www.madridiario.es

Dolor y decepción

lunes 09 de septiembre de 2013, 13:40h

Leo a todos los sabios y profetas locales hablar y escribir ahora, a toro pasado, y parece que todos sabían de las razones que nos han cerrado el paso a ser la ciudad elegida como sede de los Juegos Olímpicos de 2020. No puedo expresar mi gran decepción en el momento en que el seco Rogge anunció que Madrid quedaba eliminada en la primera ronda. 

Creo que 2012, y el 2016 no hubieran sido los momentos oportunos para organizar unos JJ.OO. en Madrid, pero 2020 sí era el tiempo justo. A siete años vista se perfila como un momento no solo adecuado sino el más conveniente. Dolor y decepción. Nos han vendido una moto y nos la hemos creído por tercera vez, tras los cantos de sirena de los técnicos, que nos puntuaron como la mejor ciudad de las tres. Esa es mi lectura inicial de lo que después creo que es una tomadura monumental de pelo del COI a la organización española y la ilusión , no solo de los madrileños, sino de un gran colectivo de españoles entre los que incluyo una élite deportiva nacional que necesita exposición, dinero y ayuda para subsistir en estos tiempos. 

Estamos en la curva más baja de la ola viviendo un momento de vacas flacas nacional, cierto; pero ¿quién duda de que este tiempo pasará, y el espíritu de lucha de los españoles volverá a abrirse camino para encontrar la manera de volver a estar en el sitio que nos corresponde en el mundo? No nos quieren ni nos valoran, y no pesamos tanto como imaginamos en el mundo.

Los que justifican esta decisión del COI basándola en nuestra política, familia real y un largo etcétera de absurdos, parece que olvidan que hemos llegado a la final, por lo que desde el minuto 1 todo eso se sabía; es más, se supone que hablamos de capacidad organizativa para albergar lo que conllevan unas Olimpiadas, y eso lo tenemos. Aún más, si el COI necesita tantos datos de toda índole para valorar una ciudad como futura sede, haciendo que te abras en canal ante ellos para seguir pasando sus filtros hasta llegar a ser ciudad finalista, ¿no deberían dar una explicación completa, oficial y obligatoria que justifique su votación eliminatoria?

Necesitamos saber; salvo que no debamos constatar que el espíritu olímpico ya no es tal ni existe, que se ha transformado en un mercadeo de negociados donde lo que menos cuenta es lo que debería contar, donde prima el "tanto tienes, tanto vales" o tanto puedes valer, en función de intereses que nada tengan que ver con la deportividad y la competición justa.

Lo único positivo sacado de este mal trago ha sido conocer un poco más de cerca la valía expresiva de Felipe de Borbón, muy por encima de políticos y representantes locales. No sé si han quedado ganas, pero si de mí dependiera, me olvidaría durante un largo tiempo de estos señores del COI, salvo para ganarles medallas, que de eso sí saben nuestros deportistas, y ahí no hay nada que pueda manipularse.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios