www.madridiario.es

Constitución de Sociedades. Todo lo que necesitas saber

Por MDO
martes 17 de mayo de 2022, 14:13h

En pleno siglo XXI, la era de la digitalización, la creación de sociedades mercantiles se ha disparado de forma considerable en los últimos años en España. A la hora de constituir una sociedad mercantil es preciso tener en cuenta una serie de aspectos que son de vital importancia y que hay que tener claro antes de comenzar con el proceso.

Constitución de Sociedades. Todo lo que necesitas saber
Ampliar

A lo largo del presente artículo se muestra información detallada sobre lo que el emprendedor y futuro empresario no ha de pasar por alto para conseguir evitar problemas de gran envergadura en el futuro de su actividad comercial, desde saber qué es una sociedad mercantil, hasta cómo crearla o incluso las pautas para elaborar los estatutos de una empresa.

Qué es una Sociedad Mercantil

Conocer el concepto de sociedad mercantil es fundamental, le ayudará a comprender todos los pasos que tiene que tomar desde el primer momento en el que comienza su camino empresarial.

La sociedad mercantil es una personalidad jurídica cuya finalidad es la de realizar acciones comerciales, es decir, persigue obtener un beneficio económico o lucro fruto de su actividad.

Tipos de Sociedades Mercantiles

Dependiendo del tipo de negocio y las necesidades del mismo, existen distintos tipos de sociedades mercantiles para llegar cumplir sus objetivos.

La sociedad limitada es la más habitual en España, en ella sus miembros tienen una responsabilidad limitada de cara a la empresa.

En el caso de la sociedad anónima, el capital está fraccionado en acciones transmisibles que pueden venderse y comprarse cuando lo desee el accionista.

Otra figura jurídica es la sociedad colectiva que, aunque rara vez se utiliza, se caracteriza por una responsabilidad ilimitada por parte de los socios que la conforman y estos no pueden transferir su condición.

Un tipo de sociedad muy similar a la colectiva es la sociedad comanditaria, en la que se observan dos clases de socio: colectivos (con responsabilidad ilimitada) y comanditarios (aportan capital de forma limitada).

Qué es el Capital Social

El capital social se puede encontrar fácilmente en el patrimonio neto o en el mismo balance de la empresa, siendo la función principal de este elemento es operar como garantía frente a terceros por parte de la empresa, englobando las aportaciones, dinerarias o no dinerarias, que han sido realizadas por parte de los socios de la dicha empresa y a través de las que adquiere la propiedad correspondiente y derechos en la toma de decisiones. Gracias al capital social, la empresa puede llevar a cabo su actividad y funcionar para alcanzar los objetivos establecidos desde un principio.

Cómo se constituye una Sociedad

El primer paso es acudir a un profesional especializado en sociedades para que pueda escoger el tipo de sociedad que más pueda beneficiar dependiendo del proyecto.

Una vez establecido el tipo de sociedad mercantil, el siguiente paso es solicitar la denominación social en el Registro Mercantil y solicitar el correspondiente certificado negativo sobre la denominación social.

Con el nombre de la sociedad en firme, acudir a la entidad bancaria para abrir una cuenta es la posterior gestión, dependiendo del tipo de sociedad mercantil se requerirá depositar una cantidad u otra como capital social, además de liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos.

Para velar por el buen funcionamiento de la sociedad, es primordial establecer los estatutos sociales en el que queden registrados tanto los datos importantes de la empresa como el funcionamiento, la administración de la misma como las obligaciones de los socios.

Por último, inscribir la sociedad en el Registro Mercantil del municipio de cara a que se adquiera la personalidad jurídica correspondiente.

Qué son los Estatutos de una Sociedad

En lo que al régimen interno respecta, los estatutos de una sociedad son aquellas normas que se establecen, en las que se incluyen las relacionadas con el capital social, el objeto de la actividad, la repartición de dividendos o las principales actividades de la misma. Se recomienda prestar especial atención a los estatutos y personalizarlos a cada caso al máximo.