no tienen una nómina como tal, pero sí que les damos algo de dinerillo, aunque sean 20 euros cuando termina el mes. Intentamos dar a cada uno lo que se merece porque, como en todos los sitios, hay algunos que se esfuerzan más que otros, e intentamos ser justos con eso”, declara Pereira.

“Nosotros lo que queremos es integrarlos lo más posible en el mundo laboral porque las personas nos realizamos de esta forma, trabajando. Sabemos que solo unos pocos, los que tienen mejores capacidades, podrán trabajar fuera de nuestros centros ocupacionales, pero alguno sí lo ha logrado y para nosotros es un orgullo tremendo. Lo más importante para los que trabajamos aquí es darnos cuenta de que nunca se les ha de poner un tope, porque terminan sorprendiéndote y aprendiendo todo lo que les enseñas. No hay que ponerles límites antes de tiempo”, concluye Paloma Sol, gerente del centro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.