www.madridiario.es

La pobreza se instala en la Comunidad de Madrid

jueves 19 de octubre de 2017, 12:20h

Son muy pocos los oídos que se prestan a escuchar las cosas importantes que se dicen desde la ONU: “la pobreza no es solo una cuestión económica. La pobreza es un problema de Derechos Humanos que tiene que ver con la falta de capacidades básicas para vivir con dignidad”. En estos días, además, en nuestro país el ruido nos distrae de prácticamente todo. Por ello, apenas ha tenido eco el Día Internacional contra la Pobreza y la Exclusión Social, que se conmemoró el pasado martes.

Ese día también se conmemoraba el centenario de la Revolución Rusa, sin duda la revolución más relevante del siglo pasado que tanto ha influido en el mundo y fundamentalmente en Europa. Aunque la historia nunca se repite, no aprendemos de sus lecciones. Actualmente el reparto de la riqueza se empieza a parecer mucho a lo que había hace cien años. Me refiero a un panorama con similitudes que llevaron a sociedades que se desvertebraban.

Coincidiendo con la mencionada jornada de erradicación de la pobreza, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) hacía público un informe con datos trágicos: casi un 28 por ciento de la población vive en riesgo de pobreza o exclusión social en España. Es decir, trece millones de personas.

De estas personas, un 82,1 por ciento son españolas y un 17,9 por ciento, extranjeras. Algo que puede resultar especialmente llamativo es que la mayoría trabaja, concretamente el 32,6 por ciento; una de cada cinco ha tenido que pedir ayuda a familiares o amigos para conseguir alimentos u otros bienes básicos y un 14, 7 por ciento ha tenido que acudir a una ONG para conseguir alimentos u otros bienes básicos.

Los estudios muestran que, además de pensionistas y personas con baja cualificación; una parte importante de los pobres de ahora son adultos, con nivel educativo medio o alto, con trabajo e hijos menores a su cargo y, fundamentalmente, mujeres responsables de familias monoparentales. Es en este escenario en el que la ministra de Trabajo, Fátima Bañez, aseguraba el pasado mes de agosto que la recuperación de la economía “a la española”, es una recuperación “sólida, sana y social”.

En Madrid la situación no es mucho más halagüeña. En un solo año, el número de familias pobres asciende a 84.000 y el número de personas bajo el umbral de la pobreza crece hasta el 21,7 por ciento. Detrás de estas cifras nos encontramos con una sociedad cada vez más dual y fragmentada. Mientras aumenta la pobreza en la región, la renta media del Área Urbana Funcional de Madrid (capital y municipios situados a menos de 20 kilómetros con elevada densidad poblacional), encabeza la renta media de los hogares españoles, con unos ingresos medios de 35.286 euros, seguido de Donostia, Bilbao, Barcelona o Vitoria.

En palabras de la secretaria de Política Social y Diversidad de CCOO de Madrid, Ana González, “la situación es de auténtica emergencia social si analizamos el impacto en las edades más tempranas”. Hablamos de más de 280.000 niñas y niños pobres, el 27,9 por ciento de los menores de 16 años; más de cuatro puntos de crecimiento respecto al año anterior, por lo que si no se corrige la tendencia, el futuro puede ser trágico para las próximas generaciones.

En nuestra región, la tasa de riesgo de pobreza ha caído en la actualidad a 17.238 euros para un hogar con dos adultos y dos niños, casi 140.000 familias (52,4 por ciento, un incremento de casi nueve puntos respecto al año anterior). Las nuevas realidades sociales, de las que tanto hablamos, también suponen la aparición de trabajadores pobres. Así, el riesgo de pobreza entre personas ocupadas, las personas que trabajan, se cifra en 383.000 (13,2 por ciento).

Si se cruzan datos de la tasa AROPE (tasa de riesgo y exclusión en español) nos encontramos con que en Madrid se ha multiplicado por tres entre 2008 y 2016 el concepto “hogar con baja tasa de trabajo” (BITH), pasando de un 3,5 por ciento a un 10,4 por ciento. Por clarificar, la intensidad de trabajo por hogar es la relación entre el número de meses trabajados efectivamente por todos los miembros del hogar y el número total de meses que, en teoría, podrían trabajar, como máximo, todas las personas en edad de trabajar del hogar.

Desde las Comisiones Obreras de Madrid denunciamos que a la situación de pobreza estructural del 16 por ciento, ya existente en 2007, hay que sumar las consecuencias de la recesión, de la crisis y de los recortes que han dejado en los huesos los mecanismos de protección. Ejemplo de ello es el descenso del número de personas que, apuntadas en las listas del paro, cobran algún subsidio habiendo tenido experiencia laboral. Esto es, la tasa de cobertura del desempleo en la Comunidad de Madrid ha descendido 17 puntos desde 2010, situándose en el 24,2 por ciento.

En este contexto, y a pesar de ese ruido ensordecedor despreocupado por las personas, hay que dar respuestas urgentes y alcanzar un Pacto Social contra el Empobrecimiento y el Desequilibrio Social en la Comunidad. Un acuerdo en el que las mujeres sean una prioridad por ser las más afectadas; un acuerdo en el que venimos planteando algunas prioridades como la revisión de la Ley de Renta Mínima de Inserción; una moratoria en el pago de impuestos vinculados a la vivienda habitual y necesidades básicas o una Ley reguladora del derecho a la vivienda que garantice el desarrollo real del artículo 47 de la Constitución.

A estas propuestas regionales hay que sumar algunas imprescindibles a nivel estatal como la derogación de las reformas laborales y la reforma del sistema de protección por desempleo para dar cobertura a las personas en paro. El futuro de la vertebración auténtica de este país está en juego. No podemos mirar para otro lado.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.