www.madridiario.es
    19 de septiembre de 2018

San Isidro

EL CEMENTERIO MÁS ANTIGUO DE MADRID

Pasear por el cementerio de la Sacramental de San Isidro, el camposanto más antiguo de Madrid, es como visitar un museo de arte e Historia de la ciudad.

SAN ISIDRO

El esperado final del ciclo isidril en la Corrida de la Prensa con los toros de Victorino Martín, que lucieron divisa negra al pisar Las Ventas por primera vez tras la muerte de su mítico creador, no fue en paralelo con la expectación. Ni Don Felipe de Borbón, que por fin acudió a una corrida, se quiso perder un festejo que resultó cárdeno –léase gris- por el poco juego de los bureles a los que sólo un entregadísimo Paco Ureña sacó partido, quedando en voluntariosas las labores de Escribano y De Justo.

SAN ISIDRO

La cara y la cruz de la Fiesta. En toros, con una descastadísima y muy peligrosa corrida de Saltillo, más propia de la tauromaquia de hace un siglo, en la que sin embargo lució el primero, premiado de modo excesivo con vuelta al ruedo. En coletudos, con un Octavio Chacón lidiador -y director de lidia capaz- en grado máximo toda la tarde y con Esaú Fernández y Sebastián Ritter con lotes imposibles que le cercenaron cualquier oportunidad de lucimiento. Cara y cruz de la Fiesta.

SAN ISIDRO

La tómbola de trofeos en una cátedra venteña a la deriva en cuanto a exigencia está cada día más fácil. Pero la más facilonga y bochornosa ha sido para Cayetano, sin que el coletudo, guapuras al margen –o no- tuviera culpa, pues no sólo hizo lo que sabe, sino que anduvo entregadísimo toda la tarde, mucho más que las dos figuras que le acompañaban y que, con él, se trajeron una aún más bochornosa y verbenera corrida de Victoriano del Río, más bien una novilladita, con excepciones.

SAN ISIDRO

Son seres superiores. Torearán mejor o peor, sí. Pero son seres superiores. Por ejemplo Sebastián Castella, que sufrió una de las más impresionantes cogidas de los últimos años cuando fue empitonado en la cara por 'Juglar', su segundo enemigo, volteado y perseguido con saña en la arena. Se temía cornada gravísima en la cara y en más lugares de su anatomía. Por fortuna, sólo fue la paliza y el francés, desmadejado, fue capaz de seguir y hacer una faena emocionantísima para la que el público, también emocionando, pidió y obtuvo el doble premio. Con una corrida de Garcigrande/Hernández escasa de trapío y casta,como es habitual con las figuras que los eligen, Ponce fue ovacionado y Colombo pasó desapercibido.

SAN ISIDRO

El largo abono isidril nos obsequia todos los años con más de un festejo en los que no pasa nada. Nada reseñable. Bien por culpa de los bicornes o de los coletudos. O de ambos, como este martes con una corridita de los dos hierros de Torrehandilla mansita y blandita a la que ni Daniel Luque ni David Galván ni Álvaro Lorenzo supieron sacarle el poco partido que los toros tenían dentro. Hubo, pues, empate a aburrimiento.

La teórica oportunidad de tres coletudos modestos, en cuanto a actuaciones, que aspiraban a un triunfo en Madrid para lanzar sus carreras no fue tal. Ni Rubén Pinar ni José Antonio Venegas ni Gómez del Pilar tuvieron la más mínima opción frente a un encierro de Dolores Aguirre manso, descastado y peligroso, y bastante hicieron con salir indemnes.

SAN ISIDRO

A tal señor, tal honor. En una de sus mejores tardes en esa plaza que tanto le exige, con razón, El Juli bordó el toreo moderno con ‘Licenciado’, un gran toro de Alcurrucén, que no merecía el feo espadazo de muerte, a la vez responsable de que el coletudo sólo echara una oreja en su esportón. Dicho lo cual, hay que criticar duramente que el resto del mano a mano fuera un fiasco por la pésima presencia y escaso juego de los flojísimos bureles, salvo el sexto, elegidos para el mismo. Una vergüenza y una tomadura de pelo, que no permitió más lucimiento al propio Julián ni a un Ginés Marín que anduvo espesote.

