www.madridiario.es

Normalizar la ignominia

viernes 08 de marzo de 2019, 10:35h

La ignominia es una afrenta pública o una ofensa grave que sufre el honor o la dignidad de una persona. Las personas homosexuales, de un sexo u otro, sufren el descrédito al no respetarse las leyes que protegen su derecho a ser como quieran. Algunos, incluso, no solo no respetan a estas personas del colectivo LGTBI sino que proclaman su intención de derogar las normas que les permiten ser consideradas seres humanos con derechos y que reconocen el derecho a la diferencia.

Las personas del género femenino cuentan con leyes que las protegen de la violencia de género y con normas que acercan a este colectivo a la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Algunos consideran que lo más normal es hacer declaraciones para deshonrar a las mujeres que llevan decenas de años luchando por sus derechos, que están todavía lejos de los de los hombres. Otra ignominia más que coincide, en esta ocasión, con los actos reivindicativos del movimiento del 8 de marzo del movimiento feminista, que no es ni más ni menos que la defensa de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y el deseo de acortar las brechas salariales y de otros tipos entre géneros.

Las personas que vienen de otros países también tienen derechos y los que insultan a los inmigrantes y les hacen responsables de los males que sufre la sociedad, solo se dedican a lanzar bajezas e infamias contra los que vienen a España para alcanzar una vida digna que en su país de origen es inalcanzable. Otra ignominia.

Ignominia tras ignominia contra demasiados colectivos de seres humanos con derechos que provocan normalizar estas afrentas. Vemos cómo día a día se habla de eliminar derechos que se habían alcanzado a lo largo de los años gracias a movilizaciones que costaron sangre, sudor y lágrimas durante demasiadas ocasiones a lo largo de los tiempos.

La ignominia surge con la aparición de nuevas formaciones de extrema derecha que pretenden hacer saltar por los aires derechos ya conquistados, que huelen a naftalina y recuerdan etapas en las que la normalidad era otra en las que los derechos de determinados colectivos formaban parte de la anormalidad en vigor en tiempos pasados y ya superados.

Estos derechistas han conseguido, debido a que estamos en las puertas de nuevas elecciones generales, locales y regionales, contagiar sus locuras a formaciones que desde el centro y la derecha han girado a posiciones ignominiosas para evitar la posible fuga de votos, ignorando que los gais, los inmigrantes y las mujeres conquistaron derechos que ahora se pueden perder por el impulso de la geometría política y los sondeos.

Si normalizamos la ignominia, se conseguirá retroceder en el tiempo y dar la palabra a los que consideran que los hombres están acorralados por las leyes feministas, que los negros, los moros y demás extranjeros vienen a quitar a los nacionales sus ayudas y que todo está mucho mejor retrasando el reloj de la historia y volviendo a los tiempos en los que los derechos eran lo que nos daban las derechas. No más ignominias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Normalizar la ignominia

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    13466 | RAZORS EDGE - 15/03/2019 @ 20:57:10 (GMT+1)
    La ignominia no es solo eso, es tener un país con un 50% de paro juvenil, por ejemplo, o más de 600 muertos en accidentes laborales al año. En España solo se habla de feminismo, NO de crisis, ni de deuda económica con europa, es lo que hay señores; en España no hay masa crítica. La rana se cuece lentamente y sin ser consciente de ello; es más; NO QUIERE SER CONSCIENTE.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.