www.madridiario.es
Hospital Fundación Jiménez Díaz Clínica de la Concepción, medicos y visitantes.
Ampliar
Hospital Fundación Jiménez Díaz Clínica de la Concepción, medicos y visitantes. (Foto: Juan Luis Jaén)

Ganar tiempo para la salud

La revolución de la sanidad cada vez está más cerca. Mejoran los tratamientos y la tecnología. La última frontera era trabajar sobre los elementos intangibles de la calidad asistencial. Sobre aquello que no cura pero que simplifica al paciente los trámites. El tiempo es su exponente más claro. Capio Fundación Jiménez Díaz ha desarrollado un proceso para conseguir ganarle la partida al reloj: la iniciativa 15-15 que ha sido reconocida por el jurado de los Premios Madrid.

El primer número se refiere al compromiso de que cualquier paciente con cita sea atendido por el médico, como máximo, en los quince minutos posteriores a la hora de cita. El proceso es sencillo: el usuario llega al centro hospitalario e introduce su tarjeta sanitaria en una máquina instalada en la sala de espera. Inmediatamente, recibe un ticket con un código de letras y números. Desde ese momento, solo tiene que esperar a que las pantallas situadas en las salas de espera de cada departamento comuniquen que ha llegado su turno de ser atendido. En las pantallas aparece el código del paciente, no su nombre, por lo que se respeta la privacidad de sus datos. Y funciona. Madridiario pudo comprobar cómo los pacientes son atendidos en menos de ese tiempo. Según los cálculos de la Fundación, el grado de cumplimiento de este servicio asciende a más del 80 por ciento de los casos.

Para conseguir este esfuerzo organizativo, los sistemas informáticos del hospital aglutinan y reorganizan cada noche la actividad del día siguiente, optimizando los horarios de los facultativos. Gracias a esta labor y a la confirmación de la cita que se da cuando el paciente pide turno en la máquina de recepción, el médico en la consulta cuenta instantáneamente con toda su historia clínica informatizada, incluyendo su estado de salud, sus tratamientos, sus médicos y las pruebas que tiene pendientes.

El valor del tiempo

El servicio de urgencias tiene un formato parecido. Otra máquina en la recepción está a disposición de los familiares de pacientes en este departamento. Al introducir la información, se les da un número de espera. A través de unas pantallas informativas, los familiares conocen distintas estadísticas que les permiten optimizar su tiempo. En estos paneles explicativos instalados en la sala de espera se pueden ver el número de ingresos, la cifra de personas en observación o las dolencias leves que se atienden . También se ofrece el tiempo de espera media.

El gerente de Capio Fundación Jiménez Díaz, Juan Antonio Álvaro de la Parra, explica la filosofía con que se ha implantado esta herramienta: "Uno de los aspectos que mejoran la calidad del sistema sanitario, es no hacer esperar al paciente. Su tiempo también es importante. Por eso hay que luchar por ganar ese tiempo para ellos"

La otra batalla contra el tiempo la mantiene la Fundación en su circuito oncológico. A finales de 2008, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid implantó un procedimiento denominado C-15, que exige que cuando un paciente llega a un centro hospitalario con una sospecha de malignidad derivada por un médico de familia de Atencion Primaria, esta debe atenderse antes de que trascurran 15 días desde la petición. La Fundación Jiménez Díaz, en en año 2009, realizó una adecuación y mejora del citado procedimiento tanto en el tiempo de respuesta, ya que, desde entonces, se cita a este paciente en las 24 ó 48 horas siguientes con el especialista correspondiente, como en la agilización de las pruebas diagnósticas indicadas por el mismo, con objeto de confirmar o descartar la citada sospecha con la mayor rapidez posible.

Para favorecer este proceso se implantó en el hospital la figura del "responsable del proceso de citación rápida". Además, estos mismos criterios de calidad en la respuesta, se implantaron tambien en los casos en los que la sospecha de malignidad sea detectada en el propio hospital, bien en urgencias, consultas, radiologia...

Con el espíritu de mejorar este proceso y la comunicación entre los diversos especialistas, el hospital ha desarrollado un sistema de alertas en la historia clínica electrónica que posee el centro, que se activa en estos casos y avisa al médico peticionario de la prueba o al servicio de diagnóstico correspondiente.

En el año 2010, este sistema de alertas se extiendió también a los medicos de Atención Primaria, de manera que estos ahora reciben un mensaje informático, cuando en alguna de las pruebas solicitadas por ellos se detecta una sospecha de maliginidad. Por último, el sistema de alertas incorpora también la comunicación a los diferentes profesionales de los valores anormales en las pruebas de laboratorio que hayan solicitado.

En síntesis, Javier Dodero, Director de Continuidad Asistencial de la Fundación Jiménez Díaz asegura que los objetivos de este programa son mejorar la coordinación entre los diferentes especialistas del hospital y, entre estos y los médicos de familia con lo que se mejora la continuidad asistencial entre los dos niveles de atención, se disminuyen los tiempos de atención y mejora la efectividad en el diagnóstico y tratamiento en aquellos casos en los que se detecte una sospecha de malignidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios