www.madridiario.es

El Salvaje Ensanche

lunes 31 de agosto de 2015, 14:14h
Por las calles del Salvaje Ensanche también se ve cruzar plantas rodadoras.

No existe, sin embargo, un solo árbol bajo el que cobijarse del sol abrasador del verano. El silencio reina por el día, haciendo más perceptible si cabe el hedor proveniente de Valdemingómez.

Pero al menos hay calma en sus amplias calles. En unas horas llegará la noche, y con ella el miedo de los vecinos que sobreviven en esta ciudad sin ley. Todo está permitido en el Salvaje Ensanche. Aquí también han encontrado sustento los buitres, especialistas en sacar tajada allá donde se pueda entrever sufrimiento. Por eso han convertido lo que otrora fueron viviendas sociales en conflictivos salones que marcan la vida del Salvaje Ensanche. Las familias humildes, que madrugaban para encontrar esas pequeñas pepitas de oro que la gobernadora anterior les garantizó en la zona, han dado paso a forajidos sin oficio ni beneficio. Y las peleas, las broncas, las borracheras y los gritos son el sonido que regalan cada noche.

Los hombres del sheriff, por desgracia, son pocos y no pueden hacer nada ¿Cómo erradicar un problema tan serio sin medios y bajo las órdenes directas de quienes llevaron al Salvaje Ensanche a esta situación? Los vecinos mientras huyen a otras ciudades más civilizadas, o se esconden en sus casas sin atreverse siquiera a mirar por la ventana. Imaginan un instituto público o un sanatorio. Pero sobre todo anhelan el día en que llegue un nuevo sheriff y expulse a los bandoleros de la ciudad. Que en el Salvaje Ensanche no hay oro lo descubrieron nada más llegar. Ahora se conforman con vivir en paz para poder empezar a construir un nuevo sueño.

Ignacio Benito.
Concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid.

Ignacio Benito

Concejal socialista Ayuntamiento de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios