www.madridiario.es
Pedro Montoliu Camps
Pedro Montoliu Camps

El fin de una etapa

lunes 02 de junio de 2014, 12:25h

El pasado 23 de marzo moría Adolfo Suárez, el presidente de Gobierno que acometió la transición política. Este 2 de junio ha abdicado el rey que impulsó dicha transición. Se pone así punto final a una etapa, justo cuando hasta el presidente de Gobierno actual, Mariano Rajoy, por primera vez, ve factible cambiar la Constitución que sancionó precisamente aquel proceso político.

La marcha del rey y su sustitución por Felipe VI era esperada desde hace algunos meses ante el deterioro de la imagen de la monarquía -cacerías, Caso Nóos, etc- , pero contaba con la oposición de quienes no querían que se viera como una consecuencia directa por las críticas que en los últimos años ha cosechado don Juan Carlos y también se oponían quienes eran partidarios de que se produjera un relevo tradicional tras el fallecimiento del titular.

Unos y otros tuvieron que plegarse ante la realidad: la Monarquía no era ya la institución apoyada por la inmensa mayoría de los españoles. En la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas de mayo de este año, la nota que obtuvo la institución fue del 3,72, cuatro décimas más que un año antes.

En estas circunstancias se imponía un cambio que el propio rey tomó, al parecer, el pasado mes de enero, tras cumplir 76 años, y en el que pesó sin duda su estado de salud. No se dio a conocer entonces la decisión sino que se esperó a que el rey pudiera hacer algunos viajes de Estado para preparar el cambio.

Ahora, tras el desplome de los dos grandes partidos políticos en las elecciones europeas, con el conflicto de Cataluña necesitado de un verdadero golpe de timón constitucional antes de que el problema se extienda al País Vasco, con el crecimiento de partidos que defienden la vuelta a la República, el rey ha decidido que ha llegado la hora de un cambio que muchos piensan que debería haberse producido hace tiempo.

No ha sido así, por lo que habrá que esperar a ver si Felipe VI es capaz de restañar las heridas. El futuro de la Monarquía en la España del siglo XXI depende de ello.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios