www.madridiario.es

Opinión

Un dedo y un punto final

martes 13 de octubre de 2015, 10:52h
Casi todos los fines de semana del año tienen un evento o una circunstancia que les da nombre. Este ha sido el de la President´s Cup por más que no nos toque de cerca porque no somos ni norteamericanos ni del resto del mundo salvo Europa.

Aun así, nos gusta mucho el golf, y aunque las ediciones anteriores, diez si no me equivoco, se distinguieron por ser bastante previsibles, con victorias cantadas de los americanos salvo en una y un empate cortesía de Jack Nicklaus en otra, no nos hemos perdido la undécima edición y la President´s nos lo ha agradecido.

El formato ha variado levemente, lo justo para que se repartieran dos puntos menos, treinta en lugar de treinta y dos, y con tan sutil diferencia han conseguido una competición divertida y que ha tenido eso, competición.

Casi en todo momento ha sido Estados Unidos la que ha ido delante, es verdad, pero ha habido leves periodos de empate y en el último hoyo del último partido se ha decidido la victoria. No se puede jugar una competición por equipos que resulte más competida, esa es la verdad, y me alegra por lo bien que lo hemos pasado y por el empujón que supone para la President´s, que con las continuas victorias americanas de los últimos años se moría poco a poco.

Lo primero, casi lo único que tiene que tener una competición es la posibilidad de que gane cualquiera de los dos equipos. Si yo juego al tenis con Rafa Nadal o llamo nenaza a Mike Tyson no hay competición, hay paliza. Con este nuevo sistema que incluye cinco “foursomes” el jueves, cinco “fourballs” el viernes, cuatro y cuatro el sábado y doce individuales el domingo se ajustan las posibilidades y gana el golf.

Ya sé que la gran cantidad de torneos que podemos ver por televisión se la debemos al “medal play”, y que el “match play” es difícil de televisar de modo entretenido, pero cuando una competición por hoyos resulta disputada es insuperable. Disfrutamos con los grandes, con los campeonatos del mundo y con los torneos regulares, es verdad, pero la Ryder y parece que ahora la President´s son siempre divertidas y crean afición incluso entre los no iniciados. En fin, sólo queda felicitar a los americanos y sobre todo al capitán Jay Haas, que eligió a dedo a su hijo, fue criticado por ello y, mira por donde, el punto final y decisivo lo gano el chaval.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios