www.madridiario.es
    26 de mayo de 2020

trajes seguridad

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada por ébola, ha reconocido que "en ningún momento" dijo haberse tocado la cara con un guante tras atender al misionero Manuel García Viejo, repatriado a España tras infectarse en Sierra Leona, y ha admitido que cuando acudió al centro de salud con fiebre avisó que había atendido a pacientes con el virus.