www.madridiario.es
Rafa Nadal.
Ampliar
Rafa Nadal. (Foto: Juan Luis Jaén)

Rafa Nadal, capacidad de superación

El tenista Rafa Nadal ha sido distinguido con el premio al Hombre del Año en la X edición de los Premios Madrid.

Once títulos de Grand Slam -siete de ellos en Roland Garros-, 21 Masters 1.000, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín, récord de victorias en tierra batida, cuatro Copas Davis, 102 semanas como número 1 del mundo... Sobran razones para premiar la trayectoria deportiva de Rafa Nadal, quien no deja de sorprender por su capacidad para superarse y levantarse ante las adversidades. Así lo ha reconocido el Jurado de los Premios Madrid a la hora de darle el premio al Hombre del Año.

El año 2012 le ha traído a Rafa Nadal magníficas vibraciones. El tenista manacorense había perdido siete finales consecutivas con Novak Djokovic, que le había arrebatado, además, el número 1 del mundo. Quienes pensaron que el tiempo de Nadal había pasado se equivocaron, pues demostró que era capaz de invertir esa tendencia y recuperar la senda del triunfo. El punto de inflexión se produjo en la final del Masters 1.000 de Montecarlo, donde Nadal derrotó al serbio por un contundente 6-3 y 6-1. A partir de ahí, los enfrentamientos entre estos dos titanes, al contrario de lo que sucedió el año 2011, fueron cayendo del lado del mallorquín. Después llegaría la final de Roma (7-5y6-3) y, finalmente, el enfrentamiento en Roland Garros que confirmaría al tenista español como una leyenda del tenis.

Con esta victoria, Rafael Nadal consiguió su séptima Copa de los Mosqueteros y superó en el palmarés del torneo parisino al mítico Bjorn Borg, que había levantado el trofeo en seis ocasiones entre los años 1974 y 1981. "Los récords que Nadal consiga serán casi imposibles de batir- confesó el sueco tras la séptima victoria de Nadal en París-. Le veo ganando más de siete títulos en Roland Garros". Sus resultados en este torneo parecen darle la razón e invitan a un prudente optimismo: 52 victorias y una sola derrota desde el año 2005, cuando debutó en París días antes de cumplir los 19 años.

Y es que Nadal es ya una leyenda. En todos estos años, el manacorense ha protagonizado momentos imborrables de la historia del tenis, como la intensa final del año 2008 en Wimbledon ante Roger Federer; las lágrimas del suizo tras perder el Abierto de Australia en 2009, o, este mismo año, la final del mismo torneo contra el serbio Novak Djokovic, que se convirtió en la más larga de la historia de los Grand Slam (5-7,6-4,6-2,6-7(5),7-5 en cinco horas y 53 minutos).Y es que sus duelos con estos dos colosos de la raqueta se han convertido en auténticos clásicos del tenis que les han llevado a repartirse 25 de los últimos 26 torneos de Grand Slam celebrados desde el año 2006. Sólo el argentino Juan Martín del Potro ha sido capaz de romper la hegemonía de esta tríada cuando, en el año 2009, derrotó al suizo Roger Federer en la final del Abierto de Estados Unidos.

Pero el camino hasta alcanzar el olimpo del deporte mundial no ha sido sencillo. A lo largo de su carrera, el mallorquín ha tenido que superar numerosas dificultades dentro y fuera de la pista, como una lesión crónica en las rodillas que le ha pasado factura en momentos clave o, a nivel personal, la separación de sus padres. Nada de esto, sin embargo, ha supuesto un obstáculo para una persona sencilla que, de la mano de su tío y entrenador Toni Nadal, siempre se ha agarrado al trabajo y al esfuerzo para superar los escollos. "Estoy muy contento por cómo han ido las cosas en los últimos meses -dijo nada más ganar su séptimo Roland Garros y días antes de debutar en el torneo londinense de Wimbeldon-. Solo pienso en el entrenamiento y en preparar mi juego para llegar en las mejores condiciones al primer partido. Voy a hacer lo mismo que durante toda mi carrera, intentar seguir mejorando. Las cosas no caen del cielo, sino que llegan gracias al trabajo, la repetición y la reflexión".

Con esas consignas convertidas en mandamientos, Nadal ha sido capaz de reinventarse a sí mismo cada temporada y combinar talento y carácter para dejar atrás a aquel joven de pelo largo, pantalones piratas y camisetas sin mangas que se convertía en un muro para sus rivales, gracias, sobre todo, a su potencia y a su físico. Siempre dispuesto a aprender de sus errores, en los últimos años ha experimentado una notable mejoría en el que era su punto débil, el saque, lo que le ha dado más seguridad en sus partidos y le ha permitido crecer en todas las superficies.

Sencillo, cercano y familiar -sigue viviendo en Manacor con su familia, saliendo con su novia de la adolescencia y está muy presente en las redes sociales-, Nadal también ha demostrado madurez y coraje a la hora de enfrentarse a los organizadores de torneos o a la mismísima ATP. La última polémica fue con los responsables del Masters 1.000 de Madrid por el empleo de una arcilla azul que no gustó nada al manacorense. Nadal, elegante, atacó con dureza la nueva superficie pero aceptó que su prematura derrota, a manos de Fernando Verdasco, era responsabilidad suya. "Hice lo que pude para hacer frente al torneo y no he sido lo suficiente bueno como para adaptarme". La ATP terminaría dándole la razón al prohibir la arcilla azul en próximas ediciones.

Ya antes se había enfrentado a la ATP, y a su amigo Roger Federer, por la dureza de un calendario que apenas da respiro a los tenistas. Y tampoco se mordió la lengua para defenderse, a sí mismo y al deporte español, de las acusaciones de dopaje llegadas desde Francia. "No acepto que me etiqueten como dopado cuando desde hace siete años trabajo muchas horas cada día".

La grandeza de Nadal no sólo reside en sus éxitos. Armado de una raqueta, el tenista mallorquín se ha hecho universal gracias a su capacidad para resistir, sufrir, rebelarse y no dar nunca una bola por perdida. Este ejemplo de esfuerzo, superación y entrega le ha dado muchas victorias, pero también le ha enseñado que no siempre se gana. Caer y levantarse es algo que no está al alcance de muchos. Nadal, luchador incansable, es uno de esos pocos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.