www.madridiario.es

¿Cómo aumentar la seguridad en las cerraduras de puertas principales?

lunes 10 de febrero de 2020, 14:00h
Las puertas principales son las que tienen por objetivo garantizar la seguridad de viviendas y comercios, mientras que las secundarias no buscan tanto la seguridad sino la privacidad.
¿Cómo aumentar la seguridad en las cerraduras de puertas principales?
Ampliar

Vemos puertas secundarias en baños, en habitaciones y en otras estancias. Para alcanzar el objetivo de la seguridad, debemos escoger puertas resistentes y cerraduras potentes.

En las puertas secundarias, salvo casos excepcionales, no son necesarios sistemas de seguridad y, en caso de colocar alguno, basta con algún cerrojo desde el interior de la estancia. En cambio, para las puertas que dan acceso a la vivienda o el local comercial, estos sistemas sí son obligados porque los episodios de robo o acceso indebido pueden ocurrir en cualquier momento. Mucha gente busca incluir cerraduras adicionales para evitar estas situaciones, incluso en puertas blindadas y acorazadas.

Cerraduras adicionales, una fórmula para complementar la seguridad

Las cerraduras adicionales son sistemas de seguridad cuy función es complementar la seguridad de la puerta pero no se encargan de abrir o cerrarla. Son muchos los tipos de cerraduras adicionales existentes, pero es importante saber que estas no llevan “el golpe”, pues esta función es exclusiva de las cerraduras principales. De lo contrario, serían los propietarios quienes tendrían problemas en abrir la puerta.

La cerradura principal debe ser obligatoriamente de seguridad para resistir los ataques de personas ajenas a la propiedad. Cuando las cerraduras principales no cuentan con niveles de resistencia adecuados y las puertas no tienen suficiente estabilidad para resistir ataques, la instalación de estos sistemas accesorios es una fórmula para añadir más seguridad a la vivienda o el local comercial.

En cualquier caso, para conseguir una seguridad casi plena, no basta solo con añadir cerraduras adicionales, sino que hay que incorporar medidas como las que propone cerrajeros Mostoles: sistemas de videovigilancia, mirillas digitales o controles de mantenimiento

Criterios para seleccionar el mejor cierre secundario

Los cierres secundarios o adicionales pueden ser de muchos tipos pero los más utilizados son los cerrojos y las cerraduras electrónicas. A la hora de elegir estos sistemas es importante que el dispositivo elegido tenga algunas características básicas de seguridad, como por ejemplo que sea antibumping, que incorpore escudo protector para evitar la extracción o que sea resistente al uso de taladros. En el caso de los cerrojos, no todos ellos cuentan con estas características.

Otra recomendación es dejarse asesorar por cerrajeros profesionales, que son quienes mejor conocen cuáles pueden ser estos elementos resistentes a incluir. Además, los cerrajeros 24 horas ofrecen servicios urgentes en cualquier momento del día y todos los días de la semana.

¿Se pueden instalar cerraduras adicionales en las puertas blindadas?

El uso de cierres secundarios es apropiado especialmente en puertas tradicionales que a simple vista parecen más franqueables por lo que, en un principio, no tendría sentido en las puertas blindadas o acorazadas. Pero la realidad es que muchos usuarios sí optan por instalarlos en este tipo de puertas, cuando la decisión óptima es no hacerlo.

Instalar cerraduras adicionales a puertas blindadas contribuye sobre todo a que el propietario tenga mayor percepción de seguridad, pero no se gana en seguridad real. Con puertas blindadas y acorazadas, lo más sensato es incluir otros dispositivos adicionales en la cerradura principal, como protectores de cerraduras o bombines de seguridad.

Las puertas blindadas y las acorazadas ya ofrecen una seguridad suficiente y, en la mayoría de los casos, están equipados con sistemas antibumping y son resistentes a intentos de acceso indebido mediante métodos como el ganzuado.

¿Son recomendables los cerrojos en puertas blindadas?

Las puertas blindadas forman parte del grupo de las puertas de seguridad y son más eficaces que las tradicionales. Estas puertas quedan alojadas en marcos de madera y están reforzadas por pletinas de hierro.

Incluir un cerrojo en una puerta blindada no es aconsejable, pues en este caso la seguridad real no va a ser mucho mayor que la que ofrece la cerradura principal y la propia puerta. No obstante, muchas personas se sienten más confiadas con un cerrojo instalado, el nivel de percepción de la seguridad es mayor, más tranquilidad.

En puertas blindadas, que son huecas en su interior, los tornillos del cerrojo no encuentran anclaje real y quedan ligados a un pequeño tablera de unos pocos milímetros, de modo que puede ser destruido mediante un golpe fuerte. Cuando se incluye un cerrojo en las puertas blindadas, lo más frecuente es sujetar dos tornillos a la placa de la puerta.

Es posible que con esa medida el cerrojo proporcione cierta seguridad, pero no alcanza el nivel de seguridad que ofrecería un anclaje con más tornillos. Por otro lado, debemos considerar que si un delincuente tiene como objetivo abrir una puerta blindada, un cerrojo no ofrecerá ningún tipo de resistencia a sus pretensiones.

Los cerrojos sí resultan útiles en las puertas acorazadas, ya que con estas se puede conseguir la sujeción necesaria para estos cierres secundarios. Aquí sí podemos hablar de que la seguridad percibida es asimilable a la seguridad real.