Social

Habrá movilizaciones si se aprueba el plan de Atención Primaria sin negociar

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero (Foto: COMUNIDAD DE MADRID).
Lucía Martín / Alejandro Navas | Jueves 07 de octubre de 2021

En la mesa sectorial de Sanidad están representados cinco sindicatos y ninguno está de acuerdo con el Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria que ayer presentó la Comunidad de Madrid y que se encuentra en fase de negociación. Critican la insuficiencia de las partidas presupuestarias para afrontar las necesidades del Servicio Madrileño de Salud, sobre todo, en materia de recursos humanos.

En concreto, el plan presentado por la Consejería de Sanidad contempla una inversión total de casi 200 millones para los próximos dos años asignados en diferentes áreas: 100 millones para obras de mejora en los centros de Atención Primaria, casi 80 millones para recursos humanos y otros 17 millones en la transformación digital (consulta online, nuevas funciones de la tarjeta sanitaria o la telemedicina, entre otros proyectos).

Para algunos de los sindicatos representados, que el propio consejero de Sanidad anunciara ayer con gran detalle este plan les hace sospechar de que podría no haber mucho margen de negociación en la mesa sectorial. “Nosotros entendemos que la Consejería ya da por hecho que la negociación ha concluido”, asegura el Secretario General de Sanidad de Comisiones Obreras, Mariano Martín-Maestro. Añade, además, que “no puede ser que Sanidad dejara de gastar más de 800 millones en 2020, que Madrid haya recibido ayudas del Estado para esta materia y que sigamos con un presupuesto totalmente insuficiente para solucionar los problemas de plantilla”.

Desde el sindicato médico Amyts, comparten esta preocupación. Lamentan que tienen muy pocas expectativas en cuanto a un posible acuerdo en la mesa sectorial debido al escaso diálogo existente entre los representantes de la Consejería y ellos. Según fuentes directas del sindicato, “de forma tajante decimos y diremos no al plan que nos han presentado porque es insuficiente, sobre todo en materia de recursos humanos”.

Según fuentes de la Consejería de Sanidad, y en referencia a los recursos humanos, “la negociación no ha terminado”, señalando además que su intención es implantar el plan entre 2022 y 2023. Aún así, Sanidad es consciente de que no necesita la firma ni el acuerdo de los sindicatos para aprobar este Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria, circunstancia que preocupa a los sindicatos. “Si lo aprueban unilateralmente, no descartamos movilizaciones”, asegura Mariano Martín-Maestro, de CCOO, coincidiendo así con Amyts que tampoco descarta iniciar protestas, paros o incluso huelgas si no se llega a un entendimiento.

La partida recursos humanos, foco del desencuentro

La negociación entre la Consejería de Sanidad y los sindicatos se encuentra enquistada en varios frentes, pero el principal lo supone la cuantía destinada a los recursos humanos. La Comunidad plantea una inversión de “cerca de 80 millones” para ampliar con unos 1.200 nuevos efectivos la mermada plantilla actual, una cifra insuficiente para los representantes sindicales, que explican que con esto ni siquiera se cubre la tasa de reposición por jubilación de los próximos cinco años. En ese lustro entrarán en edad de jubilarse un total de 3.086 profesionales del Sermas, de los cuales 2.566 se corresponden con contratos fijos.

El borrador del Plan Integral de Mejora de la Atención Primaria contempla una partida para nuevo personal de 46,8 millones en 2022, quedando pendiente para 2023 ejecutar el resto del dinero presupuestado a tal fin. Amyts, por su parte, asegura que solo en incorporaciones urgentes se necesitan hasta 1.174 médicos de familia y 324 pediatras. En total, y a más largo plazo, los sindicatos que se sientan a la Mesa Sectoral reclaman al menos 3.730 contrataciones, que se desglosarían en 600 médicos de familia, 250 pediatras, 14 farmacéuticos, 2.000 enfermeros, 200 fisioterapeutas y 600 administrativos.

Las organizaciones sindicales también piden la renovación de los facultativos contratados como refuerzo Covid más allá de diciembre de 2021 al entender que de lo contrario “no sería posible cubrir las necesidades asistenciales reales en la región”. Otro de los puntos de conflicto es la petición de recuperar la jornada laboral de 35 horas semanales que se aplica en Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Euskadi, La Rioja y Navarra mientras en Madrid se trabajan 37,5 horas. Asimismo, reclaman la reapertura de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), cerrados desde marzo de 2020, para los que el departamento de Enrique Ruiz Escudero prevé ahora un “nuevo planteamiento”.

Un año de “incumplimientos”

La propuesta preliminar del Plan de Atención Primaria se remonta a septiembre de 2020. El Gobierno presidido por Isabel Díaz Ayuso lo anunció como medida paliativa a la huelga indefinida convocada por Amyts por la sobrecarga asistencial que arrastran desde hace años y que se ha agudizado durante la pandemia. “Estamos en una situación terminal”, denunciaban entonces desde CCOO. La presentación del plan de choque para paliar estas circunstancias se entendieron como un gesto condescendiente por parte de Sanidad y el paro se desconvocó, pero apenas se han producido avances un año después.

De hecho, desde Amyts afean un “incumplimiento” del acuerdo alcanzado en septiembre del año pasado. “En marzo presentaron un borrador de un segundo plan –el actual- muy diferente de lo pactado”, indican. Esto se concretaría, de nuevo, en la controvertida partida dedicada a recursos humanos. “La anunciada en septiembre de 2020 era de 82,67 millones de euros que se baja a 73.688 y ahora vuelve a subir a un futurible de 80”, se quejan. Al mismo tiempo, reprochan que en el documento expuesto en la Mesa Sectorial “no se mencionan los 10.6 millones previstos para plazas de difícil cobertura que se contemplaban hace 12 meses”.

Amyts denunció en marzo de 2021 que la Comunidad tampoco había cumplido con otro de los compromisos adoptados a finales de 2020, el de equipar las retribuciones de la Atención Primaria a las del personal hospitalario. Este asumido aumento no se reflejó en las nóminas del tercer trimestre y motivó un nuevo llamamiento a la huelga indefinida que no se materializó por la convocatoria de elecciones anticipadas en la región. Siete meses después a los sindicatos les vuelve a rondar la idea de realizar movilizaciones, en este caso si Sanidad se salta sus requerimientos y aprueba de manera unilateral el Plan de Atención Primaria.

TEMAS RELACIONADOS: