www.madridiario.es

Buenos propósitos de Año Nuevo para estudiantes

viernes 05 de enero de 2018, 17:02h
En el mundo estudiantil las prisas son malas consejeras y los atracones finales incrementan el cansancio y la ansiedad, pudiendo dar al traste con todo un curso más o menos bien llevado. En la Academia Mundoestudiante conocen bien estos problemas y, por ello, apuestan por el método Barbeito para asegurar la casi totalidad de aprobados entre su alumnado

El mejor momento para ponerse serios con los estudios es el comienzo del curso. Pero a veces por pereza, otras por astenia otoñal o algún imprevisto, lo cierto es que muchos estudiantes comienzan el curso a medio gas. Aún es posible no lamentarse si, desde ya, comienzan el año con buen pie y mejores propósitos.

  • Método Barbeito

El método Barbeito debe su nombre a su creador, un coruñés analfabeto hasta los 22 años, por circunstancias de la vida, que aprovechó el servicio militar obligatorio para aprender a leer y a escribir. Pero, una vez logrado esto, fue más allá gracias a su curiosidad innata y terminó colaborando en el prototipo de un motor de combustión interna totalmente rotativo. Tras terminar la carrera de Ingeniería Industrial, pasó a explicar cómo lo había logrado y terminó dedicado al mundo de la enseñanza, donde aplicaba el método de su propia invención que tan buenos resultados le había proporcionado. Posteriormente su hijo profesionalizó el sistema hasta lo que es hoy en día el método Barbeito, un sistema de enseñanza muy productivo con una tasa de éxito muy alta.

El método Barbeito es más sencillo de lo que parece. Se basa en dos pilares que casi siempre aseguran el éxito: una enseñanza individualizada, adaptada al nivel con el que parte cada estudiante en particular; y el estímulo positivo, resaltando los logros de alumno, a quien se le muestra que en realidad posee más conocimientos de los que cree. Para esto último, se recurren a ejemplos sencillos y cotidianos que expongan de manera muy clara el pensamiento lógico que se aplica a la materia de estudio.

El método se completa con libertad y flexibilidad de horarios, porque cada estudiante es diferente y tiene sus propias preferencias y necesidades. De esta manera, es estudiante no cae en el desánimo y su posible ansiedad se reduce considerablemente, a fuerza de repetirle que está capacitado para lograr su objetivo.

Mundoestudiante dispone en al actualidad de siete centros o academias, cinco de ellos en Madrid, uno en Pozuelo y otro más en Alcobendas. En ellas ofrecen clases de niveles que van desde la obtención del título de la ESO para adultos hasta la preparación de las pruebas de acceso a la universidad en sus tres modalidades (EvAU, mayores de 15 años y mayores de 45 años). También se ofrecen clases de idiomas, clases de apoyo para módulos y algunas asignaturas de determinados grados universitarios.

El profesorado es siempre alguien con formación superior a la de sus alumnos: ingenieros industriales, físicos, químicos, economistas y arquitectos para unas asignaturas, y filólogos ingleses o hispánicos para las clases de idiomas.

Y, siempre, con material propio de estudio, para todas las asignaturas que se imparten en sus academias.

Los 30 años de experiencia de la Academia Mundoestudiante y sus estadísticas, con un 93% de casos de éxito entre sus alumnos, respaldan la eficacia del método Barbeito.