www.madridiario.es

Militantes nacionales y regionales auguran problemas

Tomás Gómez no logra pacificar el Partido Socialista de Madrid

Tomás Gómez no logra pacificar el Partido Socialista de Madrid

miércoles 01 de octubre de 2008, 00:00h
El PSM vuelve a la arena parlamentaria renovado pero sin dejar atrás sus discrepancias internas. Este jueves con la vuelta a la actividad de la Asamblea, los socialistas pondrán en marcha el nuevo proyecto político para Madrid, donde las críticas al "personalismo" y "autoritarismo" de Tomás Gómez no han pasado inadvertidas.
El renovado líder de los socialistas madrileños intentó en el último Congreso Regional conformar un equipo fuerte, pero su pretensión de aumentar la base de votos del PSM le ha pasado factura frente a los que reclaman una mayor defensa de lo público, entre ellos, las diferentes familias.

Conciliación empañada
La Ejecutiva de Tomás Gómez--en principio integradora- ha pasado de tener una veintena a más de 40 miembros, y entre ellos se encuentran simanquistas, acostistas, renovadores y, con mayoría, la 'familia Samarkanda', como se ha dado en llamar a los fieles a Gómez.

Gómez, con Leire Pajín, en el Congreso del PSM.La negociación para captar a los críticos, según admitieron miembros del equipo de Gómez a Madridiario, consiguió que se unieran a él José Cepeda (ahora vicepresidente del grupo socialista en la Asamblea), José Pablo González (alcalde de Collado Villalba) o Antonio Carmona. A pesar de que de la Ejecutiva salieron personas próximas a Rafael Simancas, como Javier Gómez o Elviro Aranda, el propio Simancas vio la mano de Gómez tendida y fue incluido en el grupo.

Ahora bien, el trabajo conciliador de Tomás Gómez se ha visto empañado por las decisiones posteriores, algunas de las cuales han caído como una vuelta a la situación convulsa anterior.

La primera de ellas fue recortar de 27 a 5 los representantes de Juventudes Socialistas en el Comité Regional. Después, y en el mismo día, Gómez intervino primero en Móstoles para disolver la agrupación y evitar unas elecciones que habrían acabado con Paz Martín fuera de la portavocía del grupo municipal. Javier Gómez encabezaba la candidatura. En segundo lugar, remodeló el grupo de la Asamblea y sacó de sus funciones como portavoces a Joaquín García Pontes, Carmen García Rojas, el propio Javier Gómez, Andrés Rojo y César Giner. De estos, algunos todavía no saben a día de hoy que responsabilidades ejercerán a partir de ahora.

Problemas de valores
Fuentes del partido regionales y nacionales consultadas por Madridiario valoran el esfuerzo realizado por el líder para conjuntar a su nueva Ejecutiva. Ahora, señalan que los problemas llegarán cuando haya que enfrentar las decisiones políticas: "Cuarenta son muchas personas. Si hay debate, ¿qué va a ocurrir? Tomás impondrá su criterio, que para eso es el elegido por los militantes, pero entre ellos también los hay que quieren una defensa férrea de los valores tradicionales del socialismo, y entonces cada uno tirará por su lado". Esto, como en Móstoles, aseguran. sólo beneficiará al Partido Popular.

Desde Ferraz se mira en cambio con optimismo a Gómez y a su equipo, que tienen carta blanca para hacer una oposición contundente al PP de Madrid y Esperanza Aguirre. Trinidad Jiménez, Pedro Zerolo o Enrique Guerrero dan lustre a una Ejecutiva que aseguran dará la talla.

Respecto a las críticas a Gómez y su "autoritarismo" con los discrepantes, se confía en el buen juicio del secretario general para lograr que el Partido Socialista de Madrid logre unirse y se recupere tras años de sonados batacazos electorales. Los miembros de la formación que han abandonado responsabilidades en los últimos días aseguraron a este diario que trabajarán para que así sea, sin dejar de reivindicar que la defensa de lo público es la seña de identidad del PSOE.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios