www.madridiario.es
    20 de octubre de 2021

Tragsa

Este domingo está prevista una concentración en las inmediaciones de la laguna artificial 'del aceite' en Arganda del Rey. La fase 1 de impieza ha sido interrumpida por la escasa demanda del combustible que se extrae de este espacio contaminado hace ya más de dos décadas y de cuya recuperación se hace cargo la Comunidad de Madrid.

Tras siete días de paros en el servicio de recogida de residuos y limpieza viaria de Parla, un informe técnico del Ayuntamiento certifica que es necesario que la empresa pública Tragsa actúe en las zonas más sensibles. Tal y como muestra Madridiario, en las calles se acumulan las montañas de basura desde principios de diciembre, momento en que, a juicio de los vecinos, se inició una huelga encubierta.

La empresa pública Tragsa ha cesado de su cargo a Javier de Miguel, que ejercía de gerente de la compañía en Madrid, tras aparecer su nombre en la lista de 83 exconsejeros y exdirectivos de Caja Madrid que utilizaron la tarjeta 'B' de la entidad para realizar gastos privados.

La empresa pública Tragsa ha empezado la mañana de este viernes a trabajar con normalidad en la recogida de la basura de las calles de Alcorcón en dos rutas distintas, después de acumular las islas ecológicas entre 700 y 800 toneladas de basura en el undécimo día de huelga convocada por los sindicatos de Esmasa, empresa pública responsable de los servicios de recogida de residuos urbanos.

Los sindicatos (MCA-UGT, Fecoma-CCOO y CSIF) y la dirección de Tragsa han alcanzado un preacuerdo sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) por el que se reducen en 617 el número de los despidos y, además, se aceptan medidas de flexibilidad laboral, según informa UGT en un comunicado.

El delegado de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, firmó el viernes una declaración de "extraordinaria y urgente necesidad de proceder a la limpieza de determinadas vías" para ordenar la contratación de Tragsa con el fin de que limpiara la ciudad. Ha salido publicada este martes en el Boletín Oficial del Ayuntamiento. El Ayuntamiento negó que existiera riesgo para la salud.

La empresa pública Tragsa, que está llevando a cabo la suplencia de los servicios mínimos establecidos como consecuencia de la huelga de limpieza viaria y jardinería iniciada hace doce días, ha recogido durante sus dos jornadas de actividad un total de 610 toneladas de residuos.

A las 04.00 horas de este sábado, un equipo formado por 200 operarios de la empresa Tragsa se desplazaron a la plaza de Carlos V para comenzar las labores de limpieza viaria encomendadas por el Ayuntamiento de Madrid, escoltado por la Policía Municipal y bajo la supervisión de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella quien observó el despliegue del operativo desde el Centro Integral de Seguridad y Emergencias (CISEM). A lo largo del día, los trabajadores recogieron toneladas de basura, sin ningún incidente.

Las empresas concesionarias de la limpieza han presentado en la tarde de este viernes una oferta que, según ellas, se aproxima a las peticiones de los trabajadores. Los sindicatos consideran que las posturas están aún distantes pero reconocen que se está avanzando. Entre tanto, el Ayuntamiento de Madrid ha llevado el incumplimiento de los servicios mínimos en la huelga de limpieza a los tribunales como paso previo a la actuación de la empresa pública Tragsa, prevista para este sábado.

El CSIF en Tragsa confía en que se tomen medidas para proteger la "integridad" de los trabajadores que el sábado comiencen a barrer las calles y ha lamentado que les "utilicen para reventar la huelga de unos compañeros".

La huelga de limpieza viaria elevó, en este segunda semana, el nivel de las protestas ciudadanas y las críticas políticas y de los medios de comunicación hacia el Ayuntamiento. Ante ello, la alcaldesa, Ana Botella, dio el miércoles un ultimátum para normalizar los servicios mínimos en 48 horas, al anunciar que, en caso contrario, se pediría a la empresa pública Tragsa su intervención. Ahora falta saber si  los trabajadores de Tragsa -incursos en otro ERE- realizarán los servicios mínimos incumplidos y cuál será la reacción de los huelguistas.

El Ayuntamiento de Madrid denuncia que no se cumplen los servicios mínimos de la huelga de limpieza, los sindicatos aseguran que los trabajadores están presentándose en sus puestos de trabajo y las concesionarias guardan silencio, aunque en los datos que facilitan al Consistorio consta que los empleados no salen a limpiar. En estas circunstancias y ante la imposibilidad de que nadie demuestre el cumplimiento real del servicio, vuelan las amenazas: una denuncia e intervención municipal del servicio, una encomienda de gestión a Tragsa (que está capacitada legalmente para cubrir el servicio) y una denuncia en el juzgado por parte de los sindicatos ante lo que consideran vulneración del derecho de huelga.

El Comité Intercentros de Tragsa ha subrayado este miércoles que no podrá realizar las tareas de limpieza en las calles de Madrid porque "la mayoría" de sus trabajadores "van a ser despedidos".
  • 1