www.madridiario.es
Ciudad deportiva del Rayo Vallecano. El equipo ha sido reconocido con el Premio Madrid Iniciativa Deportiva 2011.
Ampliar
Ciudad deportiva del Rayo Vallecano. El equipo ha sido reconocido con el Premio Madrid Iniciativa Deportiva 2011.

Un modelo de superación deportiva

Durante la pasada temporada, el equipo rayista demostró que con esfuerzo, se puede superar cualquier dificultad. La incertidumbre a la que los jugadores del Rayo Vallecano se vieron sometidos no impidió que llegaran a la Primera División. El jurado de los IX Premios Madrid, que organiza Madridiario, ha decidido conceder el Premio Iniciativa Deportiva a este conjunto madrileño por su afán de superación, un modelo a seguir para cualquier equipo deportivo.

Todo empezó cuando la familia Ruiz-Mateos, dueña del club, hizo públicos sus problemas financieros a principios del año 2010. Como consecuencia de ello, el 17 de febrero, el club se vio primero envuelto en una situación preconcursal, se puso a la venta y acabó siendo traspasado a principios de mayo al empresario Raúl Martín Presa que asumió la deuda de la entidad, unos 40 millones de euros.

Sin embargo, la llegada del nuevo presidente tampoco puso fin a los impagos. Los jugadores, que ya llevaban varios meses sin cobrar, tuvieron que continuar reclamando el dinero que se les había prometido para el 30 de mayo. “Fue una lucha tremenda durante seis meses para sobrevivir y al mismo tiempo para no distraerse en el ámbito profesional. Fue un reto que se marcó la plantilla y al final se consiguió, pero no creo que fuese la mejor manera para trabajar", recuerda José Ramón Sandoval, entrenador del equipo. "Cuando uno deja de cobrar lo que tiene que hacer es ser profesional y creer en lo que hace, pero cuando uno trabaja mejor es cuando lo incentivan y en este caso fue todo lo contrario”, añade Sandoval.

Poco después, el 21 de junio, el Rayo solicitó formalmente el concurso de acreedores que obtuvo una semana después tras ser aceptada judicialmente la solicitud. El equipo, que barajó la posibilidad de hacer huelga por los problemas económicos sufridos, decidió finalmente seguir luchando a pesar de todo. Porque lo que estaba en juego era, nada más y nada menos, que su pase a Primera División.

Los comentaristas deportivos resaltaban, semana tras semana, cómo los jugadores, en medio de estas dificultades, eran capaces de superar los resultados que venían obteniendo desde hacía más de una década. Así, el Rayo, cuyo último ascenso a Primera se remontaba a once temporadas atrás, logró por sexta vez en su historia su ascenso a la Liga BBVA. “Vimos que era una de las pocas vías de escape para que este equipo se salvara; su viabilidad pasaba por estar en Primera División. No fue fácil pero la colaboración del club hizo que este sueño se hiciera realidad”, afirma Sandoval.

“Cuando estás en una situación tan bonita como la de poder alcanzar un ascenso no la quieres dejar escapar. Ver de cerca el posible ascenso nos dio mucha fuerza para poder superar los problemas. También nos ayudó la posibilidad de darle esa alegría a todos los aficionados del Rayo y al propio club. Sabíamos que, de no subir, podía peligrar la existencia del Rayo Vallecano”, explica Michel, capitán del equipo.

Actualmente el Rayo sigue en concurso de acreedores. La deuda acumulada ha entrado dentro de la masa concursal y, aunque los jugadores del equipo no saben cuánto cobrarán de ella, desde que han entrado en concurso, el club sigue un ritmo normal y se está haciendo frente a todos los pagos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios