www.madridiario.es
Terapia de protones, un gran avance en la lucha contra el cáncer
Ampliar

Terapia de protones, un gran avance en la lucha contra el cáncer

miércoles 16 de septiembre de 2020, 19:08h

La ciencia avanza a diario en la búsqueda de tratamientos que solucionen enfermedades tan extendidas y con alta mortalidad como es el cáncer. La terapia de protones es uno de los tratamientos más punteros para llegar a los tumores haciendo el menor daño posible a las zonas junto al mismo. Se trata de una herramienta de precisión en la lucha contra el cáncer que mejora notablemente la calidad de vida de los pacientes.

La terapia de protones, conocida también como protonterapia o terapia con protones, es un tratamiento de radiación, pero utilizando protones en vez de rayos X. Esta salvedad la convierte en una forma más efectiva de llegar a los tejidos tumorales sin irradiar las zonas colindantes sanas, por lo que los efectos adversos del tratamiento se reducen al tener menor toxicidad. En comparación con otras formas de radioterapia externa, la terapia de protones, tecnología punta contra el cáncer, ofrece la ventaja de focalizar dosis más altas de radiación en el tumor, mientras se pueden reducir estas dosis en las zonas adyacentes al mismo.

A quién está destinada la terapia de protones

La terapia de protones, o protonterapia está indicada especialmente para el tratamiento de tumores en los que sea difícil el acceso o que estén cercanos a órganos vitales o de riesgo. El sistema permite que el tiempo de irradiación para inactivar el tumor sea el mínimo con la consiguiente mejora de la seguridad y comodidad para los pacientes.

La protonterapia debe estar expresamente propuesta por el equipo de oncología que trate al paciente, puesto que no todos los enfermos pueden beneficiarse en igual medida de ella. En concreto, suele ser más efectiva para tratar tumores localizados, es decir, los que no se han diseminado por otras zonas del cuerpo. Pero si el tumor tiene metástasis, entonces la terapia de protones puede ser una opción, dependiendo de cuánta metástasis haya en el cuerpo así como de otros factores intrínsecos del paciente.

En el caso de los niños y jóvenes, este tratamiento es el elegido para hacer frente a los tumores que se puedan tratar con terapia externa, ya que reduce los efectos desfavorables en tejidos sanos y estructuras corporales en crecimiento.

En qué tumores es más efectiva

Hay varios tipos de cáncer en los que suele utilizarse la terapia de protones para su tratamiento, ya que diversos estudios demuestran que es muy efectiva: cáncer cerebral, cáncer en la cabeza o en el cuello, cáncer en la columna (condrosarcoma), cáncer en el sistema linfático, cáncer de próstata, cánceres pediátricos, cáncer de pulmón, cáncer de mama, o cáncer de cualquier tipo en el ojo.

Aplicar la terapia de protones en el tratamiento de los tumores ha sido un gran avance para los pacientes enfermos de cáncer y para los especialistas médicos que los tratan, puesto que los enfermos han mejorado bastante su calidad de vida.

Ventajas de la protonterapia en la calidad de vida

La medicina ha evolucionado y se apoya cada vez más en la alta tecnología para tratar enfermedades como el cáncer de forma cada vez más precisa y eficaz.

Una de las excelencias de la protonterapia es que su avanzada tecnología, permite precisar con más facilidad en qué zona concreta debe focalizarse el rayo de protones, consiguiendo así evitar el daño en las células sanas alrededor del tumor.

Al ser tan precisa en su aplicación, la terapia de protones permite que las dosis de radiación se puedan aumentar sobre la zona afectada, sin dañar al resto del cuerpo. Asimismo, los efectos secundarios son más tolerables para los pacientes que las consecuencias de una sesión de quimioterapia.

Por otra parte, en los casos en los que la radioterapia de fotones (rayos X) no está aconsejada al paciente por sus características personales o el riesgo que conlleva debido a enfermedades previas, se puede optar por la terapia de protones para mejorar la calidad de vida del paciente.