Salud

Radiografía de la Atención Primaria en Madrid

Centro de salud de Arganzuela (Foto: Noelia Pellejero).
Fernando Rodríguez | Miércoles 01 de septiembre de 2021

La pandemia del coronavirus continúa lastrando los servicios públicos en la Comunidad de Madrid. Todos y cada uno de los sectores (salud, educación, transporte…) se han visto afectados, en mayor o menor medida, por la falta de personal debido a las bajas médicas y por la grave crisis económica que deriva de la llegada del covid-19 y que ha perjudicado la labor de los profesionales y, por supuesto, ha reducido la calidad del servicio que reciben los usuarios.

La Atención Primaria ha sido uno de los más damnificados, aunque en la región la demanda de refuerzos en todas las áreas de la Sanidad pública viene de atrás. En cualquier caso, en la actualidad la falta de facultativos en los centros de salud y ambulatorios de la región es una de las cuestiones que más quejas provoca entre usuarios y sindicatos. Más aún, si cabe, en plena temporada estival, cuando los periodos de vacaciones agudizan la problemática.

La reducción de las plantillas trae consigo importantes deficiencias en el día a día de los centros de salud, tanto en cuestión de citas médicas como en los servicios de Pediatría y Urgencias. Según denuncian decenas de personas a través de redes sociales y confirman a este diario sindicatos, no resulta extraño el incumplimiento del horario de las citas y, por ende, dilatadas esperas de varias semanas para conseguir una cita. Por su parte, el colectivo médico que se autodefine como “desbordado”, al mismo tiempo que el personal trabajador de Urgencias traslada que estas se encuentran saturadas en varios centros.

“Aunque no se han llegado a cerrar centros, como ha ocurrido en Vallecas o en Carabanchel, en Móstoles se ha degradado la Atención Primaria hasta tal punto que ya no se están cubriendo bajas ni jubilaciones”, explica a Madridiario el miembro de la Plataforma de Pensionistas de Móstoles, Jenner López. “Lo peor de todo es que no se prevén mejoras. Todo va a ir a peor. En Móstoles y en todos los municipios de Madrid. Si queremos salvar la Sanidad pública, debemos ser los ciudadanos quienes salgamos a la calle en su defensa”, añade.

Sin pediatra

Junto con los retrasos en la atención de adultos en los centros de salud de la Comunidad de Madrid, el servicio de pediatría es otro de los que más está sufriendo las consecuencias una reducción de plantillas en Atención Primaria.

"Quieren acabar con la Sanidad Pública"

Ana Vázquez, una de las madres que integran la Asociación de Vecinos Pinos Retiro Sur, en Retiro, asegura que “a lo largo del verano ha sido imposible pedir cita para el pediatra. No es que esté funcionando mal, es que directamente no funciona. No hay pediatras. Es indignante. Quieren desmantelar la Sanidad pública”.

Los representantes del centro de salud de Adelfas y la directora asistencial del área, por su parte, justifican la reducción de las plantillas debido a la incapacidad de encontrar sustitutos para las bajas y jubilaciones fruto de una supuesta oferta laboral “poco atractiva”.

“Nos han llegado a decir que un pediatra que acaba de terminar su MIR no encuentra atractivo acudir a una consulta porque no salva vidas y prefiere doblar turnos o guardias antes que coger una plaza de pediatra en un centro de salud. Quieren hacernos creer que todo el mundo quiere trabajar en ‘Hospital Central’… No entendemos por qué no hacen que esa oferta sea atractiva en vez de eliminar el servicio de Pediatría en Atención Primaria”, explica Vázquez.

La falta de profesionales obliga al Centro de Salud de Adelfas a ofrecer alternativas que no terminan de convencer a los usuarios. Los mayores de siete años pueden ser atendidos, vía urgencia, por los médicos de familia. Los menores, por el contrario, ni siquiera son atendidos, sino que son directamente derivados a otro centro, el llamado 'centro espejo', o al servicio de Urgencias de un hospital próximo.

Ansiolíticos y plantillas al 30 por ciento

La carga extra procedente de los centros de salud agrava aún más la ya de por sí maltrecha salud de los hospitales. Sin ir más lejos, los trabajadores de los servicios de Urgencias y Emergencias de Madrid llevan denunciando la saturación de este servicio en el Hospital de La Paz desde la semana pasada. Tanto es así que, a falta de habitaciones libres, incluso se ubicaron camas en los pasillos. Además, algunos pacientes, muchos de ellos ancianos, fueron atendidos en sillones.

A pesar de que la Comunidad de Madrid, en boca del consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López, niega tales deficiencias, este lunes se ha registrado una concentración por parte de los trabajadores para denunciar, a la puerta del mismo hospital, la situación de Urgencias tras el cierre de un 25 por ciento de sus camas en verano y la falta de recursos, tanto humanos como materiales, en Atención Primaria.

Aunque las quejas y protestas por parte de los sindicatos no resultan novedosos, desde la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS) apuntan que el “desmantelamiento de la Atención Primaria” es una problemática al margen de la pandemia y que esta no hace más que agravarla. “Nuestro sistema sanitario no funciona como debiera. La Atención Primaria está completamente abandonada. Y no es algo nuevo, sino crónico. No se debe a que sea verano y haya vacaciones. Tampoco al covid-19. Estos factores no hacen más que ponerlo de relieve”, explican

La falta de personal ha comenzado ya a menoscabar la salud de los propios profesionales sanitarios. “Muchos centros de la región se encuentran ahora mismo con sus plantillas a un 30 o un 40 por ciento. Además, muchos médicos, al margen de estar exhaustos comienzan a necesitar ya atención psicológica y psiquiátrica. Nos consta que no son pocos los que están actualmente consumen ansiolíticos para poder trabajar. Son víctimas, igual que lo usuarios”.

La solución a esta “insostenible situación, concluyen, pasa por una “mayor financiación” por parte del Ejecutivo regional.

Más de 1.000 refuerzos

Fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid se defienden de las críticas y vinculan la reducción del personal en algunos centros con las vacaciones propias del verano: "durante el periodo estival, como todos los años, los centros de salud de la Comunidad de Madrid adaptan su actividad asistencial para compatibilizar la atención sanitaria de los ciudadanos con las vacaciones de sus profesionales, en función de los recursos disponibles y el número de usuarios de cada uno de ellos".

Detallan, además, el número contratos que se han firmado para suplir a los titulares durante sus vacaciones. "Este año el Servicio Madrileño de Salud ha realizado un total de 6.724 contratos de suplencias de verano, de los cuales 1.039 corresponden al ámbito de Atención Primaria. Además, de los más de 11.100 contratos extraordinarios de refuerzo covid-19 que han sido prorrogados hasta el 31 de diciembre de 2021, para seguir atendiendo las necesidades derivadas de la pandemia, casi 1.500 se han realizado en Atención Primaria".

Aún así, puntualizan que existe una deficiencia de médicos y pediatras que no es exclusiva de la región, sino que se extiende al conjunto del Sistema Nacional de Salud y que "en casos puntuales dificulta la cobertura de las bajas o ausencias de los profesionales de estas categorías".

TEMAS RELACIONADOS: