www.madridiario.es
    20 de octubre de 2019

Valdemingómez

El Ayuntamiento ha aprobado este jueves la licitación, redacción y ejecución de varios contratos que intentarán minimizar los olores de las plantas de Valdemingómez, Las Dehesas y La Paloma por un importe de más de 20 millones de euros. Entre todas las actuaciones que se llevarán a cabo destaca la remodelación de biofiltros o de los sistemas de extracción.

El director general de Servicios de Limpieza y Residuos del Ayuntamiento de Madrid, Víctor Manuel Sarabia, no ha aclarado este miércoles si el Consistorio va a contratar a trabajadores para cubrir el vacío de inspectores de recogida de basuras entre las 4:39 y las 6 de la madrugada. Por su parte, el director del Parque Tecnológico de Valdemingómez, Miguel Ángel Baquedano, sí ha avanzado que va a recuperar el turno de noche de los trabajadores del vertedero.

La Comunidad no ha contestado hasta la fecha al escrito enviado por el Ayuntamiento de Madrid en el que señalaba que el planteamiento regional para Valdemingómez es "inviable", según ha explicado Rita Maestre, portavoz del Gobierno capitalino.

"'No' a los residuos de otros municipios en Valdemingómez porque los madrileños no tienen que pagar con sus impuestos la mala gestión de otros. 'No', porque ya gestionamos los residuos de una población fluctuante de dos millones de personas, lo que es un acto de colaboración de la ciudad de Madrid. Y 'no' porque una ciudad moderna y actual debe gestionar sus propios residuos". Son las tres razones, "entre otras", que han llevado a Cs a elevar una proposición al Pleno de este jueves para "proteger los intereses de los madrileños" tras la polémica abierta por los planes del Gobierno autonómico ante el próximo colmatado de vertederos en la región.

El reglamento para la adjudicación de viviendas gestionadas por la EMVS volverá a pasar por Pleno este mes tras la intentona de noviembre. También pasarán por el Palacio de Cibeles la zona de bajas emisiones Madrid Central, un mes después de su arranque en pruebas, y la petición regional para que Valdemingómez se haga cargo temporalmente de los residuos de 29 municipios más.

El nuevo capítulo de 'la guerra por las basuras' en Madrid no ha hecho más que empezar. Ante los planes de la Comunidad de derivar a Valdemingómez los residuos que tendrían que ir a vertederos a punto de colmatarse, el Ayuntamiento de la capital y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) se plantan y este miércoles han vuelto a decir 'no'. De manera tajante y en repetidas ocasiones.

Pese al rechazo frontal del Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad sigue insistiendo en el vertedero de Valdemingómez como solución al colapso de Alcalá, que llegará en primavera de 2019. A esta presión se suma además, la Mancomunidad del Este. Eso sí, la decisión será municipal, aunque el Gobierno de Ángel Garrido no descarta actuar por la vía de urgencia.

En la misma línea que Sabanés, el concejal presidente de Puente y Villa de Vallecas, Paco Pérez, se ha mostrado en contra de que los residuos del vertedero de Alcalá de Henares, a punto de colmatarse, se depositen en Valdemingómez hasta que entre en funcionamiento la planta de Loeches (como mínimo a mediados de 2020).

A punto de colmatarse el vertedero de Alcalá de Henares y sin que exista aún una solución clara hasta que esté lista la planta de Loeches, la Comunidad ha pedido "solidaridad" al Ayuntamiento de Madrid para que acoja en Valdemingómez la basura de los municipios del este.

El Ayuntamiento aumentará el control de los olores generados por el Parque Tecnológico de Valdemingómez: estimará y evaluará las emisiones, determinará sus posibles impactos y cuantificará las medidas correctoras oportunas. Además, el Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad hará un seguimiento en tiempo real de los olores para comprobar las actuaciones adoptadas hasta la fecha.

La basura generada en los municipios del este se repartirá entre otros vertederos de la región o, incluso, de otras Comunidades de forma temporal, entre el colapso definitivo del de Alcalá, previsto para la primera mitad de próximo año, y la entrada en funcionamiento de la nueva planta de Loeches en 2020. Aunque todavía está en fase de estudio y concreción, es la solución más probable al conflicto de los residuos en el este, tras la reunión mantenida este lunes entre la Mancomunidad y la Consejería de Medio Ambiente, desde donde adelantan que la Mancomunidad del Sur (Pinto) y el propio Ayuntamiento de Madrid (Valdemingómez) están encima de la mesa como "posibles alternativas".

La Junta de Gobierno ha acordado esta mañana ponerse a trabajar en el plan de cierre de la incineradora del Parque Tecnológico de Valdemingómez. Calculan un 50 por ciento de reducción de la actividad en 2022 y la eliminación total de los procesos en 2025.