Ya se sabe: llegan las figuras y desaparece el toro. Un petardo en cuanto a presentación el encierro que envió Victoriano del Río para la corrida de mandamases del escalafón, cómplices ellos, Perera, Talavante y Roca Rey, y sus poderdantes de ese trapío tan justo tan justo que era cercano al bochorno y más propio de una novillada. De la quema se salvó, en parte, el peruano que decidió pegarse un arrimón con el último, cuyas astas se pasó muy cera, y se llevó una oreja reglamentariamente concedida.

SAN ISIDRO

Era un ilusionante cartel ‘de Madrid’. Compuesto por una terna de coletudos de corte artístico de los que tanto gustan en la cátedra, donde ya saben lo que es triunfar. Pero Curro Díaz, Morenito de Aranda y David Mora –que se pegó una vuelta al ruedo con muchos votos discrepantes- se habían dejado las musas en el hotel. Y los ‘ventorrillos’ –excepto el cuarto- y el remiendo de Valdefresno, la casta en la dehesa, si es que alguna vez la tuvieron, que se duda.

SAN ISIDRO

El dios de la lluvia, que nunca falta en San Isidro, apareció en el último burel de la novillada con una fuerza bestial, casi bíblica. Y cambió el desarrollo mortecino de la misma hasta ese momento, y valiéndole a Toñete para echar una oreja en su esportón. Del resto, mejor olvidar porque él y sus compañeros de terna Pablo Atienza y Alfonso Cadaval dieron muchos pases a una novillada bonancible pero no torearon.

Las fiestas de San Isidro 2018 han registrado un detenido por violencia machista y otras seis detenciones de miembros de bandas latinas acusados tanto de robo con violencia como de tenencia ilícita de armas.

Ya se sabe que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Traducido a la crítica taurina significa que en tantas tardes isidriles que llevamos con poco que destacar, salvo Ureña, Fortes y Román y un par de toros, cuando se alumbra más toreo y no decae el interés todo parece perfecto. No es que haya que aplicar eso de que 'de torería y santidad, la mitad de la mitad', no. Pero simplemente que el balance triunfal de tres orejas, tres -las de Ferrera y Talavante indiscutibles-, algo tan difícil de hallar en las estadísticas venteñas, no significa que fuera un festejo memorable. Sólo que los extremeños aprovecharon los nobilísimos toros de Núñez del Cuvillo y Manzanares ni siquiera eso.

El Samur-Protección Civil ha atendido durante la jornada de este martes a un total de 84 personas dentro del dispositivo de las fiestas de San Isidro, según han informado fuentes de Emergencias Madrid.

Hacer el toreo. Casi 'na'. El toreo 'güeno'. El que aúna verdad, calidad y sentimiento. Algo muy difícil y que pocas veces dusfrutamos los aficionados. Pero de vez en cuando, como cantaba Serrat, "la vida te besa en la boca" y acontece el milagro. Como este martes en Las Ventas con un gran Paco Ureña de oficiante, al que, una vez más, sus fallos con la tizona le cerraron la Puerta Grande, aunque sí echó en su esportón una oreja de las de auténtico peso. Con un encierro desigual, en el que destacó el segundo 'Cuba II', de Puerto de San Lorenzo, completaron la terna López Simón y Fandi, que estuvieron voluntariosos.

No solo la política municipal; también la regional se ha dado cita este martes en la Pradera de San Isidro para celebrar el patrón de la capital. Un día marcado, entre otros asuntos, por la próxima y previsible investidura de Ángel Garrido como presidente de la Comunidad y por las primarias autonómicas de Podemos.

Día de fiesta y de encuestas. De chulapos y de chulapas. De claveles y de chotis. 15 de mayo en el calendario. Y Madrid se fue a la Pradera de San Isidro.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha apuntado al activismo y a la ciencia como pilares de la evolución de la sociedad en un discurso durante la entrega de Medallas de Oro de la ciudad, todas a mujeres, en el que ha destacado que "no se puede permitir el secuestro del talento femenino".

El jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Francisco Javier González-Huix, ha presidido este martes el acto de Izado Solemne de Bandera que se ha celebrado en los jardines del Descubrimiento de la plaza de Colón, en Madrid, con motivo de la festividad de San Isidro.