www.madridiario.es

El Refugio rescata tres podencos utilizados para la caza en pésimas condiciones

jueves 01 de septiembre de 2016, 12:51h
Tras recibir la llamada de socorro de Pilar, donde alerta que un perrito en muy malas condiciones, que se acerca pero no se deja coger, está abandonado en un camino a las afuera de Robledo de Chavela, un equipo de El Refugio decide desplazarse a la zona para su rescate. Y una vez allí descubren que no es sólo uno, sino tres los perros utilizados para la caza, que se encuentran abandonados y en pésimas condiciones. Uno de ellos, Anselmo, un podenquito de unos 7 meses y 7 kilos de peso, el más pequeño de los tres, sale de debajo de unas pesadas placas de aluminio, donde pernoctaban los tres perrillos.
Sin embargo el rescate de Houdini, el podenco que inicialmente vio Pilar y Trókolo, su compañero, se complica, tras unas horas intentándolo y aunque se acercan y disfrutan la comida que la protectora ha llevado, se hace imposible cogerlos por lo que hay que hacer uso de una cerbatana con dardos sedantes.
Primero se lleva a cabo la sedación de Houdini, y mientras una parte del equipo de El Refugio espera a que se relaje para rescatarlo, la otra parte lanza el otro dardo a Trokolo, el cual resiste un poco más y el equipo teme que se esconda bajo los aluminios donde se estaban cobijando, finalmente se duerme también y puede ser rescatado.
Una vez rescatados los tres perros son trasladados al Centro Veterinario El Refugio en Madrid donde se les hace una exploración de urgencia. Llegan con una infestación de pulgas y garrapatas exacerbada, además de tener todo el pelaje cubierto de espigas. Se procede a desparasitar interna y externamente a Houdini, Anselmo y Trókolo, además se les extrae sangre para realizar pruebas laboratorias, necesarias para conocer su estado de salud. Los tres animales han dado positivo a ehrlichiosis y anaplasmosis. Y ninguno de ellos tiene microchip. El más pequeño, Anselmo, de unos 7 kg, presenta un orificio de entrada y salida en la zona ventral del cuello.
Otro de ellos, Houdini, de 13 kg también presenta signos neurológicos, ataxia e incoordinación.

“Esto es lo que les pasa a la mayoría de los perros utilizados para la caza que son abandonados y solo unos pocos son rescatados del abandono como Trókolo, Houdini y Anselmo. En breve estarán recuperados y les buscaremos una familia que les adopte.” Manifestó Nacho Paunero, presidente de El Refugio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.