www.madridiario.es

Barbero... y en casta te has de convertir

Por Ángel del Río
miércoles 17 de febrero de 2016, 09:50h
El concejal Javier Barbero, aprendió, tuvo conocimiento ayer del significado de ese refrán popular que dice: cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar. Y tuvo conocimiento porque tomó de su propia medicina, un genérico llamado escracher, que es un estimulante cuando se lo administra uno por propia voluntad, y se convierte en un producto repugnante cuando te lo meten a la fuerza. El concejal Barbero viene del frente Patio de Maravillas y de la revuelta callejera del 15-M. Él sable muy bien lo que es hacer una escracher, porque en su día lo hizo, y ahora sabe muy bien lo que es ser víctima de un escracher, porque ayer lo sufrió por parte de un numeroso grupo de policías municipales del Ayuntamiento de Madrid, en desacuerdo con algunas de las decisiones tomadas por el concejal.

Lo que ocurre, es que las mismas cosas se ven de manera diferente en función de que uno sea acosador o acosado. Cuando el señor Barbero participaba en escraches a políticos del Partido Popular, era una forma de libertad de expresión, que no debía cuestionarse, ni desde el punto de vista político, ni desde el judicial. Ayer fue él el escracheado, y entonces pasó de ser un acto de “libertad de expresión”, a una posible “incitación al odio”. Lo que un día el concejal entendía como un derecho a la protesta, que no podía ser impedido por la acción policial, ayer fue una situación que le llevó a pedir protección policial para librarse de los acosadores.

Qué distintas son las cosas cuando se pasa de sujeto activo a pasivo, cuando se cambia de acosador a acosado, cuando se está al otro lado de la frontera. Personalmente, y así lo he manifestado siempre, estoy en contra de que se coarte la libertad individual, que se acose, se presione, a través de esa nueva figura llamada escracher, pero para todos, incluso para los que han pasado del bando de los increpadores al de los increpados. El concejal Barbero ha dado un lamentable ejemplo de lo que es la interpretación de un acto en función de donde uno se encuentre. Estos eran los que estaban dispuestos a acabar con la casta. Y es que en el fondo, casta eres, y en casta te has de revelar.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios