www.madridiario.es

En defensa de la libertad de expresión

jueves 19 de abril de 2018, 09:20h

Son ya muchos años, con mayor virulencia desde los momentos más duros de la crisis económica, durante los que la libertad de expresión viene siendo atacada desde el ámbito legislativo, pero también desde sectores privados y religiosos con toda la complicidad del Gobierno del PP. Estos poderes están convirtiendo en papel mojado el artículo 20 de la Constitución y el 19 de la Declaración de Derechos Humanos.

Como una nueva respuesta, las Comisiones Obreras hemos presentado un manifiesto por la libertad de expresión, que hemos presentado públicamente en el Centro Cultural Puerta de Toledo. El acto tuvo como eje central un intenso debate moderado por el periodista Jesús Maraña y que contó con la intervención del Unai Sordo, secretario general de CCOO; Begoña López Anguita, de Juezas y Jueces para la Democracia; Gloria Parra, de Plataforma por la Cultura; la tuitera Cassandra Vera y Darío Adanti, cofundador de la revista Mongolia.

Quienes venimos defendiendo históricamente la libertad de expresión, tenemos la obligación moral de levantar nuestra voz con el objetivo de animar a la reflexión y la acción colectiva, porque atacar la libertad de expresión es atacar la línea de flotación de la democracia, de los derechos sociales y los derechos laborales, por ello animamos a firmar el citado manifiesto.

La larga y dura crisis económica, alentada por el neoliberalismo, ha influido directamente en un retroceso intolerable en el derecho a la libertad de expresión en los ámbitos sociolaborales y sindicales, así como en los artísticos y culturales, que no dejan de ser dos caras de la misma moneda.

Las huelgas generales llevadas a cabo por los sindicatos de clase bajo gobiernos del PSOE, primero y PP, después, tuvieron como respuesta la persecución sistemática y organizada del sindicalismo, en primer lugar con campañas desinformativas orquestadas y posteriormente desempolvando el artículo 315.3 del Código Penal para impedir la labor informativa del derecho de huelga. Esta aplicación llevó al procesamiento de trescientos sindicalistas de CCOO y UGT. Y ha tenido un nuevo episodio con la detención de compañeros huelguistas en el Metro de Málaga.

En mi opinión, la revisión que se hizo del artículo 315.3 en 2015 es insuficiente porque sigue estableciendo la huelga como un sujeto sobre el que aplicar el Código Penal, cuando lo que debería hacer es protegerlo de los abusos de los empresarios que, en muchos casos, tratan de restringir el derecho de huelga. Paralelamente, en un nuevo ataque el PP puso en marcha la conocida “ley mordaza”, otro ataque a la libertad de huelga, de reunión, de manifestación y expresión. Por ello, exigimos en el mencionado manifiesto la derogación de los contenidos de esta ley.

No puedo obviar el último informe de Amnistía Internacional, con el que coincido, y en el que se concluye que nuestro país ha experimentado serios retrocesos y que 2017 ha sido un mal año para la libertad de expresión. Pone el acento también Amnistía Internacional en las consecuencias de las últimas reformas del Código Penal, y van veintisiete desde 1996. Así, en 2011, el último año en que ETA estuvo activa (hasta el 20 de octubre), hubo una sola condena de enaltecimiento del terrorismo. Paradójica e inexplicablemente, más allá de la coartada del yihadismo, entre 2011 y 2017 ha habido 76 sentencias condenatorias por enaltecimiento del terrorismo.

El pasado mes de febrero la atmosfera se tornó repulsiva cuando, como un eco del pasado, se secuestró un libro, “Fariñas", que lleva tres años editado; se condenó a tres años de cárcel a un rapero casi desconocido por la letra de una canción y por primera vez en la historia de ARCO se retiraba una obra de la feria de arte contemporáneo por ser “incorrecta políticamente”. En Madrid y en España tenemos que avergonzarnos de esta situación que ya es denunciada desde medios como el “New Yok Times” o “The Economist”. Aunque cada caso sea diferente alimentan una inseguridad ciudadana y profesional ante los recortes de la libertad que hay que atajar radicalmente, de raíz.

Invito desde estas líneas a firmar a favor de la libertad de expresión, a favor de un consenso social y político, lo más mayoritario posible, para realizar reformas legislativas que garanticen el ejercicio de la libertad de expresión por parte de las personas que trabajan en el ámbito de la creación artística y cultural. Un consenso que, tal como reza el manifiesto, “debe orientarse para que se garantice la pluralidad y objetividad de los medios de comunicación públicos, y el rechazo y anulación de actuaciones censoras realizadas por entidades públicas”.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.