www.madridiario.es
FUE y FUSS: más allá del injerto básico en innovación capilar
(Foto: MDO)

FUE y FUSS: más allá del injerto básico en innovación capilar

martes 07 de febrero de 2017, 10:11h

La pérdida de cabello es una de las preocupaciones principales de hombres y mujeres, aunque entre ellos es más notable. Esto tiene que ver con la alopecia androgénica o calvicie de patrón masculino, que van en los propios genes. De hecho, la calvicie hereditaria es una de las razones que explica la pérdida gradual de cabello, aunque el estrés (alopecia areata) y afecciones producidas por hongos, bacterias o virus también pueden tener efectos perjudiciales en el cuero cabelludo.

La respuesta ante la pérdida progresiva de cabello es dispar: mientras algunos asumen las consecuencias y no dejan que su nueva imagen afecte a su autoestima, otros recurren a tratamientos estéticos especializados para tratar la caída. Sin embargo, no todos los reconocen. De hecho, los hombres que no lo hacen son mayoría, hasta un 82% según un estudio de la red de clínicas Corporación Capilar, cuyos se resultados se difundieron en 2014.

Las técnicas varían de una clínica capilar a otra, ofreciendo resultados que también pueden ser dispares.

FUE, FUSS y otras técnicas capilares

Innovación Capilar (http://innovacioncapilar.es) es una clínica dedicada al tratamiento capilar en Madrid. Ofrece la técnica FUE (Follicular Unit Extract), es decir, la extracción individual de folículos. Se trata, como explican en su web, de una variante quirúrgica de la técnica de microtrasplante folicular. Es, dicen, la técnica “más avanzada que existe” en torno al injerto capilar.

No es la única que ofrece esta clínica madrileña. Las siglas FUSS de la voz inglesa Folicular Unit Strip Surgery, por su parte, hacen referencia a la extracción de unidades foliculares con tira. En ella, se escoge una zona donante de la parte posterior o lateral de la cabeza, de la que se extrae una fina banda de piel con cabello, lo que requiere de sutura posterior. Queda una cicatriz que, explican en Innovación Capilar, es imperceptible incluso cuando se lleva el cabello muy corto.

Al margen de los implantes capilares, la web Clinica Capilar, que engloba distintas clínicas capilares, señala también la mesoterapia capilar. Se trata de un procedimiento para el cabello mediante el que se realizan microinyecciones de nutrientes con agujas muy finas en las zonas afectadas. Son vitaminas, oligoelementos o aminoácidos que sirven para combatir el efecto de los andrógenos, los mismos que contribuyen al debilitamiento capilar.

Investigaciones en torno a la calvicie y sus tratamientos

Que la calvicie o el riesgo de tenerla sea una característica común a muchos hombres, y que hoy día sea su principal preocupación estética, ha derivado en investigaciones científicas, como las llevadas a cabo por la clínica Svenson. Se trata de una de las más conocidas del sector. La empresa comparte sus resultados en congresos a nivel nacional e internacional, y son publicados en revistas especializadas.

Recientemente se ha ocupado del Efluvio Telógeno Agudo en las mujeres, la alopecia más frecuente después de la androgénica y que se caracteriza por una caída difusa, pero más brusca que ésta última. Tras estudiar a más de 500 mujeres, se concluyó por estadística que la primera causa relacionada con esta alopecia es la disfunción tiroidea. Le sigue la carencia de hierro, llevar una dieta severa, el estrés y la depresión y padecer una enfermedad tumoral que necesita cirugía mayor, entre otras causas.

La clínica también ha estudiado la respuesta que presenta Minoxidil, el único fármaco de uso tópico con eficacia contra la alopecia que, sin embargo, no funciona igual en todos los pacientes. También tuvo por objeto al fármaco antiandrogénico Finasteride y sus posibles efectos secundarios. Se observó que la incidencia de disfunción sexual entre los pacientes sometidos a él, entre dos y cinco años, era similar a la presentada por la población en general de varones.

Cuidado del cabello para prevenir

Svenson señala que la mejor forma de prevenir la caída de cabello es conocer los síntomas para, una vez identificados, poder actuar a tiempo sobre ellos. Tener muchos pelos sobre la almohada por la mañana, sentir molestias constantes en el cuero cabelludo, tener exceso de caspa o de grasa u observar debilitamiento pueden ser factores clave.

También lo es, por otra parte, la higiene capilar. Seguir una rutina adecuada pasar por lavar el cuero cabelludo y el pelo con frecuencia, tratando de usar champús que sean de calidad y, también importante, adecuados a cada tipo de cabello. En muchos casos, puede ser la mejor respuesta a la caída del cabello por exceso de caspa o de grasa, así como hacer desaparecer los picores.

Hacerse con una parafamarcia online de referencia, si se opta por esta vía, puede ser útil para el capítulo de salud y belleza. Los productos de farmacia especialmente indicados para el cabello pasan por champús indicados para cabello seco, graso o frágil, mascarillas reparadoras ultranutritivas e incluso cápsulas con vitaminas para el pelo y las uñas.

Hábitos saludables, la clave

Más básico aún que el cuidado adecuado del cabello es la buena alimentación. De ella no solo depende la buena salud del cabello, sino de todo el cuerpo. Como señala para ABC la nutricionista italinia Daniela Morandi, de Termas de Saturnia, hay alimentos especialmente buenos para el cabello: la vitamina A presente en las verduras de hoja verde, el hierro de la carne roja, el zinc de las carnes blancas, el magnesio de las almendras…

De hecho, Morandi señala que hay una parte estructural del pelo compuesta por proteínas, por lo que dietas que no tengan un buen aporte nutricional pueden estar detrás de la caída del cabello. Señala, en concreto, a dietas vegetarianas o hipercalóricas que no estén controladas por un experto.

Como la alimentación es importante, incluso más cuando se trata de adelgazar de forma saludable, webs como Factor Macros pueden ser de utilidad. Contiene todo tipo de dietas para bajar de peso, pero no solo eso. Estos planes se deben tomar como una excelente oportunidad para cambiar los hábitos en la consecución de un objetivo, que deben permanecer incluso cuando éste se haya alcanzado. Se trata de quedarse con una lección valiosa, la de cómo comer bien, que va mucho más allá del peso ideal.