www.madridiario.es
Turismo sostenible, una tarea de todos (y para todos)
Ampliar

Turismo sostenible, una tarea de todos (y para todos)

jueves 13 de febrero de 2020, 09:49h

¿Te imaginas que toda Alemania decidiera hacer las maletas y venir de visita a España? Entonces, te puedes hacer una idea bastante aproximada de la cantidad de turistas extranjeros que visitaron España en 2019. Fueron casi ochenta y cuatro millones, algo más que la población total que reside hoy en el país germano, que es la más numerosa de la Unión Europea.

Este ejercicio también te permitirá comprender las enormes implicaciones que tiene para España su gran atractivo turístico. Las económicas son tal vez las más evidentes, ya que los turistas extranjeros se gastaron unos 92.377 millones de euros. Además, el aporte del sector al PIB del país ronda el 12,3%, mientras que su peso en el mercado laboral es del 12,7%, con algo más de setenta y cinco mil empleos creados en 2019.

Sin embargo, el turismo no solo representa ganancias económicas o nuevos puestos de trabajo. La visita de tantas personas cada año pone a prueba la propia resiliencia del país. Hay que abordar muchas cuestiones, como el impacto medioambiental de esta actividad o el que ejerce sobre comunidades anfitrionas y patrimonio. Este es el motivo por el que el turismo apuesta cada vez más por un desarrollo sostenible como opción para asegurar su propio futuro.

Qué es el turismo sostenible

Las imágenes de una Venecia masificada o de atascos de montañistas en el Everest son dos ejemplos extremos, pero ilustrativos de lo que puede llegar a suponer el turismo sin control. Se trata de un sector que ha experimentado una auténtica explosión en los últimos años por la eclosión de las compañías aéreas low cost, que han multiplicado plazas y rutas, así como por la irrupción de las nuevas plataformas de economía colaborativa.

La presión del turismo sobre el ecosistema, la economía y la sociedad ha llevado a la propia Organización Mundial de Turismo (OMT) a promover una nueva manera de gestionar esta actividad. Se trata del turismo sostenible, que según el organismo es aquel que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas.

Tal es la influencia del turismo a escala global, que la propia OMT explica cómo la sostenibilidad misma del turismo puede tener un impacto directo en todos y cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados por la ONU. Entre ellos, la reducción de la desigualdad, la sostenibilidad de las ciudades o incluso la respuesta ante el cambio climático.

En definitiva, la gestión sostenible del turismo trata de convertir las posibles amenazas de esta actividad sobre ecosistemas, comunidades, patrimonio y economías locales en una oportunidad para mejorar el mundo de manera efectiva. También de asegurarnos un turismo responsable durante muchos años.

Los tres mandamientos del turismo sostenible

Para lograr sus propósitos, el turismo sostenible busca el equilibrio entre las tres principales dimensiones de esta actividad: la económica, la sociocultural y la medioambiental. Solo de esta manera se podrá asegurar la sostenibilidad del sector a largo plazo.

En este objetivo, se deben implicar todas las partes involucradas en la actividad: desde las empresas a los turistas, pasando por las propias comunidades que se visitan. Para ello, la OMT propone tres líneas principales de actuación.

En primer lugar, el organismo recomienda optimizar el uso de los recursos medioambientales, un elemento fundamental del desarrollo turístico, de tal manera que se mantengan los procesos ecológicos esenciales y se conserven tanto los recursos como la diversidad biológica. La OMT también anima a respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades anfitrionas, así como a conservar sus activos culturales, arquitectónicos y tradicionales, fomentando el entendimiento entre distintas culturas. Por último, un turismo sostenible requiere asegurar actividades económicas viables a largo plazo, que reporten beneficios socioeconómicos bien distribuidos, con oportunidades de empleo estable que ayuden a reducir la pobreza.

Cómo potenciar la sostenibilidad en el turismo

Las herramientas que se pueden utilizar en esta estrategia son variadas: la desestacionalización del turismo, la concienciación sobre el cuidado del patrimonio histórico o incluso la elección de los medios de transporte más respetuosos con el medio ambiente son solo algunas de ellas. En este sentido, Administración e industria ya se han puesto manos a la obra para desarrollar distintas medidas que ayuden a conseguir la sostenibilidad en el sector.

Se trata de esfuerzos que ya han comenzado a dar sus frutos. Por ejemplo, en el caso de la Comunidad Valenciana, su sector turístico opina que los clientes que la visitan son bastante adecuados para el desarrollo de un turismo sostenible, según un informe elaborado por ESADE y presentado junto con CaixaBank. En Andalucía, este mismo estudio indica que sus hoteleros apuestan fuertemente por la biodiversidad, haciéndola compatible con el sol, la playa y las ciudades monumentales. Además, el sector turístico en España apuesta cada vez más por la calidad en su oferta, una estrategia a la que los turistas responden de manera positiva, según el último Informe sectorial de turismo de CaixaBank Research.

También las entidades financieras tienen mucho que aportar a esta apuesta del turismo por alcanzar su sostenibilidad. En el caso de CaixaBank, se trata del primer banco europeo en formar parte de la Organización Mundial del Turismo como miembro afiliado, un nombramiento que refleja su compromiso a la hora de promover un desarrollo del turismo sostenible, clave para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Además, la división CaixaBank Hotels&Tourism apoya a las empresas del sector mediante financiación, con líneas específicas para impulsar su dinamización y una especial sensibilidad hacia los proyectos que contribuyan tanto a la sostenibilidad medioambiental como a la inclusión social.

El año pasado (2019), la entidad concedió 3.336 créditos por un valor total de 2.186 millones de euros para proyectos de este sector, un 16% más. Ya en 2020, ha otorgado su Premio a la Responsabilidad Social Corporativa 2020 a Meliá Hotels International por su proyecto CO2perate, de optimización de sus recursos para reducir emisiones y consumo de agua y potenciar el consumo de energías renovables.

Conseguir un turismo de calidad y sostenible es una tarea en la que debemos implicarnos todos. Maximizar la satisfacción de los turistas, así como el bienestar de comunidades y ecosistemas, no solo es un objetivo deseable, sino también alcanzable.

Consultar más información en el Blog de CaixaBank

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios