www.madridiario.es
Más de una década sin recibir cartas: Bustarviejo reclama el servicio postal a domicilio
Ampliar

Más de una década sin recibir cartas: Bustarviejo reclama el servicio postal a domicilio

Por Lidia Núñez Alañón
martes 12 de abril de 2022, 07:35h

Cuando llegué aquí me enteré de que el cartero no prestaba servicio a nuestras casas. Tienes que ir a la oficina de Correos que está a unos dos kilómetros de la zona de Fuentemilano para recoger el correo. Me están vulnerando mi derecho al correo postal universal”, narra Belén Ochoa, vecina afectada.

Belén decidió poner en marcha una recogida de firmas en la plataforma Change.org bajo el título 'El cartero nunca llama en Bustarviejo' en la que denuncia la “vulneración del derecho al correo postal universal”. La petición ya ha recogido más de 44.000 firmas. El barrio de Fuentemilano, en Bustarviejo, nunca ha recibido correspondencia desde su construcción hace más de una década y los vecinos piden que al menos haya reparto dos veces a la semana.

Servicios de paquetería privados y empresas de venta online sí reparten sus envíos a esta zona de la localidad, sin embargo, el servicio prestado por Correos no distribuye cartas ordinarias directamente a los hogares, excepto las cartas certificadas. Para poder recoger el correo recibido, los vecinos deben acudir a la oficina de Correos que solo abre en horario de mañana de lunes a viernes.

Bustarviejo (Foto: Ayuntamiento de Bustarviejo)

“Ha habido gente que ha recibido la notificación de una multa y como no les llegaban las cartas han acabado publicados en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid”, relata Belén como un ejemplo de las consecuencias que puede acarrear no recibir comunicaciones en el domicilio.

Entre las soluciones que adoptan los vecinos se encuentra el enviar las cartas y comunicaciones a casas de familiares. Así ha actuado Belén en numerosas ocasiones: “Un informe que tenía que recibir de un reconocimiento médico del trabajo. Tuve que poner la dirección de la casa de mi madre para que me llegase”.

"El trato que recibimos es discriminatorio"

Cartas de la Administración Pública, multas, tarjetas bancarias e incluso ofertas de empleo se han perdido durante estos años en Bustarviejo. “El trato que recibimos es discriminatorio. Hay zonas de alrededor, con menor densidad de población, que sí recibe correo postal”, resalta José Antolin, presidente de la Asociación de Vecinos de Fuentemilano.

Esto ya era un problema antes de la pandemia, pero tras ella se ha acentuado”, reivindica Antolin. Las cartas ordinarias son enviadas a la oficina de Correos, donde pasados 15 días son devueltas si nadie las reclama. Antes de la pandemia, la oficina abría también los sábados por la mañana, pero desde hace dos años ya no lo hace.

“En teoría cada dos semanas habría que pedir permiso en el trabajo para desplazarse a correos a retirar la correspondencia”, expone el presidente del colectivo vecinal. A lo que Belén añade el “derecho de las personas con movilidad reducida”, ya que la oficina se encuentra a dos kilómetros de la zona de viviendas, lo que “obliga a coger el coche”.

No hay acuerdo para una posible solución

Fuentes de Correos, consultadas por Madridiario, aseguran que “el servicio se presta con total normalidad en Bustarviejo”. El problema se circunscribe únicamente a la urbanización de Fuentemilano que “por sus características requiere de un buzón pluridomiciliario”. Desde Correos explican que la correspondencia ordinaria debe recogerse en la oficina mientras que la certificada “sí se lleva a domicilio”.

Ayuntamiento de Bustarviejo (Foto: Ayuntamiento de Bustarviejo)

Por su parte, desde la asociación vecinal no consideran los buzones concentrados como una solución. “En los lugares donde se han instalado se ha vandalizado. No se puede recibir nada de valor en esos puntos. Está lejos de nuestra viviendas, esa solución no nos sirve”, apela el presidente.

Las características que, según Correos, impiden que el barrio de Fuentemilano reciba correspondencia se encuentran recogidas en Real Decreto 503/2007, de 20 de abril por el que se regula la prestación de los servicios postales. Bajo esta normativa, el barrio se consideraría como zona de “entrega de envíos postales en entornos especiales o con circunstancias excepcionales”.

"Representamos el 20% de la población de Bustarviejo"

Para estas zonas se establecen los “casilleros concentrados pluridomiciliarios”, en caso de que concurran dos de las siguientes condiciones. En primer lugar, que el número de habitantes censados sea igual o inferior a 25 por hectárea. El segundo criterio alude a que el número de viviendas o locales sea igual o inferior a 10 por hectárea. Por último, en caso de que el volumen de envíos ordinarios no exceda de cinco envíos semanales.

“Superamos el número mínimo de viviendas y, en cuanto a exceder los cinco envíos semanales, es un criterio obsoleto ya que nadie se ajusta a ello a día de hoy”, reclama José Antolin para justificar que las características de Fuentemilano requieren de servicio postal a domicilio. “Hay 250 viviendas, de las cuales están habitadas 245 y hay 261 personas censadas. Representamos el 20 por ciento de la población de Bustarviejo”, argumenta el presidente de la asociación de vecinos.

El Real Decreto mencionado recoge además la posibilidad de una situación “provisional y por un plazo máximo de dos años” para paliar la falta de este servicio. Desde la asociación de vecinos denuncian que esta situación transitoria no se ha producido, ya que nunca han recibido correo postal en sus hogares desde que se construyeron las viviendas.

Ante esta situación, unido a la recogida de firmas, los vecinos preparan una denuncia ante el Defensor del Pueblo por esta situación que consideran “discriminatoria”. En este escrito, apoyado desde el Ayuntamiento de la localidad, reclaman dos días de servicio postal a la semana. Por el momento, hasta que obtengan respuesta, tendrán que seguir acudiendo a la oficina de correos a recoger su correspondencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios