www.madridiario.es

Pep Guardiola ante la mayor remontada de su carrera

martes 19 de noviembre de 2019, 09:59h
Las competiciones ligueras son muy traicioneras para los equipos con un gran potencial. Ganar un torneo doméstico ha dejado de otorgar el prestigio de antaño debido al crecimiento mediático de la Liga de Campeones, la competición de fútbol de clubes más importante del planeta fútbol.
Pep Guardiola ante la mayor remontada de su carrera
Ampliar

Parece que ganar una Liga es tan fácil como hacer la cama y esta es una percepción errónea. Conseguir un título de Liga ha pasado a ser más una exigencia que un motivo de celebración y de orgullo, al menos para los equipos grandes. Los aficionados olvidamos un factor muy importante y es que la Liga solo la puede ganar un equipo y son varios los que aspirar a ganarla, habiendo, en ocasiones, bastante competencia para alzarse con el torneo.

El Manchester City contra las cuerdas

Algo así le viene ocurriendo al Manchester City entrenado por Pep Guardiola. El conjunto citizen ha ganado las 2 últimas Premier League, pero no ha tenido suerte en la Liga de Campeones, campeonato en el que no ha conseguido pasar de la ronda de cuartos de final y que comienza a convertirse en una obsesión para el club de la ciudad de Manchester.

Los dos últimos años apenas se le ha dado mérito a las Ligas conquistadas por el equipo que dirige Guardiola. El de Santpedor, desde las ruedas de prensa, no se cansa de lanzar el mensaje de que ganar la Liga es una gran satisfacción y que, lograrlo, tiene mucho mérito.

Existen varias diferencias entre la Liga de Campeones y los torneos ligueros, competiciones en las que se pueden implementar estrategias y sistemas de apuestas deportivas con el objetivo de ganar un dinero adicional y demostrar los conocimientos futbolíticos. La Champions comienza con una liguilla que suele ser, salvo excepciones, un mero trámite para los equipos más poderosos del continente. Una vez superada la fase de grupos, llegan los cruces de octavos de final, donde las cosas ya se ponen más serias, pero donde pueden darse algunos enfrentamientos desiguales. A partir de los cuartos de final, solo quedan equipos complicados. Independientemente del nivel de la plantilla cualquier equipo que haya conseguido pisar los octavos de final de la Champions es un equipo difícil de batir y con la capacidad suficiente como para eliminar a cualquier rival a doble partido.

La Premier League –cualquier campeonato liguero- exige una regularidad y mantener una fuerte motivación. En la actualidad cualquier equipo está preparado para dar una sorpresa y, para que eso no suceda, los equipos no pueden relajarse, algo muy complicado de conseguir cuando vienes de ganar varios torneos caseros y aspiras a cotas más altas como la Copa de Europa. Ese el verdadero peligro de la Liga, mantener el nivel para no dejarse puntos por el camino. Hasta ahora el equipo mancuniano lo había conseguido, pero este año no están llegando los resultados en Inglaterra, lo que, unido a la magnífica actuación del Liverpool, ha dejado al City en cuarta posición, 9 puntos por debajo del equipo de Klopp, que se muestra intratable en la Premier.

El equipo de Pep Guardiola debe encontrar la manera de reconducir su camino en la Premier si quiere llegar al final de la temporada con opciones de ganar la Liga. Viendo el estado de forma del Liverpool no será fácil.