www.madridiario.es
El arqueólogo José Manuel Galán, Premio Madrid Iniciativa Cultural 2012
Ampliar
El arqueólogo José Manuel Galán, Premio Madrid Iniciativa Cultural 2012

Galán, intérprete de la historia de Egipto

José Manuel Galán (Madrid, 1963), director del Proyecto Djehuty, ha sido galardonado por el jurado de los Premios Madrid con el correspondiente a la Iniciativa Cultural por sus labores de excavación y restauración de las tumbas de Djehuty y Hery en Luxor, Egipto.

Cuando el ser humano mira hacia el pasado, siempre se considera que la mente y el comportamiento del hombre han ido evolucionando con el paso del tiempo. Pero hace más de cuatro mil años, en el 2000 antes de Cristo, los egipcios ya se ocupaban de cuestiones morales, religiosas y afectivas y, a pesar de ir ataviados tan solo con un faldellín, sus mecanismos mentales eran muy similares a los nuestros como se puede observar a través de sus escritos: cartas de un padre a un hijo, poemas de amor, textos legales, papiros médicos, matemáticos o ginecológicos y relatos como Historia de Sinuhé o El príncipe predestinado.

Estos textos de hace cuatro mil años “que podrían haberse escrito ayer” fue lo que movió a José Manuel Galán a estudiar Historia Antigua en la Universidad Complutense de Madrid, en la que se licenció en 1986. Durante sus estudios comenzó a leer traducciones en inglés de textos del antiguo Egipto, pero la necesidad de poder acudir directamente a la fuente hizo que se decidiese a estudiar Egiptología. En 1987 se marchó a Estados Unidos para realizar el doctorado en la universidad Johns Hopkins, de Baltimore, y tras una breve estancia como investigador en Alemania, en 1995 se incorporó al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Tras conseguir una plaza como investigador en este organismo, Galán comenzó a buscar un proyecto que satisficiera sus gustos científicos, estrechamente vinculados con la epigrafía, y que, además, ayudase a desarrollar la egiptología en España. En el año 2000 viajó a Luxor, construida sobre la antigua ciudad de Tebas, y, tras visitar una decena de tumbas que figuraban como posibles proyectos, se encontró con las tumbas de Djehuty y de Hery en Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental del Nilo. Tras solicitar los permisos pertinentes y formar un equipo, en el año 2002 dio comienzo el Proyecto Djehuty.

Según explica Galán, Djehuty fue el leal tesorero de la reina Hatshepsut y llegó a ser una persona de gran importancia dentro su gobierno. La sorpresa más grata para Galán fue descubrir que, aunque la tumba de Djehuty no es grande ni ostentosa, “desde la fachada hasta la cámara sepulcral está completamente escrita”. El egiptólogo madrileño comenta que el tesorero debía ser un “pseudointelectual”, ya que quiso representarse a sí mismo a través de las inscripciones de su tumba como “el gran maestro de las letras egipcias, el que conoce los textos más antiguos y el que mejor domina la lengua”.

Cuando el equipo de investigación descendió hasta la cámara sepulcral descubrieron que el ataúd y sus tesoros no se encontraban dentro. Pero eso no pareció importarle demasiado a Galán, ya que, para él, “el verdadero tesoro de Djehuty es el Libro de los Muertos que está escrito en las paredes y el techo”.

Llevan ya once expediciones. “Las hacemos en enero y febrero, cuando menos calor hace en Luxor”, comenta Galán. El resto del año lo pasan estudiando el material que han encontrado, transcribiendo las inscripciones, relacionando los hallazgos con los de otras excavaciones y preparando su publicación científica. En total, diez años de trabajo dedicados a excavar, buscar y restaurar parte de la historia de Egipto.

Galán comenta que “lo bonito del proyecto” es que empezó siendo relativamente modesto, ya que pretendía durar cinco años, pero ha alcanzado grandes dimensiones. Tenemos ahí para cien años más”, señala el egiptólogo. Durante los trabajos de excavación salieron a la luz muchas más tumbas de las que se esperaban y, en la actualidad, disponen de una calle entera de la antigua necrópolis.

No solo existe una sucesión horizontal de tumbas, “también está la sucesión en vertical de la utilización de la necrópolis durante dos mil años”, desde el año 2000 a.C hasta el Imperio Romano. En el 2008 descubrieron bajo el suelo de la cámara de Djehuty la tumba intacta del arquero de alto rango Iqer, que vivió quinientos años antes del tesorero egipcio.

Lo apasionante de la investigación es el proceso: lo que encuentras, los errores que cometes, las rectificaciones... el día a día”, señala Galán. Por eso crearon un ‘Diario de excavación’ en el que, desde enero de 2002, cuentan la trastienda de este proyecto. Con este blog se convertían en pioneros, al desmarcarse del celo con el que los científicos guardan sus hallazgos, al realizar una “investigación científica transparente”. El diario, incluso, les sirvió para mejorar, ya que durante las primeras campañas los lectores escribieron para informar sobre varios instrumentos hallados de los cuales el equipo desconocía el uso.

El objetivo de este proyecto “no es solo excavar y publicar los resultados”, sino también aportar a Egipto parte de su patrimonio cultural e histórico. Una de las metas, a medio plazo, es restaurar y abrir al público las tumbas de Djehuty y Hery, trabajo que, según Galán, llevará entre tres y cinco años.

Lo que le espera en el futuro al Proyecto Djehuty es un enigma. Pero José Manuel Galán confía en que los descubrimientos que están por venir serán importantes. “Justo en la zona en la que estamos empezando a excavar hay un potencial enorme, aunque las predicciones pueden fallar”, comenta el egiptólogo. Nunca se sabe. “La arqueología juega contigo, donde hay indicios y esperas encontrar algo, no encuentras nada, y donde crees que no hay nada que hacer, de repente aparece la sorpresa”, asegura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.