www.madridiario.es
Sala 0 de la Audiencia Provincial donde se juzga el caso Madrid Arena. (archivo)
Ampliar
Sala 0 de la Audiencia Provincial donde se juzga el caso Madrid Arena. (archivo) (Foto: Kike Rincón)

Comienza la tercera semana del juicio del Madrid Arena

lunes 25 de enero de 2016, 10:33h
Comienza la tercera semana del juicio por la tragedia del Madrid Arena, que a lo largo de estos días sentará en el banquillo a los socios de Kontrol 34, los médicos encargados del servicio sanitario de la macrofiesta y el ex jefe de la Policía Municipal de Madrid.

El exjefe de la Policía Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo, está acusado de permitir el botellón que se realizó en el exterior del recinto municipal. También es el turno de los doctores Viñals (padre e hijo), encargados del servicio sanitario y que, según el auto del juez Rodríguez Palop, "son incapaces de detectar que las tres niñas que llegan a 'su enfermería' están en situación de parada cardiorrespiratoria y diagnostican que han fallecido".

Durante la séptima jornada, comparecerán en calidad de acusados los socios de Kontrol 34, Carlos Manzanares y Emilio Belliard, miembros de la empresa que puso a disposición del empresario Miguel Ángel Flores trabajadores para velar por la seguridad interna del recinto.

En la anterior jornada del juicio declararon Raúl Monterde, uno de los coordinadores del plan de seguridad de Seguriber, y Roberto Mateos, encargado del Control de Cámaras. Así, Monterde aseguró que trasladó a dos jóvenes heridas a la enfermería durante la avalancha, pero que se enteró de la tragedia dos horas después (cinco de la mañana) de que esta hubiera ocurrido. Del mismo modo señaló que le llegaron a avisar de una tercera chica "afectada" y que no avisó al servicio de Emergencias porque le comunicaron que Control ya había avisado al 112.

Además aseguró que los dos traslados de las jóvenes a la enfermería los realizó en compañía del vigilante del control de cámaras, Roberto Mateos García, con quien había acudido con anterioridad a cubrir una incidencia por un conato de incendio. El encargado de control de cámaras y vigilante de Seguriber, Roberto Mateos García, confirmó esta versión y señaló que se ausentó de su puesto de trabajo antes de que se produjera la avalancha para apagar pulsadores de incendios con el fin de evitar que sonara la alarma en el recinto municipal.

Mateos explicó que su misión era comprobar que las cámaras grababan. Respecto a si él vio algo por las pantallas aseguró que "intentaba ver". "Algo vi", puntualizó. Según relató, aproximadamente salió a las 00:30 para ver a unos compañeros, y a las 2:30 volvió a salir para "estirar piernas" y porque una camarera quería ir a un servicio próximo a su zona de control de cámaras.

Según su declaración, aproximadamente a las 3:10, un componente de mantenimiento llegó "nervioso porque no encontraba unos pulsadores de incendios". Entendió entonces que era "importante" que no sonara la alarma de incendios y salió a comprobarlos "vomitorio por vomitorio" junto a otros tres compañeros. Comprobó que los sistemas seguían grabando. Al poco tiempo les llevaron una víctima al control. "Llegaba un chico con una chica en muy mal estado", ha dicho. Alrededor de las cuatro de la mañana, salieron, comprobaron que tenía constantes vitales y decidieron llevarla al servicio médico de forma inmediata.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.