www.madridiario.es

Votad

viernes 22 de mayo de 2015, 08:04h

No es que sienta que un voto sirva para mucho, apenas un soplo al viento. Pero si todos pensaran lo mismo no existiría la democracia, que tampoco alcanzo a comprender si es tan buena como nos la pintaron, a tenor de que según la estúpida Ley D'Hont un voto vale lo que vale su empadronamiento, por lo que, a menos numero de votantes en zona, más vale su decisión y al contrario. Con lo que una mayoría agrupada en una gran ciudad pinta menos que la Tomasa en los títeres, mientras que si te presentas en una pequeña provincia con pocos habitantes, te votan 10.000 y eres capitán general. Esto desanima y mucho, porque en mi opinión incumple un principio fundamental de la Constitución Española y es que todos los españoles son iguales ante la ley y tiene los mismos derechos. No, oiga, no. Hay que abolir esa ley absurda que da pábulo casi absoluto a minorías en detrimento de la representación de la mayoría. Que si, que ya nos sabemos que antes, cuando este país estaba poco poblado y bla bla... pero eso es de la época de Maricastaña, como casi todo en este país. Aún con esa desventaja, las gotas del mar son insignificantes, pero juntas forman un océano poderoso.

Esta semana será decisiva para muchos lugares de España, y en Madrid se decide que vamos a querer, o mejor, quien nos va a representar (si es que eso es aún posible) a la hora de mejorar nuestro sistema de vida social, publica, cultural y económica. Quien y que nos van a aportar y cuanto nos va a costar vivir aquí; simplemente.

Y hay que meditarlo, porque aquí todos cantan al son que más les calienta... y a nosotros nos calienta muy poco sus ardores de poder; al contrario, nos dejan helados y casi siempre desplumados.

Reconozco que vivir en Madrid es un privilegio, no tanto como en Navarra o Euskadi donde sus privilegios fiscales son inalcanzables, ya que ser piantes les ha salido muy a cuenta, pero salvo esa excepción, no estamos nada mal por aquí, aunque siempre susceptibles de empeorar si nos quitan privilegios ganados, como la supresión del impuesto de transmisiones de padres a hijos, que hay quienes creen que debemos pagar una casa, nuestra casa, no una vez al banco, sino varias veces en impuestos, y luego quieren mas cuando tu hijo la hereda. Mal. Y así todo.

No votéis de oído, no votéis por modas costumbre o simpatías, por amabilidades ni miedos, nos os dejéis engatusar, que este pueblo nuestro lucho hasta con las tropas napoleónicas cuando hubo urgencia, y este es un momento de urgencia.

No penséis en declinar ir a las urnas "porque no se lo merecen", "te son indiferentes" "han decepcionado" o "no te mueven" NO.

Luego todo el mundo criticara la labor del político, pero el político que manda hoy lo elegimos ayer, y lo ensalzamos o destituimos nosotros, solo ahora, solo en tiempo de elecciones. Por eso debes votar.

Hay que votar a quien nunca te haya defraudada, votar a quien merezca tu confianza, votar a quien defienda tus valores y formas de entender la vida, quien defienda y respalda lo que eres y defienda el dinero que solo tu ganas, y olvidarte de esos que prometen imposibles cuentos de hadas de vidas regaladas en la opulencia publica. Eso hoy en este país con una economía seca no existe ni puede existir, de donde no hay no se puede sacar.

Es tiempo de votar, para con ello botar lo demagogo, lo engañoso, lo inoperante, lo intolerable, lo irrespetuoso y lo miserable de un momento donde en política nada es lo que parecía, nada es como fue; y porque el futuro lo hacemos con decisiones que debemos tomar entre todos cuando nos dejan opinar.

Tu voto útil? solo es uno, el que le des a quien creas que de verdad representa quien eres, lo que crees y quieres para un tiempo corto de los próximos cuatro años por delante. Siempre he pensado que el pensamiento, el corazón y el voto nunca deben estar cautivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios