www.madridiario.es
Decepcionante corrida de Adolfo Martín

Decepcionante corrida de Adolfo Martín

Por Emilio Martínez / DC
sábado 30 de mayo de 2009, 00:00h
No funcionó el encierro de Adolfo Martín, justo de casta y fuerza, por lo que a excepción de la lidia del cuarto, que desaprovechó Frascuelo, el festejo fue aburrido. Uno más, y van...
Cinco toros de ADOLFO MARTÍN, bien presentados y complicados, que cumplieron en el caballo excepto el manso y descastado 2º. 4º encastado y 6º muy flojo. 5º, segundo sobrero -en sustitución de uno del hierro titular y del primer sobrero de Sepúlveda, inválidos-, de ARAÚZ DE ROBLES, noble y mansote, pero flojo. FRASCUELO: silencio; pitos.- RAFAELILLO: silencio; silencio.- JAVIER VALVERDE: silencio; silencio.-Plaza de Las Ventas, 29 de mayo.- 23ª de feria. Lleno
==========================================================================
Una de las corridas toristas por excelencia, los 'albaserrada' de Adolfo Martín, no ofreció el juego esperado y decepcionó ampliamente en Madrid. Para colmo, el único bicorne que salió con casta y ofreció espectáculo, el cuarto, fue desaprovechado por Frascuelo. En cambio, sus compañeros, Rafaelillo y Javier Valverde tuvieron escasas opciones.

Ese cuarto, cárdeno como todos sus hermanos, permitió a Frascuelo estirarse a la verónica con excelencia y su clásico barroquismo, pero en el tercer capotazo fue desarmado, hubo de tomar el olivo, y ahí se acabó la labor del madrileño con el percal.

Eso sí,es justo y necesario destacar el sensacional par de banderillas de Luis Carlos Aranda -serio aspirante a repetir como subalterno triunfador de la feria en este aspecto-, con todas las ventajas para el burel, tras el cual que se desmonteró con toda justicia, brindando a su padre, otro gran rehiletero, Manolillo de Valencia, recientemente fallecido.

Pero después, algo similar aconteció a Frascuelo con la flámula: tras unos primoroso doblones por bajo, látigo y caricia, el bicho le apretó casi derribándole, el coletudo perdió confianza y ya no hubo nada.

Sin decisión
Con el que abrió festejo, que como el resto del encierro se quedaba corto en el último tercio y tenía peligro sordo, sobre todo por el pitón izquierdo, tampoco Frascuelo echó la decisión necesaria e imprescindible. Sí arrojó el naipe del valor Rafaelillo, que se la jugó sin trampa ni cartón con el descastado segundo, un saldo de gañafones. Con el paradote y noblote sobrero intentó el toreo clásico pero el animal se vino abajo en seguida.

Como le sucedió a Javier Valverde con el 'cuasi' inválido sexto tras sus intentos también de ortodoxia frente a su primero con un punto mayor de fijeza, pero también con un peligro que fue desarrollando para al final no ofrecer ninguna opción al salmantino.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios