www.madridiario.es
Tren de la línea C1 de cercanías renfe en la terminal T4 del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas.
Ampliar
Tren de la línea C1 de cercanías renfe en la terminal T4 del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. (Foto: Kike Rincón)

El tren que nos une

El jurado de los Premios Madrid 2011 reconoce a Renfe Cercanías con el premio Iniciativa Movilidad. Con 373 kilómetros de vías y 101 estaciones, esta compañía pública es la artífice de la vertebración de la Comunidad de Madrid. Los usuarios así lo reconocen y han otorgado a este medio de transporte la nota más alta del sistema público regional.

La red regional de Renfe Cercanías Madrid se extiende en todas direcciones. Con Atocha como punto neurálgico, el tren pesado da servicio directo a 35 municipios mediante 10 líneas al tiempo que conecta con otros cinco puntos neurálgicos en el flujo de pasajeros: la estación ferroviaria de Chamartín, la estación de autobuses de Méndez Álvaro, los Nuevos Ministerios, la Puerta del Sol y el aeropuerto de Barajas. Veintitrés de sus estaciones permiten conectar directamente con Metro.

Gracias a esta fuerza de conexión, a la que hay que añadir un sin fin de enlaces intermodales con las líneas de autobuses urbanos e interurbanos, Renfe Cercanías es la puerta de entrada o salida a Madrid para más de medio millón de pasajeros diarios. Cada jornada, incluyendo los trayectos estrictamente urbanos de quienes solo se mueven por Madrid, Cercanías transporta hasta sus destinos a 860.000 viajeros. La puntualidad, la más competitiva que existe en los medios públicos, está en 98,48 por ciento.

Inversión permanente

Alcanzar estas cifras ha sido cuestión de inversión, pero también de tiempo y de paciencia. En 1985, Renfe Cercanías tenía 243 kilómetros de red y un material móvil envejecido que transportaba a 200.000 viajeros en un día laborable. Veintiséis años después, la compañía tiene en servicio 290 unidades de las cuales 92 son trenes Civia, los más modernos, y está renovando su parque para conformar la flota más moderna de Europa. Las líneas han sido estructuradas en ejes, fue abierto el Pasillo Verde Ferroviario entre Atocha y Príncipe Pío por Arganzuela y funcionan el segundo túnel de la risa y la estación de la Puerta del Sol.

Estos dos últimos han supuesto una auténtica revolución. Desde el año 2009, unas 55.000 personas acceden cada día de forma directa al corazón de Madrid y cualquier viajero puede llegar en Cercanías al corazón de la capital con un sólo trasbordo. La obra, bajo el mismo kilómetro 0, fue un auténtico ejemplo de ingeniería del transporte ya que supuso la construcción de la mayor caverna bajo suelo construida nunca en el mundo. Pero Renfe Cercanías no se ha quedado ahí. El tercer túnel de la risa para conectar Atocha y Chamartín bajo la calle Serrano avanza a buen ritmo. Con el aeropuerto de Barajas conectado al tren desde el pasado mes de septiembre, la conclusión de este túnel supondrá que el AVE llegará hasta el primer aeródromo de España en un plazo muy corto de tiempo.

Cercanías también está prestando una atención muy especial a la sostenibilidad y el ahorro energético. El uso del tren en Madrid ahorra cada año el equivalente a 160.000 toneladas de petróleo en la región. Además, los propios convoyes serán alimentados desde el próximo 1 de enero con energía eléctrica 'verde'. Desde 1990 la reducción de emisiones de CO2 por unidad transportada ha sido del 57 por ciento. A ello se han unido medidas como la autorización para que los viajeros puedan transportar bicicletas.

Renfe tiene ahora por delante, y hasta 2015, el desarrollo del plan de Cercanías pactado entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento: otros 100 kilómetros de red, cinco intercambiadores más y 25 estaciones cuya construcción dependerá de la mejora de las circunstancias económicas. La llegada a la T-4 con parada intermedia en Fuente de la Mora ha sido solo el primer paso. El futuro de las Cercanías en Madrid está por llegar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios